fbpx Niña de 8 años podrá usar la marihuana como tratamiento médico

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre (Al Momento Noticias).- Un juez federal autorizó la importación de una sustancia derivada de la cannabis, planta de la que se obtiene la marihuana, desde Estados Unidos, para el tratamiento médico de Graciela Elizalde, una niña de 8 años, quien padece una forma particularmente agresiva de epilepsia.

Con esta decisión, Graciela sería la primera enferma en México en usar legalmente la planta para tratar su enfermedad.

Graciela Iturbide Foto: Sin embargo
Graciela Iturbide
Foto: Sin embargo

El periódico The Washington Post publicó el pasado 28 de agosto la historia de Graciela, quien desde temprana edad fue diagnosticada con el síndrome Lennox-Gastaut, un fuerte tipo de epilepsia que ha deteriorado fuertemente su salud.

En la publicación, la familia Elizalde aseguró que ha recurrido a diversos especialistas para buscar una solución a la enfermedad de Graciela y que han experimentado con diferentes tratamientos, desde gotas homeopáticas, acupuntura, infusiones de hierbas, hasta intervenciones quirúrgicas.

Pese a estas acciones, indicaron que todo ha empeorado y su último recurso ha sido el tratamiento con marihuana, pues han escuchado historias de mejoría médica en casos similares de Colorado, Estados Unidos.

Ante esto, Martín Santos Pérez, juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa, concedió un amparo que ordena a las autoridades federales permitir que los padres de Graciela Elizalde Benavides importen al país medicamentos elaborados con base en la sustancia cannabidiol, que podría aliviar los constantes episodios epilépticos que padece la menor.

Sin embargo, el Consejo de Salubridad General, que agrupa a todos los órganos de salud del Gobierno federal, consideró que no hay evidencia científica sobre la eficacia del tratamiento con cannabidiol u otras sustancias derivadas del cannabis, y que en el caso de niños, podría empeorar su situación.

Por ello,  el juez Santos Pérez condicionó el permiso: solicitó un informe por parte de un especialista en Lennox-Gastaut que admita la posibilidad de mejora; un consentimiento, firmado por los padres, en el que un médico detalle los riesgos del tratamiento.

Así como contar con un centro hospitalario donde se atenderá a la niña en caso de reacciones negativas y probar que el medicamento se obtuvo legalmente en el país de manufactura.

De acuerdo con el  Washington Post, la menor que vive con sus padres en Monterrey, Nuevo León, sufre de ataques epilépticos cada hora y muy intensos.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *