fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de agosto (AlMomentoMX).— Decenas de mujeres e integrantes de colectivos feministas protestaron contra la inseguridad y la violencia policiaca en la Ciudad de México, ante las recientes denuncias de casos de policías acusados de atacar sexualmente a jóvenes.

En punto de las 13:00 horas, decenas mujeres comenzaron a reunirse en el exterior de las oficinas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) capitalina, cerca de la Glorieta Insurgentes; de ahí partieron hasta las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ-CDMX).

Eres popo, eres popo, eres po-policía violador”, cantaron al unísono el grupo de mujeres que clausuraron de manera simbólica las instalaciones de la dependencia. “Queremos caminar y volver a casa libres y sanas”, reclamaron. “A mí no me cuidan los policías, me cuidan mis hermanas”, gritaron otras.

Foto: SinEmbargo

La marcha de mujeres fue convocada bajo el hashtag #NoMeCuidanMeViolan, en donde decenas de jóvenes, activistas y ciudadanas reclamaron mayores condiciones de seguridad y para recordar el caso de la joven violada a unas calles de su casas por cuatro policías en la madrugada del 3 de agosto,  en la alcaldía Azcapotzalco.

“Las palabras no alcanzan para nombrar nuestro repudio ante este acto inadmisible por parte de las autoridades. La ciudad debería paralizarse cada vez que algo tan atroz sucede”, señaló un posicionamiento firmado por diversos colectivos feministas. Recordaron que en los últimos días  se han documentado al menos tres casos de mujeres atacadas sexualmente por policías.

El primero de ellos habría ocurrido el 10 de julio, una mujer de 27 años fue secuestrada y violada por dos policías en el Hotel Pensilvania, ubicado en la Colonia Tabacalera. El segundo caso, el de la menor violada por cuatro policías en Azcapotzalco; el último, registrado el 8 de agosto, cuando un policía abusó de una menor en los baños del Museo Archivo de la Fotografía.

LANZAN DIAMANTINA AL TITULAR DE LA SSC

Durante la concentración frente a la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, el titular de la dependencia, Jesús Orta Martínez, salió unos minutos y confirmó que los policías señalados de violar a una menor en Azcapotzalco siguen sin ser requeridos y en servicio en tanto no haya una imputación formal.

Mientras el funcionario hablaba con los medios, el grito de “¡violador, violador, violador!” retumbaba en el lugar. Luego, integrantes de la protesta se acercaron al vasto grupo de medios que rodeaba al secretario y rociaron pintura roja y diamantina rosa a los policías que resguardaban al titular.

Orta Martínez, que fue alcanzando por la diamantina, inmediatamente ingresó al edificio; en tanto, un grupo de al menos doce policías bloquearon la puerta principal de la Secretaría para evitar la entrada de cualquier persona.

A gritos de “violador, culero, no te tenemos miedo, con mi impuestos pago tu uniforme”, mujeres reclamaron por la violencia policial a los agentes presentes.

PROTESTA EN LA PROCURADURÍA

A su arribo a la Procuraduría capitalina, el contingente colgó una cabeza de cerdo en un poste frente al edificio, mientras las manifestantes gritaban “violadores, violadores. Aquí no se procura la justicia, ¿por qué los encubren?”.

En las instalaciones de la PGJ capitalina, las manifestantes rompieron las puertas de cristal del recinto y se ubicaron en la entrada del edificio. Una vez dentro,  tiraron algunas mesas y otros comenzaron a pintar mensajes en las paredes y en las barras de recepción del edificio, la mayoría con la leyenda “violadores”. La leyenda #nomecuidanmeviolan fue pintada también en computadoras y máquinas detectoras de metales.

Las jóvenes piden la depuración de los cuerpos policíacos e investigar y cesar a todos los elementos vinculados con delitos.  También exigen el buen funcionamiento de las cámaras de seguridad de la ciudad y que los videos que captan se guarden por lo menos durante un mes y no por siete días como se hace actualmente.

Araceli Osorio, madre de Lesby Berlín, quien fue víctima de feminicidio, reclamó que las filtraciones de las autoridades sobre los casos de abuso provocan que las denunciantes se desistan como ocurrió con una joven en Azcapotzalco que denunció a policías por violación.

Por su parte, la activista Norma Andrade reclamó que las autoridades revictimizan a las mujeres al mostrar las imágenes de sus cuerpos. “Se los está diciendo una madre que supo así del asesinato de su hija, porque vio en la prensa su cuerpo. Queremos una cobertura con respeto”, dijo.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios