fbpx Milo Yiannopoulos, editor de Breitbart News y fan de Trump, defiende la pederastia | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de febrero (AlMomentoMX).- No es la primera vez que Milo Yiannopoulos, católico, homosexual, ultraderechista impenitente y una de las estrellas del sitio derechista Breitbart News, causa revuelo por sus polémicas opiniones.

Dueño de un humor siniestro, a sus 33 años ha cruzado un límite que difícilmente podrá superar: en una entrevista defendió la pederastia e incluso ha bromeado con ella.

La controversia comenzó con la publicación de unas filmaciones en las que Yiannopoulos bromeaba sobre un encuentro sexual que tuvo cuando era adolescente con un sacerdote católico y hacía otros comentarios que se interpretaron como que abogaba por las relaciones sexuales entre personas adultas y menores.

Sus palabras pertenecen a unas entrevistas hechas hace más de un año, las cuales habían pasado inadvertidas hasta que este domingo cuentas conservadoras como The Reagan Battalion, empezaron a revelarlas.

En las grabaciones, el editor de Breitbart dice, entre otras cosas: “La atracción sexual hacia alguien con 13 años, que es sexualmente maduro, no es pedofilia”.

Con respecto a los abusos sexuales que sufrió de niño a manos de un cura dijo: “No daría tan buen sexo oral si no fuera por el padre Michael”.

También señala que: “En el mundo homosexual, particularmente, algunas de esas relaciones entre jovencitos y hombres mayores -el tipo de relación en que se ‘entra a la madurez’-, esas relaciones en las que esos hombres mayores ayudan a los adolescentes a descubrir quiénes son y les brindan seguridad y protección, y les dan amor y un especie de apoyo fiable en situaciones que no pueden hablar con sus padres”.

Las reacciones al escándalo fueron inmediatas. La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) retiró la invitación a Yiannopoulos a un acto que se celebrará entre el 22 y el 25 de febrero en un centro de convenciones de Maryland cercano a Washington y en el que está previsto que el participe el viernes el presidente Trump.

“Debido a la publicación de un video ofensivo en las últimas 24 horas aprobando la pedofilia, la Unión Conservadora Estadounidense (ACU) ha decidido rescindir la invitación”, explicó Matt Schlapp, presidente de la ACU, grupo que organiza la conferencia.

Por el caso, la editorial Simon & Schuster canceló la publicación de su autobiografía (Dangerous), por la que había pagado un anticipo de 250.000 dólares.

Además, sus propios colegas de Breitbart, posiblemente asombrados por las dimensiones del incendio, han anunciado que dimitirán si Yiannopoulos no abandona su puesto de editor.

El escándalo no es algo nuevo para Milo Yiannopoulos. Defensor de que los homosexuales “vuelvan al armario” e islamófobo rabioso, sus charlas han sido a menudo suspendidas por la negativa de los invitados a sentarse junto a una carga de nitroglicerina semejante.

Foto: AP

Incluso, Twitter, tras amonestarle por sus comentarios racistas sobre la matanza de Orlando, le retiró la cuenta de forma permanente debido a sus ataques racistas a la actriz Leslie Jones.

A principios de mes, un grupo de estudiantes de la Universidad de California en Berkeley (San Francisco) impidió con violencia una charla suya. La protesta alcanzó tal resonancia que el propio Trump tuiteó amenazas a favor de Milo Yiannopoulos.

“La Universidad de Berkeley no permite la libertad de expresión y practica la violencia sobre personas inocentes con un punto de vista diferente. ¿Retirada de fondos federales?”, dijo.

Tras la difusión de los videos, Yiannopoulos se defendió en su cuenta de Facebook con un mensaje en el que aseguró que no apoya la pedofilia, que describió como “un crimen asqueroso y vil, quizás el peor”.

Además, dijo que las imágenes se editaron a propósito dentro de un “esfuerzo coordinado” para desacreditarle entre los republicanos tradicionales.

En otro mensaje, se disculpó y admitió que “en parte” es culpa suya porque sus propias experiencias como víctima le llevaron a pensar que “podría decir lo que quisiera en este asunto, sin importar que fuera indignante”.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios