lunes, mayo 27, 2024

México requiere un Acuerdo Nacional para la vida, los empleos y la reactivación económica: PRD

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante las pretendidas reformas de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que buscaban quitarle al Poder Legislativo sus funciones constitucionales en materia presupuestal y otorgar mayor concentración del Poder en el Ejecutivo Federal para el manejo discrecional del presupuesto público, Adriana Díaz Contreras, integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) manifestó su apoyo a legisladoras, legisladores y a los Grupos Parlamentarios de Contención, para no permitir dichas reformas.

La dirigente perredista afirmó que los mexicanos estamos viviendo una emergencia nacional, la pandemia del Covid-19 sigue avanzando; la economía nacional está en recesión; han disminuido los ingresos de exportación y del turismo; las remesas de nuestros migrantes siguen cayendo y están disminuyendo los ingresos públicos,

Ante ello, dijo que el PRD expresa su disposición de trabajar por la vía del diálogo democrático e incluyente para enfrentar el reto de salir fortalecidos de la crisis actual, pero se opone rotundamente a las iniciativas autoritarias que pretendan violentar las disposiciones constitucionales, el federalismo, y el espíritu republicano de la división y equilibrios de poderes.

En congruencia con su postura política, Díaz Contreras manifestó su solidaridad con la propuesta de sus representantes en la LXIV Legislatura Federal, para construir un gran Acuerdo Nacional que nos permita actuar como nación y salir pronto de la crisis. Asimismo, avala la iniciativa de Ley de Emergencia Económica, presentada por el Senador Miguel Ángel Mancera.

Añadió que apoyará lo que han expresado diputados y senadores de su partido. Por tanto, es el momento de actuar en unidad por los intereses de las personas, en especial de quienes sufren por el contagio del coronavirus, por la pérdida de empleos e ingresos, y por la quiebra de empresas.

Ante el enemigo común, lo prudente es adoptar una actitud unitaria. El presidente de la República debe asumir su papel de Jefe de Estado, dejar de lado sus cálculos políticos y respetar la Constitución Política de México. El objetivo común para todos y todas es enfrentar esta crisis sanitaria, social y económica con unidad, inteligencia, responsabilidad y colaboración entre los tres poderes, los tres órdenes de gobierno y los sectores productivos y sociales de México, subrayó.

Adriana Díaz expresó su total acuerdo con los grupos parlamentarios de contención, que propone colocar como las prioridades, ante la actual emergencia: salvar la vida y la salud de la población, proteger el empleo y los ingresos de las familias, y crear condiciones políticas y económicas para reactivar la economía.

Legisladoras y legisladores del PRD han planteado una estrategia adecuada para salir de la crisis, que se basa en construir entre todos un Acuerdo Nacional que represente a todas las personas que vivimos en México.

Indicó que la crisis no se podrá resolver con el enfrentamiento entre el gobierno y los grupos sociales, la crisis sólo se resolverá con la participación de todos, con buen gobierno, con inclusión democrática, con objetividad en los diagnósticos, con propuestas viables, ejecutadas con transparencia y rendición de cuentas, y con el financiamiento suficiente. Un gran Acuerdo Nacional se construye con base en el diálogo incluyente, tolerante y propositivo.

En ese sentido, urge que el poder ejecutivo y el legislativo convoquen a los representantes de los sectores productivos y a la sociedad civil para discutir y acordar un plan anticrisis que considere, entre otras, las siguientes propuestas:

1. Asignar el financiamiento necesario al sector salud para evitar el colapso de clínicas y hospitales ante el crecimiento de los enfermos que requieren cuidados intensivos, y ampliar la aplicación de las pruebas de diagnóstico para seguir las rutas de contagio y frenar lo más pronto posible al Covid 19.

2. Garantizar, mediante la cooperación entre gobierno y empresarios, un seguro de desempleo por tres meses, que le permita a todos los que están perdiendo sus empleo, cubrir sus necesidades alimentarias. Para los trabajadores que les están reduciéndolo sus salarios acordar una compensación extra con recursos públicos. Estas dos medidas deberán empezar a aplicarse este primero de mayo, día internacional del trabajo, como reconocimiento de los invaluables esfuerzos que están realizando los trabajadores.

3. Abrir líneas de créditos a tasas de interés solidarias, para que las micro, pequeñas y medianas empresas, puedan financiar la caída de sus ingresos y evitar quiebras.

4. Valorar la aplicación de medidas fiscales y de precios de servíos públicos para que las empresas puedan sostener el empleo de sus trabajadores.

5. Garantizar la continuidad de todos los programas sociales vigentes en la actualidad.

6. Identificar los mecanismos para la obtención del financiamiento necesario para las acciones mencionadas, realizando balances de factibilidad sobre las grandes obras cuyas inversiones podrían postergarse para el segundo semestre del 2021.

7. Determinar las condiciones económicas, sociales y sanitarias implicadas en el estado de emergencia.

8. Determinar el período que podría abarcar una emergencia sanitaria, social y económica.

9. Someter a discusión y aprobar la iniciativa de Ley de Emergencia Económica; crear el Consejo de Emergencia Económica y el Fondo Nacional para la Protección del Empleo.

10. Valorar la necesidad de flexibilizar el déficit fiscal, y la prudencia de recurrir a empréstitos públicos para obtener el financiamiento necesario para lograr una rápida reactivación de la economía, con fuertes inversiones públicas, y con la generación de confianza en los inversionistas nacionales y extranjeros.

Si los mexicanos evitamos la discordia y nos unimos contra el enemigo común, podremos salir pronto de la crisis y recuperar lo perdido.
AM.MX/fm

Artículos relacionados