Mayor colaboración científica entre México y la Universidad de Arizona

652

arizona-state-universityCIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero (Al Momento Noticias).- Una delegación mexicana integrada por legisladores, científicos y empresarios, realizó una visita a la Universidad de Arizona (UA) con el fin de analizar las actuales formas de colaboración existentes y para explorar futuras formas de cooperación en los campos de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI).

El grupo mexicano estuvo encabezado por el Senador Alejandro Tello Cristerna, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Senadores quien estuvo acompañado por el doctor José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT) entre otras personalidades.

En entrevista, el doctor José Franco señaló que desde hace varias décadas ha habido una relación muy importante entre científicos mexicanos con la universidad de Arizona. “Ha habido una relación muy fuerte de centros de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con esa universidad norteamericana. Arizona es un estado fronterizo, que comparte con el mexicano estado de Sonora uno de los desiertos más importantes del mundo y eso le da a la visita un significado particular”.

La relación con científicos mexicanos, explicó el titular del Foro Consultivo, se ha dado desde hace ya mucho tiempo, a través de proyectos y programas muy diversos: “Hace menos de 10 años, por ejemplo, la UA y el Conacyt impulsaron una iniciativa para buscar proyectos científicos que pudieran tener aplicaciones prácticas e impulsaran la innovación. La escuela de negocios de la Universidad de Arizona participó en la selección de proyectos de laboratorios de Centros Conacyt”.

Franco explicó que entre las áreas de colaboración más intensa entre científicos mexicanos y sus colegas de la Universidad de Arizona destacan la astrofísica y la óptica: “El grupo de astrofísica de la Universidad de Arizona es uno de los más fuertes de la Unión Americana.

De hecho, el Mirror Lab –el laboratorio astronómico de esa universidad– es el lugar donde se construyen actualmente los espejos para los telescopios más grandes que se fabrican en el mundo; tienen la capacidad de fabricar espejos para telescopios de hasta 8.4 metros de diámetro, y el primer telescopio que se instaló en el observatorio de San Pedro Mártir en México, es un instrumento de la misma Universidad de Arizona, que lo prestó a la UNAM”.

Hace algunos años –agregó Franco– la UA creó con el Centro de Investigaciones en Óptica un Laboratorio Nacional en Guanajuato: “Se trata de un laboratorio binacional en el cual se compartió la infraestructura tanto en Estados Unidos como en México y era un laboratorio virtual, es decir, nunca tuvo un sitio físico donde estuviera instalado, y aunque este laboratorio ya no existe, muestra el tipo de relaciones científicas que se han desarrollado”.

Las relaciones con la Universidad de Arizona son importantes porque también están mirando hacia el futuro: “Hay un espejo para un próximo telescopio en San Pedro Mártir de 6 metros y medio, que se acaba de fabricar en el Mirror Lab, y junto con la Universidad Harvard, son socios del Instituto de Astronomía de la UNAM  y del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), para crear un observatorio astrofísico binacional, que tendrá un telescopio de 6 metros y medio en Estados Unidos y otro en México. Los proyectos están ahí, y son de gran envergadura enfatizó Franco.

Uno de los objetivos de las reuniones celebradas con autoridades de dicha universidad arizoniana, fue mostrar algunos de los proyectos que se realizan conjuntamente, para que los legisladores mexicanos tuvieran de primera mano información sobre las relaciones exitosas que se han establecido en materia científica, explicó Franco.

La delegación mexicana que viajó a Arizona, estuvo encabezada por el senador Alejandro Tello Cristerna, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Senadores.  También tuvo como finalidad explorar futuras formas de colaboración, para ampliar y diversificar las relaciones en distintas áreas y en particular en el campo de la minería sustentable.

La UA cuenta con un departamento de minería sustentable que ha desarrollado proyectos y programas para generar conocimientos y tecnologías extractivas que son amigables con el medio ambiente: “Tenemos en México varias zonas con características muy particulares en las que se desarrolla la minería –por ejemplo, algunas son áridas y montañosas– y es ahí donde podemos iniciar proyectos y programas que ayuden a los estados que realizan esta actividad, a tener una minería sustentable.

En particular el estado de Zacatecas es una de las entidades federativas interesadas en este tipo de proyectos; de hecho el senador Tello, viene de este estado y, además de estar interesado en la ciencia y la tecnología por ser la cabeza de la Comisión respectiva en el Senado; está interesado en el desarrollo de proyectos entre la Universidad de Arizona y su estado natal en el rubro específico de la minería sustentable”, explicó Franco.

De acuerdo con José Franco, las discusiones abarcaron muy diversos temas científicos, con   énfasis en las posibles relaciones futuras en distintos campos, como el estudio de zonas áridas, los impactos del cambio climático en los desiertos, agua y energía, entre muchos otros.

En el área de la biología, por ejemplo, la institución educativa arizoniana tiene un laboratorio denominado “Biósfera II” que está dedicado al estudio de la biodiversidad y tiene proyectos conjuntos con la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (CONABIO), el Instituto de Ecología de la UNAM y otros grupos científicos. En el área de la energía, la Universidad de Arizona ha desarrollado proyectos con el Centro de Investigación en Energía, que está en Temixco, y con la Universidad de Sonora y se han creado proyectos para desarrollar sistemas para transformar luz solar en energía eléctrica.

“Al tratarse de un organismo formado por la confluencia de varias organizaciones, el Foro Consultivo propicia las conexiones necesarias entre las instituciones educativas y las academias, porque aquí hay una parte netamente orientada hacia la investigación científica y al desarrollo tecnológico –explicó Franco– y tenemos grupos empresariales con la posibilidad de generar un impacto en innovación; así como empresas asociadas a la minería, la agricultura, el desarrollo de energía y al manejo del agua”.

En opinión de su titular: “el Foro puede aportar mucho, pero yo creo que antes de que pueda realizar algo, se encuentra en primer término el Conacyt, quien deberá examinar qué iniciativas ya están colocadas en esta dirección y cuáles se perfilan como nuevas; a partir de la relación con instituciones extranjeras, el Foro puede apoyar algunos de los ejes estratégicos importantes que hay en el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI).

“El trabajo interesante todavía está por venir y la construcción de todas las relaciones entre posibles actores que den al final del día la creación de instituciones binacionales sería algo muy atractivo”.

La delegación mexicana estuvo integrada también por Teresa De León, del Conacyt; Ofelia Angulo, del Sistema Nacional de Institutos Tecnológicos, y Víctor Gutiérrez, de la Cámara Nacional de Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios