fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.— Desde este domingo, viajar en transporte público en Luxemburgo es gratis. Así es: el ‘pequeño reino europeo’ se ha convertido en el primer país del mundo en el que las personas se podrán subir a los trenes, tranvías y autobuses sin desembolsar dinero.

Con el objetivo de intentar reducir la congestión y contaminación de las carreteras y apoyar a los ciudadanos con bajos niveles de ingresos, Luxemburgo abolió las tarifas del transporte público, por lo que todos los viajes de clase estándar serán gratuitos.

Este sistema de transporte gratuito fue una de las promesas lanzada en 2018 por el Gobierno de coalición de liberales, socialistas y verdes que dirige el Gran Ducado, el segundo país más pequeño de la Unión Europea, con 600 mil habitantes. 

La medida que puso en marcha Luxemburgo ha tomado relevancia si se tiene en cuenta que por tener un abono anual para poder viajar todos los días tenía un costo de 440 euros, es decir nueve mil 518 pesos. Los viajeros que quieran viajar en primera clase, todavía tendrán que pagar 660 euros (14 mil 277 pesos) al año.

Si bien, Luxemburgo cuenta con unos 600 mil habitantes, más de 200 mil personas cruzan su frontera cada día —desde Alemania, Bélgica y Francia— para llegar a sus centros de trabajo, generando colosales embotellamientos. Además, la infraestructura ferroviaria es antigua y lenta.

Por ello, para hacer frente a la gran cantidad de viajeros, Luxemburgo planea invertir 3 mil 900 millones de euros en ferrocarriles entre 2018 y 2028, actualizar la red de autobuses y agregar más lugares para estacionar y viajar en la frontera.

La supresión de las tarifas supondrá que el erario luxemburgués dejará de ingresar cada año 41 millones de euros. El coste anual del sistema es de 491 millones, por lo que las autoridades creen que no será un gran impacto para las arcas del Estado.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.