fbpx Los mexicanos invisibles para el Estado | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Glen Antonio Magaña*

Segunda y última parte/

 

INVESTIGACIÓN DE CAMPO

actanacimientoEl profesor Irving Vázquez López, jefe del Departamento de Planeación Educativa del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), asegura que desgraciadamente hay muchos padres de familia en las zonas indígenas de Oaxaca que no consideran importante que sus hijos vayan a la escuela y menos que tengan una acta de nacimiento, ya que, según ellos, “de nada sirve eso”, pues piensan que lo prioritario es que los niños ayuden en las tareas del campo.

En tanto, el padre José Guadalupe Barragán, vocero de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, minimiza el problema por la falta de acta de nacimiento en la entidad y asegura que “la iglesia oaxaqueña no bautiza ni casa a nadie que no presente su documento de identidad”. Añade que todos los municipios del estado cuentan con una oficina para registrar a los niños.

Sin embargo, funcionarios del Registro Civil de Oaxaca aseguran que en la entidad, en donde existen 570 municipios, en sólo 140 hay oficialías del registro, es decir ni la cuarta parte para cubrir el territorio estatal.

Otra indagación relevante es que la organización no gubernamental Be Foundatión-Derecho a la Identidad y el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) nos ofrecen un dato que bien vale la pena insistir: de los más de dos millones de connacionales indocumentados que viven en Estados Unidos, cerca de 350 mil son oaxaqueños que no cuentan con acta de nacimiento.

 

 

LOS TESTIMONIOS

programa itineranteDicen que un reportero sin suerte no es reportero, y nuevamente pude comprobarlo al realizar esta investigación de campo en Oaxaca, donde su gente, principalmente indígenas, te miran con recelo y desconfianza.

Digo que tuve una gran suerte, pues conté con el apoyo de dos oficiales del Registro Civil de la entidad, quienes a finales de enero de este año (2014) realizaron acciones dentro del Programa Itinerante de tramitación de acta de nacimiento por algunas zonas del estado.

Para mayor fortuna, uno de los oficiales logró contactar a la joven psicóloga Ema Antonio Hernández, quien  nos auxilió en la traducción de las entrevistas a personas de la zona zapoteca con quienes platicamos, no sin antes convencerlas para que nos concedieran conversar con ellas. Debo señalar que ninguna entrevista fue cosa sencilla, pues gracias a la labor de persuasión  realizada por Ema, quien conoce a mucha gente de las comunidades de la región zapoteca, fue como se logró el trabajo realizado con un equipo de videograbación casera, pero que nos funcionó para el objetivo que nos propusimos.

Los testimonios de indígenas zapotecos que recogimos, son, además de relevantes, análogos a muchos otros en la entidad.

 

Don Marcos García no cuenta con  acta…y tiene ya 90 años de edad

Oriundo del municipio de Valles, don Marcos no tiene acta de nacimiento.

Asegura que nunca la necesitó y que cuando llegó personal del Padrón Electoral  a Santa Lucia, su pueblo, en los años 80 del siglo pasado, sólo le entregaron un papel para que votara y, según dice, para eso es lo que le ha servido, así como para recibir algún beneficio que de cuando en cuando le entrega el gobierno como despensa.

Afirma que en su pueblo le dieron un papel (constancia de origen y vecindad) y que con ese le extendieron su credencial de elector.

“El Instituto Federal Electoral ya no está aceptando las constancias de origen y vecindad, y cuando concluya o venza la de mi tío Marcos, él ya no tendrá mayor beneficio. Lo que recibe de pensión sólo es para adquirir medicamentos y sobrevivir; pronto requerirá su acta de nacimiento, incluso para bien morir”, afirma su sobrino nieto Danny, estudiante de bachillerato, quien está, temporalmente, al cuidado de don Marcos y su esposa Juanita.

Mario Cruz León, oficial del Registro Civil, quien se encargó de atender este caso, nos reveló que “el hecho de que don Marcos tenga credencial de elector no quiere decir que cuente con entidad jurídica, porque carece de acta de nacimiento, pues su nombre no ha sido asentado en los libros del Registro Civil.

“La constancia de origen y vecindad, que le extendieron es sólo para que pueda identificarse y tramitar su acta de nacimiento. Es necesario que don Marcos realice su registro civil extemporáneo, que procure su documento de identidad, para que pueda heredar, cobrar algún seguro o para que hasta se le extienda, en dado caso, acta de defunción, por citar algunos ejemplos”, explicó Cruz León.

 

 

A doña Virginia la registraron, sí…pero con sexo masculino

 

Originaria del poblado El Rosario, municipio de Ocotlán, Oaxaca, doña Virginia Aquino Torres de 67 años de edad, nos cuenta sus peripecias para la corrección -muy singular- de su acta de nacimiento.

Dice que cuando ella nació su papá la llevó a registrar, aún sin percatarse si era niño o niña, pero que en la denominación del sexo, en el acta, se le anotó equivocadamente como masculino y con el nombre de León Hermenegildo, pero que ella no sabe en qué momento se le cambió por el de Virginia.

Los padres no le dieron mayor importancia al asunto, pero llegó el día en que Virginia iba a casarse por el civil. Ahí en las oficinas del Registro  le dijeron que no podían casar a dos personas con el mismo sexo, a pesar de que ella señalaba que era mujer, que se llamaba Virginia y que todo mundo en su pueblo así la conocía.

En aquel entonces, en el Registro Civil le explicaron que tenía que realizar un juicio para cambiar de nombre, pero que todo se podía arreglar con “una mordida”. Y así fue. Después de un rato el asunto se arregló, y por fin doña Virginia pudo casarse por la ley civil.

Doña Virginia nos cuenta que el problema se resolvió por el momento, que el acta original asentada en el registro no estaba correcta y tuvieron que recurrir a un abogado y realizar un juicio, mismo que concluyó apenas hace tres años para regularizar su acta de nacimiento.

Desde hace tres años doña Virginia tiene oficialmente acta de nacimiento, es decir que a los 64 años de edad empezó a existir como ente jurídico y con todos sus derechos.

Al atender este asunto, Adolfo Fabián Cruz Cruz, oficial del Registro Civil de la entidad, nos señaló que el caso de doña Virginia también es muy común en Oaxaca, pues en el momento del registro los padres cambian los nombres de los pequeños, aún sin haberse percatado que sexo tenían.

“En esa ocasión no se contaba con los recursos para corregir en lo inmediato. Para la corrección de este tipo de acta es necesario realizar un procedimiento, no resulta tan sencillo.

“Es necesario registrar en tiempo a los niños a efecto de prever errores o corregirlos de inmediato”, afirmó Cruz Cru

 

Don Enrique con acta incompleta…le falta un apellido

 

Nacido en el pueblo de Asunción, cabecera municipal de Ocotlán, Oaxaca, don Enrique Torres, con 78 años de edad, enfrenta el añejo problema de que su acta de nacimiento sólo tiene un apellido, el de su papá, y se omitió, no sabe por qué razón, el García, de su mamá.

En su corto español, don Enrique trata de explicarnos: “No sirve más el acta ahora. No tengo el otro apellido. No es mi culpa, es de la ley. Tengo que aclarar que Torres es con ‘ese’ no con ‘zeta’. Me ofrecieron arreglar acta con dos apellidos,  pero querían dinero o que fuera a Oaxaca a arreglar papel gratis. Yo quiero arreglar acta, pero ahora puro dinero piden en la ley.

“Mi papá no se casó por la ley…era puro trabajo de campo y no nos registró a ninguno de nosotros los hermanos…antes nada de escuela, pero ahora sí… de español no sé mucho. Ahora los niños van a la escuela”, dijo.

Adolfo Fabián Cruz Cruz, oficial del Registro Civil estatal, refiere que el caso de don Enrique Torres es muy común en las distintas regiones que integran el estado de Oaxaca. “El hecho de que haga falta un apellido en el acta de nacimiento, es el error más común que ocurre aquí en la entidad. Estos casos se presentan, regularmente, en poblaciones muy cercanas a la capital de Oaxaca en donde pueden recurrir a corregirla, pero también en las zonas o lugares más recónditos de la entidad”, señala.

Cruz adelanta que el mes de julio (2014) se dedicará íntegro a atender asuntos sobre correcciones a actas de nacimiento, mediante brigadas  que la oficialía del Registro Civil de Oaxaca desplegará a lo largo y ancho del estado.

Agrega que falta mucho trabajo por hacer y que “no se cuenta ni con la mitad de las oficialías para cubrir las necesidades registrales en la entidad, pues hasta el momento sólo hay 140”.

 

OTRAS PERIPECIAS POR OBTENER EL REGISTRO

unidades-moviles-oaxacaEste servidor entrevistó también a tres mujeres indígenas -dos de ellas participantes en el Foro Nacional sobre Artesanías, organizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, el 14 de marzo de 2012, mismas que en sus declaraciones ilustran los impedimentos en los que se traduce no contar con acta de nacimiento.

El caso de doña Silvia Pérez, originaria de la zona chinanteca de Oaxaca, de 54 años de edad, madre soltera con 6 hijos, integrante del movimiento Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales A.C. (CIRENA), quien aquel 14 de marzo de 2012,  luego de un Foro Nacional  sobre Artesanías, organizado por el CESOP de la Cámara de Diputados, nos contó su angustia y desesperación sobre la urgencia por conseguir su acta de nacimiento, pues requería también de 10 mil pesos para tramitar pasaporte a efecto de asistir a una Magna Semana de Pueblos Indígenas, a la que fue invitada en Estados Unidos.

Al término del mismo foro, platicamos igualmente con doña Elodia García Romero, oriunda de la población tarasca de Cuanajo y representante de artesanos indígenas de Michoacán, quien nos reveló que la mitad de su pueblo no cuenta con acta de nacimiento y que a los niños ya no los reciben en la escuela sino presentan su documento de identidad expedido por el Registro Civil, además de que hay muchas parejas que viven el unión libre porque por no tener acta para casarse.

Otro testimonio revelador fue el de doña Rosa Pérez, indígena Chiapaneca de la región tzotzil, quien (gracias a la ayuda y traducción del representante de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en la zona, Javier Luna Ruiz) vía telefónica nos explica que ella y sus hijos no tienen acta de nacimiento ni dinero para obtenerla, y que por su pobreza y falta de documento de identidad que los respalde, están condenados a vivir siempre en  Chenalhó, su pueblo.

Dichas entrevistas también nos exponen algunas de las situaciones de fragilidad por las que atraviesan millones de mexicanos que no cuentan con acta de nacimiento. Por ello me permito reiterar  que el reto para enfrentar y resolver tal problemática es de todos (gobierno y sociedad), y resulta primordial convertirla en tarea impostergable de la agenda política nacional.

Si los tiempos así lo permiten, aspiro a continuar esta investigación en las entidades donde se presenta también dicho fenómeno como Chiapas, Michoacán, Puebla, Guerrero, Veracruz y Morelos, misma que admita abonar en el diagnóstico para ofrecer las mejores soluciones al problema.

 

*El pasado 15 de mayo, este servidor presentó el tema de Los mexicanos invisibles para el Estado, con el que obtuvo el grado de Maestría en Periodismo Político, misma que imparte la Escuela “Carlos Septién García”.

 

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gam

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *