fbpx

 

Foto tomada de Internet

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de diciembre, (AlmomentoMX).- La polémica Ley de Seguridad Interna ha provocado una movilización civil nacional para intentar que el Senado no apruebe esta propuesta.

El jueves 30 de noviembre, sin ningún consenso con la ciudadanía, se aprobó en la Cámara de Diputados (248 votos a favor, 115 en contra y 48 abstenciones) la Ley de Seguridad Interior. En este momento se encuentra siendo examinada por los senadores.

Civiles y representantes de organizaciones no gubernamentales, académicos, investigadores y periodistas han levantado la voz en contra de esta propuesta, la cual se gestó dentro de un grupúsculo priísta, apoyado por sus aliados que son el Partido Verde y el Pan, que fueron quienes en su mayoría votaron a favor.

Esta ley busca normalizar la labor de las fuerzas armadas en la seguridad pública, en contra de las recomendaciones internacionales, y las denuncias por violación a los Derechos Humanos. La ley faculta al presidente de la República para ordenar la intervención del Ejército en lugares donde considere que hay riesgo se seguridad interior.

Hace unos días se entregaron al senado 120 mil firmas ciudadanas que solicitaban votar en contra de esta ley, la cual según dijeron los activistas que presentaron las firmas contraviene a las recomendaciones internacionales de Derechos Humanos y si es que se vota a favor dijeron los activistas, buscarán revertirla en la Suprema Corte de Justicia.

El clima de inseguridad que se vive en este país se ha traducido en diferentes pensamientos y propuestas; por un lado están quienes creen que con endurecer y darle más derechos a las Fuerzas Armadas, la complicadísima situación de inseguridad mejorará.

Por otro lado está la sociedad civil que tomando en cuenta las experiencias y las recomendaciones internacionales como la ONU exigen que se deseche esta propuesta de ley. Lo que proponen es  un país seguro pero sin guerra, así como la capacitación de las policías locales.

Se tienen documentados diversos casos en donde las Fuerzas Armadas han cometido abusos de autoridad, muertes y secuestros de civiles. De ser aprobada esta ley, la sociedad civil estaría sujeta al espionaje por parte de los centros de inteligencia del gobierno.

El día de ayer se registraron una serie de acciones tanto en redes sociales como afuera del senado para concientizar a la sociedad y senadores, estos últimos están en proceso de dictaminar sobre esta polémica ley. Ayer se realizó un bloqueo que duró 4 horas para impedir el paso a los senadores, las personas mostraron mantas y dijeron consignas en contra de quienes orquestaron esta ley, también estuvieron presentes afectados por la llamada “guerra contra el narco”.

También corearon activistas que se oponen a esta ley que ha sido bautizada como una ley “golpista”.  Los granaderos cubrieron parte del camino a los senadores para que pudieran llegar, apoyando estas acciones estuvo el político Gerardo González Noroña.

El día de hoy como parte de las actividades del Senado de la República, con la presencia del presidente Enrique Peña Nieto, se entregó en la Antigua Casona de Xicoténcatl la medalla Belisario Domínguez 2017 a la bióloga e investigadora Julia Carabias.

La homenajeada pidió al Senado abrir un diálogo para que se genera un debate en torno a la Ley de Seguridad Interior.En el acto Carabias insistió en procurar el diálogo por un lado para que se mejore la seguridad del país y que disminuyan los índices de violencia.

A su vez hizo un llamado para que se impulsen alternativas en la procuración civil de justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de Derecho y el respeto a los Derechos Humanos. (Fuente El Financiero).

AM.MX/dss

Comentarios

comentarios