fbpx

Por: José Dávalos

 

Es necesario redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada periodista en la comunicación. Es imperativo que el periodismo se entienda como un servicio para todos, un periodismo hecho por y para personas, que busque comunicar la verdad.

 

No un periodismo sin color ni sabor, no un periodismo dócil y manso.

 

Necesitamos un periodismo refractario a las mentiras, a los eslóganes impactantes, a las declaraciones altisonantes.

 

Cómo enferman a la sociedad las informaciones sin sustento, basadas en datos inexistentes o distorsionados, que engañan a los lectores o los manipulan para alcanzar determinados objetivos en el mercado, o para obtener apoyo a determinadas decisiones políticas.

 

Esas falsas noticias reciben el aplauso, con habilidad arrastran la atención de quienes oyen o ven el producto en el mercado, respaldadas por prejuicios que han penetrado los sentidos sociales. Se apoyan en emociones que provocan los lados flacos del ánimo como el ansia, el desprecio, la rabia, la frustración.

 

Trabajar por la paz y la verdad es enseñar a no ser divulgadores inconscientes de desinformación sino, por el contrario, promotores activos para descubrir y difundir la verdad.

 

Son saludables las iniciativas institucionales y jurídicas que definen normas para evitar la desinformación y verificar las identidades personales en los nuevos sistemas tecnológicos de digitalización.

 

Para detener la difusión de la mentira es necesario el razonamiento atento y profundo de los acontecimientos, para acabar con todo el camuflaje de las falsedades envueltas en argumentos de apariencia cierta y atrayente. La desinformación, por pequeña que parezca, tiene efectos nefastos. Enciende fácilmente la codicia en el ser humano.

 

La continua contaminación a través del lenguaje engañoso ofusca el interior de la persona.

 

Buscar la verdad en la información es una forma de razonar y valorar los deseos y las inclinaciones que se mueven dentro del hombre.

 

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Comentarios

comentarios