fbpx La tercera ola de conquistas islámicas con terrorismo | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Caos_en_el_Medio_OrienteCIUDAD DE MÉXICO, 5 de septiembre (Al Momento Noticias).- Muchos musulmanes han soñado desde hace mucho con un imperio islámico –un califato– unido bajo el liderazgo de un solo gobernante musulmán, o califa, como era el caso en tiempos del fundador del islam, Mahoma, y sus sucesores inmediatos. Los musulmanes consideran esto como una promesa y un mandamiento del Corán, porque ellos son el pueblo escogido de Alá: “Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad: Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Allah” (sura 3:110), señala Scott Ashleye en su artículo publicado en la revista Las Buenas Noticias.

Señala que debido a esta promesa, persiguen ferozmente su meta de dominar a todo el mundo e imponer la adoración exclusiva a Alá (islamsignifica “sumisión”, y musulmán, “aquel que se somete”): “Allah prometió hacer prevalecer en la Tierra a quienes crean de vosotros y obren correctamente, como lo hizo con quienes os precedieron. [A éstos también] Les concederá el poder necesario para que puedan practicar la religión que Allah ha dispuesto para ellos [el Islam] y tornará su temor en seguridad. Adoradme, pues, y no Me atribuyáis partícipe alguno. Y [sabed que] quienes no crean [y no agradezcan Mis gracias] estarán descarriados” (sura 24:55).

Cuando la cabeza del grupo terrorista Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, declaró el establecimiento de este nuevo estado en territorios arrebatados a Siria e Irak, se autoproclamó califa, es decir, el gobernante de un nuevo califato islámico. En un comunicado escrito en el que anunció su drástica decisión, mencionó los dos versículos del Corán que citamos más arriba y agregó muchos otros similares.

Abu Bakr al-Baghdadi
Abu Bakr al-Baghdadi

Baghdadi hizo un recuento de la antigua historia islámica y sus grandes conquistas, incluyendo el derrocamiento de los imperios que se interpusieron en el camino del islam, y arengó a los musulmanes de todo el mundo para que lo siguieran: “Ha llegado el momento de que [la comunidad global de creyentes] despierte de su sueño, se quite las prendas de la deshonra, y se sacuda el polvo de la humillación y la vergüenza… El sol de la yihad ha salido. Las alegres buenas nuevas del bien irradian su luz. El triunfo se asoma en el horizonte. Las señales de la victoria son evidentes…

“Por lo tanto, teman a Alá, oh esclavos de Alá. Escuchen a su califa y obedézcanle. Apoyen a su Estado [Islámico], que crece día a día –por gracia de Alá– con honor y grandeza, mientras sus enemigos se repliegan y son vencidos cada vez más. Así que apresúrense, oh musulmanes, y reúnanse alrededor de su califa para que puedan volver a ser lo que fueron durante siglos: reyes de la Tierra y caballeros de la guerra. Vengan, para que puedan recibir honor y estima y puedan vivir como amos, con toda dignidad.

“Sepan que luchamos por una religión que Alá prometió apoyar. Luchamos por [una comunidad musulmana universal] a la cual Alá le ha concedido honor, estima y liderazgo, prometiendo darle poder y fortaleza sobre la Tierra. Vengan, musulmanes, a reclamar su honor, su victoria… acudan con premura a su religión y credo, para que por Alá se adueñen de la Tierra y tanto el Este como el Oeste se sometan a ustedes. Esta es la promesa que Alá les ha hecho”.

Al-Baghdadi y el Estado Islámico son solamente los últimos en proclamar su deseo por restablecer el califato, que existió como tal y por última vez durante el Imperio otomano y se desintegró poco después de la Primera Guerra Mundial. Desde aquel entonces, muchos grupos islamistas, incluyendo a organizaciones terroristas como la Hermandad Musulmana, el Talibán, Al Qaeda, la Yihad Islámica y Hamás, “procuran la resurrección del califato, el régimen que fue instaurado por los justos sucesores de Mahoma –los califas– y que se ha convertido en el modelo que debe ser imitado por todas las generaciones futuras de musulmanes” (Raphael Israeli, From Arab Spring to Islamic Winter[De la Primavera Árabe al invierno islámico], 2013, p. xiii).

Para ser francos, el Estado Islámico es tan brutal y sediento de sangre, que parece improbable que gane muchos adeptos en el mundo musulmán. Sin embargo, grupos como el Talibán, Boko Haram y otras organizaciones terroristas en Libia, Egipto, Yemen y las Filipinas le han prometido su apoyo y también está atrayendo a centenares de yihadistas de países occidentales, incluyendo Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Italia, Alemania, los Estados Unidos y Canadá.

 

“Ustedes conquistarán Roma y se adueñarán del mundo”

 

isis 01En el mismo discurso en que proclamó el resurgimiento del califato, Al-Baghdadi amonestó a los creyentes de todo el mundo para que apoyaran la causa, pidiéndoles encarecidamente: “Acudan rápidamente, oh musulmanes, a su Estado…Este es mi consejo; si lo obedecen, conquistarán Romay se adueñarán del mundo, si Alá quiere”.

Las promesas para capturar Roma aparecen con mucha frecuencia en discursos y sermones islámicos. ¿Por qué Roma? La respuesta es dual: primero, Roma es la sede del catolicismo romano, considerado por los musulmanes como su enemigo mortal; y segundo, Roma es el símbolo de toda Europa, porque el catolicismo romano se asoció con los ejércitos europeos y ambos combatieron conjuntamente contra el islam mediante sus cruzadas.

Hasta nuestros días, los yihadistas musulmanes regularmente se refieren a las fuerzas militares occidentales como “los cruzados”, porque en sus mentes las cruzadas nunca terminaron. Para ellos, ese conflicto simplemente entró en receso y ahora es el momento de reiniciar la batalla a muerte.

 

Factores claves acerca de los disturbios causados por el terrorismo

 

The Global Terrorism Index (Inventario del terrorismo global), publicado por el comité asesor del Instituto de Economía y Paz, de Australia, destaca estos factores claves en cuanto al terrorismo mundial:

  • “En 2013 la actividad terrorista aumentó substancialmente, y la cifra total de muertes ascendió de 11 mil 133 en 2012 a 17 mil 958 en 2013, un incremento de 61 por ciento…La cifra de países que experimentaron más de 50 muertes aumentó de 15 a 24. Esto pone de relieve que no solo está en alza la intensidad del terrorismo, sino también su alcance.
  • “Más de 80 por ciento de las muertes causadas por actos terroristas en 2013 ocurrieron en solo cinco países: Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria. Sin embargo, otros 55 países registraron una o más muertes debido al terrorismo.
  • “Desde el año 2000 ha habido un incremento de más de cinco veces en la cifra de muertes por terrorismo, que aumentaron de 3 mil  361 en el año 2000 a 17 mil  958 en 2013.
  • “La amenaza de actividad terrorista es uno de los principales riesgos de seguridad para muchos países, y el principal en algunos de ellos. El reciente surgimiento de grupos ultraviolentos como el Estado Islámico en Siria e Irak está motivado por crecientes ambiciones territoriales…lo que incrementa el riesgo de una desestabilización aún mayor en la región de Oriente Medio.
  • “La mayoría delas muertes atribuidas a ataques terroristas (66 por ciento en 2013) son reivindicadas por solo cuatro organizaciones terroristas: EIIL, Boko Haram, el Talibán y Al Qaeda y sus afiliados. La clave común de estos cuatro grupos es una variación de ideologías religiosas basadas en interpretaciones extremas del islam wahabí…” (El wahabismo se destaca por su rigor en la aplicación de la charía y por un constante deseo de expansión por el mundo).

 

Tercera ola de conquistas islámicas

 

Boko Haram¿Qué conclusiones podemos sacar de estos hechos? Aunque estas frías cifras no lo explican, ¿por qué los musulmanes están matando a tantos otros musulmanes? Según  sus propias palabras, ellos consideran que los musulmanes más moderados, o musulmanes de otras sectas, son infieles que deben convertirse o enfrentar la espada para que el islam “puro” (como ellos lo definen) pueda ser resucitado y se propague.

Esto también se aplica a los gobiernos musulmanes a lo largo de la región, donde ciertos grupos fundamentalistas están decididos a derrocar a los gobernantes que ellos consideran apóstatas u occidentalizados, para poder convertir a las naciones a su visión del islam. Tales grupos se han jactado abiertamente de sus intenciones de destronar a Bashar al-Assad en Siria (donde se libra una feroz y sangrienta guerra civil) y a las familias reales que gobiernan reinos como Arabia Saudita, Jordania y Kuwait.

En Nigeria, mientras tanto, el grupo terrorista Boko Haram, famoso por sus sangrientas masacres en iglesias y el secuestro de centenares de niñas escolares, está poniendo en práctica el método original para diseminar el islam: convertir a tantos como sea posible a esta religión y matar a quienes se resistan, intentando al mismo tiempo derribar al gobierno para poder apoderarse de toda la nación y convertirla al islamismo.

 

¿Qué significa todo esto?

 

La respuesta es a la vez simple y profunda: el islam está despertando de su larga siesta y comenzando su tercera ola expansiva. Y tal como ocurrió con las dos primeras olas, que comenzaron en los años 600 y 1200 d. C, este resurgimiento está creando violencia, inestabilidad y temor tanto en el mundo musulmán como a lo largo de todas sus fronteras.

Como vimos anteriormente, el Corán les dice a los musulmanes que están destinados a gobernar un mundo convertido al islam. También les dice que muchos se resistirán, por lo cual los musulmanes tienen que librar la yihadpara que el mundo se unifique bajo el islam: “Combatidlos hasta que cese la sedición y triunfe la religión de Allah” (sura 2:193).

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *