fbpx

textilCIUDAD DE MÉXICO, 22 de julio (Al Momento Noticias).- La Industria textil nacional vive una situación sumamente difícil, pues tan sólo del 2000 a la fecha la industria del vestido y el calzado en México ha enfrentado problemáticas que la han llevado a registrar retrocesos importantes en su producción.

Prueba de ello es que en 2013 y 2014 ingresaron más de 220 millones de prendas con un costo menor a un dólar cada una, lo que trajo un efecto negativo en la industria nacional, lo que ha provocado las caídas de hasta un 29.3% en la fabricación de insumos textiles y acabado de textiles, y de 15.7% en lo referente a la fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir, según cifras del Inegi.

El escenario ha sido tal, que en el mismo periodo también se ha desplomado en un 25.5% la producción de prendas de vestir, a la par de un descenso del 7.6% en la de curtido y acabado de cuero y piel, así como fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos.

Al respecto, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic) alertó que es necesario tomar medidas estratégicas que permitan hacer frente a estos descensos, a fin de que no continúen generalizándose en la industria mexicana.

Refirió que paralelo a ello la competencia de China ha propiciado la pérdida del mercado norteamericano en los sectores de manufacturas de caucho; prendas y complementos de vestir; máquinas, aparatos y artefactos mecánicos, entre otros, y en los cuales ha sido evidente la sustitución de productos mexicanos por los del país asiático.

“El creciente dinamismo en las exportaciones de China se ha dado al mismo tiempo que México ha perdido mercado, no sólo en el contexto internacional, sino también al interior del país”, reconoció.

Debido a las medidas de defensa contra las prácticas desleales de comercio que recién aplicó México, la industria del vestido tiene una clara tendencia hacia la normalización, por lo que espera buenos resultados en 2015.

El ramo textil y la confección estima exportaciones superiores a los 4 mil millones de dólares anuales.

Arturo Vivanco, dirigente de la Cámara del Vestido en Jalisco, previó que derivado de un mejor comportamiento comercial por la detección de prendas subvaluadas, en 2015 el sector concluirá con un crecimiento de 4 por ciento.

Los industriales del vestido y textil están haciendo todo lo posible por evitar que ropa y textiles a precios extremadamente bajos entren al País.

Para ello están revisando la lista de precios de referencia, explicó Samuel Gershevish, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

Como parte de las medidas de protección que se pusieron para evitar la ilegalidad en el sector, se creó una lista de precios de referencia que dicen cuál es el costo mínimo al cual se pueden importar productos de esta clase.

La razón para implementar esto es que antes de su entrada en vigor algunas confecciones se importaban hasta en 5 centavos de dólar.

Sin embargo, los industriales del sector encuentran que en este procedimiento el Gobierno no consideró algunos factores y a pesar del esfuerzo la lista no se considera el costo real de la cadena de producción.

“El Gobierno intentó hacer los precios pero como ellos no tienen la idea exacta de lo que vale el hilo o el algodón, tuvimos que entrar nosotros al quite, entonces ahora nos dieron permiso de trabajar para generar una nomenclatura de cuánto vale un pantalón de mezclilla o una camisa

“Hay que dejar los productos que entraron a 5 centavos, en la lista todavía hay algunos en 36 centavos o 42 centavos y en ropa no existe nada a ese precio, aunque en textiles sí, pero nuestro miedo es que haya personas que quieran introducir productos a ese precio”, dijo Gershevish en entrevista.

En consecuencia, la Canaive en conjunto con la Cámara Nacional de la Industria Textil está generando una base de datos con información que proporcionarán a las autoridades.

El proyecto, costeado por la iniciativa privada, consiste en determinar línea arancelaria por línea cuál es el precio de la materia prima, del proceso de producción y de los costos asociados, y se estima que estará listo en un año.

Este proceso es muy complicado, puesto que además que implica una gran cantidad de fracciones arancelarias, tampoco se puede generalizar por productos aun cuando sean el mismo tipo.

Por ejemplo, una toalla de hilo de algodón peinado, que es la clasificación tradicional, puede medir 10 por 10 centímetros o 2 por 1.10 metros, lo cual hace diferencia.

“La idea es traer a los mejores de cada ramo, a los especialistas que conozcan cómo es el proceso desde el hilo hasta el último pedazo de la tela para poner el precio justo”, sentenció Gershevish.

La Secretaría de Economía y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) no apoyan oficialmente el proyecto, pero la IP está buscando algún tipo de subvención.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *