fbpx La Esquina del Blues y otras músicas: En recuerdo de Ángel D’ Mayo | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por Sandra Redmond

El viernes 3 de julio falleció víctima de Covid -19, el guitarrista argentino Ángel D’ Mayo que radicaba en la Ciudad de México desde hace más de 12 años.

Para la comunidad bluesera de México, era un artista muy conocido porque desde su arribo a México se mantuvo en la escena musical capitalina, y gozó del privilegio de presentarse en prácticamente todos los espacios que estuvieron disponibles para su música.

Ángel D’ Mayo empezó a tocar la guitarra desde los 12 años de edad y egresó como concertista del Conservatorio Nacional Argentino de Santa Cecilia, en Buenos Aires.

Músico versátil, heredó de sus padres melómanos y amantes del rock & roll americano y el jazz el gusto por la música.

Él se autodescribía así: “Soy músico argentino de blues, rock and roll, country blues, swing, boogy boogy  y heavy metal. Nací el primero de mayo de 1955 y mi apellido no tiene nada que ver con el mes de mayo. A los 12 años comencé a estudiar música, a los 14 me recibí con honores y literalmente tenía los dedos encarnados. Comencé mi carrera artística profesional a los 15 años, recorriendo largos caminos y buscando una estructura musical más acorde a lo que se tocaba en ese momento y pasé por muchas etapas musicales”.

Se reconocía como productor musical, arreglista, compositor, cantautor, y llegó a México por invitación de Macchy Raúl Madco, un bajista también argentino, que lo llamó para participar en la banda de Charlie Montana, así que vendió todas sus posesiones en Argentina y se instaló en la ciudad de México a donde formó una red de amigos mexicanos que se convirtieron en su familia.

De su adolescencia tuvo la influencia de muchas bandas populares como Credence, los Beatles, Led Zepellin, y del blues también se inspiró en Albert Collins, Alfred King, B.B. King, Buddy Guy, Moody Waters, Johnny Winter, entre otros. En Argentina actuó con Pappo, quien también fue un importante bluesero y en México se presentó en numerosos festivales tales como el Encuentro Internacional de Blues del Centro Cultural José Martí en 2010, y también en ese mismo año actuó el 28 de agosto en el Festival Internacional de Jazz y Blues de Zacatecas; en el Festival Polanco Blues, efectuado en octubre, así como en el Primer Festival de Jazz y Blues en Salvatierra  Guanajuato en el mes de diciembre y posteriormente, en 2017.

Tuvo giras y actuaciones en otros estados de la República. Asistió al Festival de Celaya Blues en 2012, así como al  Primer Festival de Blues y Rock que ocurrió en la ciudad de El Sauz Bajo, en Querétaro, en 2013. Estuvo en Ciudad Valles, San Luis Potosí; en Cholula, Puebla, en el Festival Pulque Blues de Xochimilco y en todos los espacios que le abrieron sus puertas.

En su banda desfilaron muchos músicos y amigos que le acompañaron en diferentes etapas. Por citar algunos, le acompañaron Javier Corona en la batería y voces, Talo Chárraga en el bajo y voces,  Enrique Camacho en los teclados y Hernán Silic en las armónicas, y más recientemente se acompañaba con Óscar Iván Pintor, en la armónica y la cantante Gia Sound y también el cantante y bajista Bubba Barsant.

En 2018 produjo tres discos: “Blues por dos”, producido por Neorasiel Record’s, con la participación de Bubba Barsant en la voz, Edgar Agordo en la batería,  Rene González en el teclado,  Gabriel Maceratesi en el bajo y Jonathan Ramírez en el contrabajo.

“Ataque personal” producción de KJ Santiago Fandiño, GOBG29 y  ADM Producciones, con material de blues, country, rock en español y en el que le acompañan Javier Corona en la batería, Hernán Silic en las armónicas, Giuseppe Puopolo y David Cámaras, en el sax, Enrique Korg Camacho en los teclados, Machy Madco en el bajo y Federico Luna en la armónica.

Y el disco “Live Show”, grabación en vivo realizada en Rockmore Polanco, bajo la producción de Rockmores, GOBG29, ADM Producciones y Music Mafia y en el que además de los músicos de su banda, estuvieron como invitados, Sofía de León en el bajo, y Gisela Lazcano en la voz.

Ángel de Mayo vivió para tocar y si alguien le pedía subir a palomear con él, nunca se negaba. Su anhelo, era ir a morir algún día en Playa del Carmen, en Quintana Roo a donde tenía también algunos amigos. Sin embargo, el virus enemigo fue más poderoso. Buen viaje, Ángel D’ Mayo.

Comentarios

comentarios