La enseñanza en políticas públicas debe considerar las nuevas condiciones globales

245

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de diciembre (AlmomentoMX).- Las políticas públicas presentan fallas en el establecimiento de sus objetos de estudio, la conceptualización de las realidades, la elaboración de modelos teóricos y en la ejecución de aplicaciones prácticas, por lo que deben adecuarse a las nuevas condiciones sociales de globalización, la autonomía del capital financiero y el despliegue de nuevas tecnologías, indicó el doctor Luis Aguilar Villanueva.

Al participar en el Seminario Tendencias y retos en la enseñanza de las políticas públicas, señaló que las imprecisiones y contradicciones en la definición del conocimiento ocurren comúnmente, por lo que las normas y prácticas establecidas deben ser revisadas con el fin de evitar cambios negativos y afrontar las nuevas situaciones sin precedentes que exigen los actuales contextos sociales.

Debido a la politización o sociologización de esta área se ha generado una serie de malos entendidos en los fundamentos de la política pública, del tal forma que “pueden confundirse los conceptos de gobierno con gobernanza o instituciones públicas con administración, es decir, epistemológicamente es posible que se produzcan errores”, externó en la actividad organizada por el Departamento de Estudios Institucionales de la Unidad Cuajimalpa de la UAM.

El director del Instituto de Investigaciones en Políticas Públicas de la Universidad de Guadalajara advirtió que “la disciplina debería mantener como objetivo que las estrategias de gobierno sean de estricta naturaleza pública y efectivas en la solución de problemas”.

Esto significa la generación de conocimientos causales y económicos, así como la asignación eficiente de recursos que se asegura mediante metodologías bien diseñadas y que los especialistas han abandonado como punto de partida.

El entorno político está lleno de hechos, relaciones y posiciones distintas a lo vivido en la mitad del siglo pasado cuando nació esta materia, la cual “surgió al interior de una forma de estado específica que ya no existe debido a que la ciudadanía es cada vez más activa, participativa y deliberante ante la ineficiencia del quehacer gubernamental a causa de la falta de recursos financieros, legales, cognoscitivos, tecnológicos y organizativos”.

El doctor Carlos Moreno Jaimes, investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), aclaró que el conjunto de decisiones dirigidas a atender un problema público constituyen el eje de una política pública: es una acción premeditada que tiene la intención de transformar el Statu quo que ha sido calificado como no deseable.

“El gobierno no es ya un actor único ni el más importante, ahora está acotado a los intereses que expresan organismos no gubernamentales, privados, sociales e internacionales, aunque sin el Estado todavía no es posible concebirlos, debe darse desde el interior una dimensión institucional emitida por una autoridad”, puntualizó.

Moreno Jaimes sostuvo que desde sus inicios el enfoque teórico ha pretendido dotar de inteligencia al sector público nutrido de evidencias y “es un proyecto que sigue vigente porque aún quedan por resolver circunstancias que se entretejen con comportamientos humanos que también deben ser transformados y para ellos se requiere de la intervención de especialistas debidamente capacitados”.

En la política pública intervienen valores políticos y sociales, es decir, es un acto que contiene una dimensión ética la cual muchas escuelas de administración han olvidado fomentar entre sus egresados, externó ante alumnos y profesores reunidos en la Sala de Consejo Académico de la Unidad Cuajimalpa de la UAM.

El doctor Mario Herrera Ramos, investigador Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, opinó que la apertura de nuevas alternativas de maestría en gobierno y política pública resulta trascendental, ya que permitiría comprender de mejor manera la actuación del gobierno, los fundamentos jurídicos que apoyan las tomas de decisiones públicas para alcanzar sociedades más democráticas.

Todo ejercicio del poder político requiere conocer a profundidad su población objetivo, los conceptos de justicia, equidad y bienestar social, además de contar con una burocracia eficiente, pues no importa que existan ideas muy buenas sin antes haber analizado las restricciones institucionales o las condiciones de economía política que podrían obstaculizar el emprendimiento de estrategias.

El maestro Eduardo Villarreal Cantú, coordinador del Doctorado en Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), mencionó como asuntos no resueltos en el campo de la enseñanza: la falta de vinculación entre temas clásicos con la vanguardia, la combinación de los enfoques anglosajones y europeos en las comunidades internacionales, la falta de una mirada interna de la política latinoamericana, la ausencia de expertos en torno a los gobiernos locales y municipales en México, y el diseño de políticas públicas para sociedades desiguales y en condiciones de violencia e inseguridad.

El doctor Roger Mario Barbosa Cruz, director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, consideró relevante que especialistas mexicanos se reúnan a discutir sobre el tema y agradeció a los invitados a atender la convocatoria hecha para repensar lo que desde la universidad se puede hacer en la materia.

El doctor César Octavio Vargas Téllez, jefe del Departamento de Estudios Institucionales, apuntó que el panel se llevó cabo previendo la posible creación de un posgrado en políticas públicas, ya que “nos interesa profundizar y hacer intercambios sobre los retos y las tendencias actuales en este ámbito a partir de una reflexión conjunta sobre la viabilidad de emprender una iniciativa académica de este tipo en el centro del país”.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios