fbpx

Jorge Pérez Uribe

 

“La conquista española de la nación azteca” mural de Diego Rivera
“La conquista española de la nación azteca” mural de Diego Rivera

“Asimismo me parece es bien informar a Vuestra Serenísima Majestad de lo que a la fecha en ésta pasa, porque es cosa de tanta calidad, porque si Dios no provee con remedio de su mano está la tierra en punto de perderse totalmente”

Carta de fray Juan de Zumárraga, a Carlos V

27 de agosto de 1529

 

 

La caída de México-Tenochtitlán

El 13 de agosto de 1521, tras un sitio de 93 días a la ciudad isla construida por los aztecas `centro del universo y cimiento de cielo´, poblada por cerca de 250,000 habitantes, se entregó el joven emperador Cuauhtémoc a las fuerzas comandadas por Hernán Cortés, probablemente al ver como su pueblo moría de hambre, sed y enfermedades.

Previamente el pueblo azteca al igual que el pueblo tlaxcalteca, habían sido asolados por una epidemia de viruela (sarampión, según los síntomas) que había sido traída a suelo mexicano por un esclavo negro que venía en la expedición de Pánfilo de Narváez. Según cuentan las crónicas que describen la “noche triste” del 30 de junio de 1520 “un guerrero azteca encontró agonizante a un extraño ser de piel negra, una rareza tan desconocida para ellos como la blancura de los españoles. El negro había sido llevado como esclavo por Narváez a Veracruz y se encontraba al borde de la muerte no por heridas de la batalla, sino por la virulencia de una enfermedad que le produjo hemorragias por la nariz, con mucha tos e inflamación de la garganta y la nariz, con pequeñas llagas en todo el cuerpo.

El guerrero azteca que lo encontró hizo correr la noticia sobre la existencia de aquel personaje y es de suponerse que muchos curiosos acudiesen a verlo. Aquél hombre anónimo, sin proponérselo, aportó a los conquistadores la más letal de las armas y al poco tiempo la capital azteca y toda la región sufrían el rigor de una desastrosa epidemia”.[1]  El mismo emperador Cuitláhuac, nombrado a la muerte de Moctezuma II, sucumbió por la enfermedad, por lo que a principios de diciembre se reunieron las autoridades mexicas para nombrar como Huey Tlatoani a Cuauhtémoc que contaba con cerca de 30 años.

Con la caída de México-Tenochtitlán -ciudad inexpugnable- se derrumbaba el orgulloso y poderoso imperio de los aztecas, que un cántico describía:

“Orgullosa de sí misma

se levanta la ciudad de México-Tenochtitlán.

Aquí nadie teme a la muerte de la guerra.

Esta es nuestra gloria. Este es tu mandato.

¡Oh dador de vida!

Tenedlo presente, oh príncipes,

no lo olvidéis.

¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlán?

¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo?

Con nuestras flechas, con nuestros escudos,

está existiendo la ciudad,

¡México-Tenochtitlán subsiste!” [2]

tomatenochtitlan

Pero de aquí en adelante el cántico de los famélicos, enfermos y agotados sobrevivientes solo podría expresar:

“El llanto se extiende, las lágrimas gotean allí en Tlatelolco.

Por agua se fueron ya los mexicanos;

semejan mujeres; la huída es general.

¿Adónde vamos?, ¡oh amigos! Luego ¿fue verdad?

Ya abandonan la ciudad de México;

el humo se está levantando; la niebla de está extendiendo… […]

Llorad amigos míos,

tened entendido que con estos hechos

hemos perdido la nación mexicana.

¡El agua se ha acedado, se acedó la comida!

Esto es lo que ha hecho

el dador de la vida en Tlatelolco…” [3]

 

Pueblo devoto a sus dioses y a sus oráculos, ahora era abandonado por ellos. De nada habían servido los numerosos y constantes sacrificios para mantener el orden cósmico del quinto sol.

Más de 50,000 mexicas murieron como consecuencia de la peste declarada al no haber tierra suficiente donde enterrar sus muertos y de disentería y otros 15,000 fueron ejecutados por los aliados indígenas, que así cobraban las afrentas sufridas.

La noticia de la caída de México-Tenochtitlán sacudió a todo el mundo indígena, trayendo una cadena de rendiciones y vasallajes hacía los conquistadores.

 

Sometimiento y explotación de la población indígena

 

Al final, incluso los pueblos aliados de los españoles fueron vistos como vencidos y sometidos a grandes tributos.

Si bien los primeros conquistadores españoles se maravillaron con la ciudad de México-Tenochtitlán, a la que compararon con Venecia; con el zoológico de Moctezuma Xocoyotzin, con el gran mercado de Tlatelolco, con la civilidad de los mexicas y su organización; los que arribaron con posterioridad negaron incluso la falta de razón a los indígenas con tal de esclavizarlos. Así lo narra Bernal Díaz del Castillo: “…y como en aquel tiempo vinieron de Castilla y de las islas muchos españoles pobres y de gran codicia, y caninos y hambrientos por haber de riquezas y esclavos, tenían tales maneras que se erraban los libres…” [4]

“A ocho años de la conquista, 1529, el primer obispo de México, fray Juan de Zumárraga confirmó esto y se lo informó al rey emperador Carlos V; con lujo de detalles, le decía: “innumerables indios que los hacen trabajar como esclavos sin perdonarles fiestas ni darles un puño de maíz que coman, haciéndoles traer todos los materiales acuestas y comprarlos por sus propias haciendas”. Fray Juan de Zumárraga cuenta más de 20 cargas de navíos, repletas de esclavos indígenas. A tal punto estaba la situación que los mismos indígenas procuraron además de huir a los montes, no tener más hijos, como lo siguió informando Zumárraga, el obispo “los indios naturales de ella se han propuesto y tomado por mejor remedio y así está mandado entre ellos por sus mayores que despueblen sus pueblos y casas y se vayan a los montes y que ninguno tenga participación con su mujer por no hacer generación que a sus ojos hagan esclavos” […]

 

Lo peor estaba ocurriendo: el suicidio. Los esclavistas ya habían tenido experiencia de que su “mercancía” se suicidaba, por lo que al embarcar a los indígenas para ser esclavos en las islas se les ataba al mástil, para evitar mermas a su comercio, fray Juan de Zumárraga denunció este crimen: “aquellos pobres indios, vasallos de Vuestra Majestad que de la tierra han sacado […] se han ahogado, y así lo hicieran todos si no los guardasen, velasen y aprisionasen los españoles porque no se matasen”.[5]

La población indígena estaba siendo diezmada rápidamente, ya que de 25 millones que había al momento del arribo de los españoles, para ésta época llegaban a ser cerca de 17 millones.

“Para el indígena el mundo, su mundo, se desplomaba delante de sus propios ojos, todo se derrumbaba; todo se hacía nada. Los indígenas eran testigos de que sus dioses en nada habían valido, ¿dónde estaban, en dónde se encontraban ahora que tanto los necesitaban? ¿Dónde estaba el enérgico y recio Huitzilopochctli que tantos sacrificios humanos exigió a cada momento, dónde estaba aquél que era alimentado por los corazones y la sangre de sus hijos? ¿Dónde estaba aquél dios que supuestamente los guiaba con brazo cósmico? Entonces era cierto, luego era verdad, los dioses también habían muerto.

Uno de los claros signos del estado de trauma que sufría el pueblo indígena fue la embriaguez […]. Ante los hechos una asombrado Motolinia declaraba como los indios “no querían entender otra cosa sino en darse a vicios y pecados” […] “Parece que el demonio a río revuelto introdujo las beoderas y se tomó licencia general que todos pudieran beber hasta caer, y los hombres volverse como brutos, de manera que como cesó la autoridad y poder de los jueces naturales para ejecutar sus oficios, cada uno tuvo licencia de hacer lo que quiso y de irse tras su sensualidad. No iba a ser fácil dignificar a este ser humano abatido, destruido, desmoronado, ante la catástrofe no sólo cultural sino esencialmente religiosa en la que había puesto toda su confianza y era la razón y el sentido de toda su existencia […]

Otro problema y grave trauma fue el mestizaje; al inicio los indígenas entregaban a sus hijas y hermanas a los “dioses” españoles, pero al final, tampoco ellos amaban a los engendrado pues era producto de violación. Los españoles, aunque embarazaron a infinidad de muchachas indias, simplemente ignoraron a sus propios descendientes. Condenándolos a ser parias, dolorosamente inadecuados y rechazados por los dos mundos que les habían dado el ser”. [6]

La casi imposible evangelización

Los_doce_apóstoles_de_MéxicoCon Cortés, habían venido únicamente el sacerdote Juan Díaz y el mercedario Bartolomé Olmedo. En mayo de 1524 arribaron los doce primeros «Franciscanos de la Observancia». Una corazonada del Ministro General de la Orden franciscana, Francisco de Quiñones, asumida por el mismo Romano Pontífice, en 1524, le impulsó a enviar a Indias «un prelado con doce compañeros, porque éste fue el número que Cristo tomó de su compañía para hacer la conversión del mundo» entre ellos se encontraba Toribio de Benavente, que sería conocido como “Motolinia” (pobre), aunque el calificativo se aplicaba a los doce misioneros.

“Para Hernán Cortés era importante llamar a más religiosos para la evangelización de los nuevos pueblos, ya que desde su “carta de Relación” del 15 de octubre de 1524, había pedido que enviara religiosos y que no enviara obispos del clero diocesano pues, a éstos les gustaba sólo la pompa y el formalismo, y no eran los mejores modelos cristianos”. [7]

Hay que reconocer que España envió al Nuevo Mundo lo mejor que tenía en materia religiosa, es decir, no envió al clero diocesano, sino a predicadores de las dos órdenes religiosas recientemente creadas que buscaban la reforma de la iglesia Católica. Franciscanos y dominicos, en número de 12 por cada una. Los dominicos arribarían en 1526. Sin embargo existía el problema del desconocimiento de la lengua náhuatl y la diversidad de lenguas y dialectos existentes, además de la vastedad del territorio y lo numeroso de la población indígena. No obstante, se repartían animosamente los pueblos, tan distantes que su labor era extenuante. Para 1531 había ya cerca de cuarenta evangelizadores, que obviamente eran insuficientes.

El primer obispo y arzobispo de México, fue el fraile franciscano Juan de Zumárraga, de origen vasco. Conoció en 1927 a Carlos V, en una visita que este hizo al convento de Abrojo y en dónde el emperador quedo impresionado por la pobreza e intelectualidad del guardián del convento, por lo que al requerirse un obispo para la gran ciudad de México, presentó como obispo a Zumárraga, precisamente un 12 de diciembre de 1527, ¿acaso un presagio del acontecomiento guadalupano?

La Primera Audiencia

Como Cortés se dedicó a explorar y conquistar nuevos territorios, nombró gobiernos provisionales que fueron nefastos, por lo que en España se designó una Audiencia presidida por Nuño de Guzmán y cinco oidores, para gobernar la Nueva España.

Juan-de-ZumarragaCoincidentemente con los oidores, se embarcó fray Juan de Zumárraga, en el puerto de Sevilla en agosto de 1528, arribando a costas mexicanas el 6 de diciembre de 1528. Zumárraga en ese momento era sólo obispo, pero necesitaba el reconocimiento papal que obtuvo de Clemente VII en 1530, aunque fue consagrado hasta 1933. Esta situación le restó en un principio autoridad muy necesaria, ya que a su cargo reunía el de “Protector de los indios”.

A fin de tener el control absoluto de la nueva colonia la Primera Audiencia se lanzó contra Cortés, levantándole todo tipo de acusaciones y apropiándose de sus bienes, pero como los misioneros y el nuevo obispo eran un obstáculo en sus desmedidas ambiciones, también contra ellos levantaron infundios y acusaciones ante la Corona.

Además pretendieron convencer al rey de que los indígenas eran “gentes sin razón”, seres bárbaros y sin alma.

Zumárraga inició el ejercicio de su ministerio, reuniendo a los indígenas, diciéndoles que el rey lo había nombrado su protector, por lo que castigaría a quienes les hicieran daño. Esto le ocasionó una fuerte amonestación por parte de la Audiencia que le recordó que sólo era obispo postulado, que a los indios sólo les diera la doctrina, que no se metiera a protector y que si algún indio se quejaba sería ahorcado. La audiencia también acosaba y amenazaba a los franciscanos. En una celebración presidida por el obispo de Tlaxcala, fray Antonio Ortiz fue agredido por gente de Guzmán, cuando lo increpaba por ultrajes a la Iglesia. Era común que fueran raptadas las doncellas que buscaban refugio en los templos.

La primera suspensión de cultos en México

La falta de respeto contra el asilo en los templos fue la gota que derramó el vaso: estando en custodia (por defender a Cortés en su juicio de residencia), en el convento de San Francisco, Cristóbal de Angulo, clérigo de la Corona y García de Llerena, criado de Cortés, la noche del 4 de marzo de 1530 fueron sacados con violencia, procediéndose a atormentarlos. Los obispos de México y Tlaxcala se organizaron con sus comunidades de franciscanos y dominicos para realizar una procesión de silencio con cruces enlutadas pidiendo el regreso de los reos. El oidor Delgadillo con lanza en mano arremetió contra la procesión y la lanzó contra Zumárraga. La lanza le pasó por debajo del brazo.

El Obispo Zumárraga, ante la actitud de los oidores, los puso “en entredicho” y amenazó con extenderla a la ciudad y decretar la “cesación a divinis”, sin embargo al día siguiente procedieron a ahorcar y descuartizar a Angulo y a Llerena le dieron 100 azotes y le cortaron un pie. Zumárraga procedió a la “cesación a divinis” y excomulgó a los miembros de la Primera Audiencia. Los franciscanos que eran los más agraviados, decidieron salir de la Ciudad de México dirigiéndose a Texcoco “dejando el sagrario abierto los altares desnudos, el púlpito y bancos trastornados: en suma la iglesia yerma y despoblada.”[8]

Ante este panorama es que desesperado fray Juan de Zumárraga escribía a Carlos V: “Asimismo me parece es bien informar a Vuestra Serenísima Majestad de lo que a la fecha en ésta pasa, porque es cosa de tanta calidad, porque si Dios no provee con remedio de su mano está la tierra en punto de perderse totalmente, humanamente era ya imposible, sólo Dios podría saca adelante a esta nueva tierra.” [9]

Los comunicados del valiente obispo Zumárraga, el buen juicio del rey y del Consejo de Indias llevaron a la disolución de la Primera Audiencia, nombrándose una Segunda Audiencia conforme a cédula real fechada el 12 de enero de 1530. Ésta estaba formada por hombres honestos honorables y competentes como eran el obispo Sebastián Ramírez de Fuenleal, Francisco Ceinos, Alonso de Maldonado y Vasco de Quiroga como oidores. No obstante los nuevos oidores arribaron hasta enero de 1531.

La respuesta de diciembre de 1531

virgendeguadalupeEs en el período de Adviento, es decir, de preparación de la venida de Jesucristo, en el que su madre, María, nombre judío que une al árabe de Guadalupe, se aparece preñada –único caso de aparición de la Virgen esperando a su hijo-, que no se da en otras apariciones y vestida con el manto color turquesa propio de un rey o emperador, habla en náhuatl, al macehual Juan Diego y le deja gravada su imagen en su tilma, imagen que es un perfecto códice, el cual los pobladores del Anáhuac fácilmente podían entender, y lo entendieron y lo difundieron, primeramente el forma oral y después tal vez en forma de códices ya que no les era fácil hacer una pintura al estilo europeo.

Que la población indígena encontró una nueva razón de vivir, un nuevo sentido a su vida, es un hecho. Se estima que las conversiones al cristianismo fueron de ocho a nueve millones en tan sólo siete años. Los frailes no se darían abasto para bautizar a tantos indígenas que querían abrazar el cristianismo.

En la siguiente década la población indígena empezaría nuevamente a aumentar, y los mestizos empezarían a ser aceptados, constituyendo la base de una nueva nación.

“Entre el 29 de mayo y el 2 de junio de 1537 el papa Paulo III dio tres documentos históricos, mismos que hizo entrega al dominico fray Bernardino Minaya que los había gestionado. El primero es conocido como «Pastorale Officium» (29-V-1537) y está dirigido al cardenal Juan Pardo de Tavera, arzobispo de Toledo, nombrándolo ejecutor de la encíclica «Sublimis Deus» (tercer documento), esto es, para que impidiera la violación de los derechos fundamentales de los indios. El segundo documento es la bula general u orden formal, llamada «Altitudo divino consillii» (La profundidad del plan divino) (1-VI-1537), que se trata de una constitución pastoral, decretándose la admisión del indio al bautismo y al matrimonio cristiano, y que regulará a la nueva Iglesia indiana. Finalmente, el 2 de junio de 1537 se promulgó la encíclica «Sublimis Deus», verdadera Carta Magna de los indios.

Este documento declara: “conociendo que aquestos mesmos indios, como verdaderos hombres… determinamos y declaramos que los dichos indios y todas las demás gentes que de aquí adelante vinieren a noticia de los cristianos, aunque estén fuera de la fe de Cristo, no están privados ni deben serlo de su libertad ni del dominio de sus bienes, y que no deben ser reducidos a servidumbre…”.”[10]

“Non fecit taliter omni nationi”

El 25 de mayo de 1754, el Papa Benedicto XIV después de contemplar extasiado una copia auténtica de la Guadalupana, pintada por Don Miguel Cabrera,luego de examinarla con atención, con lágrimas en los ojos pronunció una frase del salmo 147, 20 que se ha perennizado: “non fecit taliter omni nationi” “no hizo cosa igual con otra nación”.

 

[1] Eduardo Chávez Sánchez, La Verdad de Guadalupe, Litográfica FCA, S,A. de C.V., 3ª.edición, México, 2012

[2] Miguel león Portilla, Visión de los vencidos, UNAM, México, 1982

[3] Miguel león Portilla, op.cit.

[4] Bernal Díaz del Castillo, Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, Ed.Porrúa, México, 1999

[5] Eduardo Chávez Sánchez, op.cit.

[6] Eduardo Chávez Sánchez, op.cit.

[7] Eduardo Chávez Sánchez, op.cit.

[8] Joaquín García Icazbalceta, Don Fray Juan de Zumárraga primer Obispo y Arzobispo de México, Ed.Espasa Calpe, México, 1952

[9] Carta de fray Juan de Zumárraga al Rey de España, en Eduardo Chávez Sánchez, op.cit.

[10] Jesús Antonio de la Torre Rangel, El Reconocimiento del “Otro”: Raíz de una Concepción Integral e Histórica de los Derechos Humanos, Revista Vínculo Jurídico N° 18, abril, 1994

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

92 comentarios en «La década que decidió el futuro de México (1521-1531)»
  1. Wonderful story, reckoned we could combine a handful of unrelated data, nonetheless definitely really worth taking a look, whoa did one study about Mid East has got extra problerms too

  2. we prefer to honor quite a few other world wide web web-sites on the net, even when they arent linked to us, by linking to them. Under are some webpages really worth checking out

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *