fbpx

isis 01CIUDAD DE MÉXICO, 17 de noviembre (Al Momento Noticias).- La brutalidad del Estado Islámico y de otras organizaciones terroristas es impactante y horrorosa – decapitaciones, ataques suicidas, matanzas de prisioneros y mujeres forzadas a la esclavitud sexual. ¿Qué hay detrás de toda esta barbarie?

Los titulares sobre el Medio Oriente en estos últimos meses han sido horrorosos — la decapitación de rehenes estadounidenses y británicos, miles de prisioneros capturados y luego ejecutados, mujeres forzadas a ser esclavas sexuales de por vida (o vendidas para tal propósito), niños brutalmente asesinados y comunidades forzadas a morir de hambre o masacradas a sangre fría por rehusarse a cambiar de religión; y recientemente los atentados del 13 de noviembre en Francia.

Al respecto, Scott Ashley publica en Las Buenas Noticias que, la respuesta es simple: quienes están detrás de estos horrores comparten un denominador común y admiten sin ningún remordimiento que llevan a cabo lo que su religión –el islam– les ordena.

Y aunque es cierto que muchos musulmanes son pacíficos y se sienten igualmente horrorizados por estos eventos, solo tenemos que analizar las palabras de los perpetradores de tales atrocidades para comprender sus motivos. Ellos declaran orgullosamente y sin ambages que están haciendo lo que su religión les dice.

¿Una religión de paz? Islam: La única religión verdadera y suprema

isis 04¿Cuáles son algunas de las enseñanzas del Corán que están llevando a la violencia y la matanza alrededor del mundo? La explícita instrucción del Corán es que el islam es la única religión verdadera y suprema, y que eventualmente el mundo entero estará bajo el gobierno islámico.

Veamos lo que dicen algunas de las suras (o capítulos) del Corán.

Por ejemplo, la sura 61:9 dice: “Él [Alá] es quien ha enviado a Su Mensajero [Mahoma] con la Guía y la religión verdadera [Islam] para que prevalezca sobre todas las religiones, aunque ello disguste a los idólatras”. En el Corán, el término “idólatras” se refiere a aquellos que no practican la religión islámica, incluyendo a cristianos y judíos.

En concordancia con esta creencia sobre la supremacía del islam, la sura 2:193 es enfática al dar esta orden:

“Combatidlos hasta que cese la sedición y triunfe la religión de Allah”. En el Corán, “sedición” alude a toda religión que no sea el islam, lo que incluye al cristianismo, al judaísmo y a cualquier otro sistema de creencia. Para aquellos que siguen lo que dice este versículo y los preceptos de Mahoma –y hay millones que lo hacen–, si usted no adora a Alá, es considerado un idólatra y un blanco legítimo para ejecutar esta orden.

Yihad— la guerra santa en contra de los no creyentes

isis 02Si el islam está destinado a convertirse en la única religión suprema y verdadera en el mundo, según enseña el Corán, ¿cómo se debe alcanzar esa meta? La respuesta es la yihad o guerra santa. El Corán ordena que el islam se propague mediante la violencia y la conquista. Este libro contiene literalmente decenas de instrucciones semejantes, pero citaremos solo unas pocas:

Sura 9:5: “Mas cuando hayan pasado los meses sagrados… matad a los idólatras dondequiera les halléis, capturadles, cercadles y tendedles emboscadas en todo lugar”.

Sura 9:73: “¡Oh, Profeta! Combate a los incrédulos y a los hipócritas, y sé severo con ellos. Su morada será el Infierno. ¡Qué pésimo destino!”

Sura 9:123: “¡Oh, creyentes! Combatid a aquellos incrédulos que habitan alrededor vuestro, y que comprueben vuestra severidad. Y sabed que Allah está con los piadosos”.

Samuel Huntington, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard, escribió en 1997 un libro llamado “El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial”. En él se refiere a la desproporcionada participación de los musulmanes en la guerra y el terrorismo alrededor del mundo, y a raíz de ello acuñó la frase “las fronteras sangrientas del islam”. En aquel momento, mucho antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001, él no tenía idea de cuán profética sería esa frase.

En el libro “Religion, Culture and International Conflict: A Conversation (Religión, cultura y conflicto internacional: Una conversación, Michael Cromartie, 2005)”, el profesor Huntington escribió: “Aunque grupos de todas las religiones han participado en diversas formas de violencia y terrorismo, las cifras dejan en claro que en la década pasada los musulmanes han estado involucrados en muchas más actividades de este tipo que la gente de otras religiones.”

“Si usted echa una mirada al mundo islámico, verá que en la década de 1990 los musulmanes estaban luchando contra los no musulmanes en Bosnia, Kosovo, Macedonia, Chechenia, Azerbaiyán, Tayikistán, Cachemira, Indonesia, las Filipinas, el Medio Oriente, Sudán, Nigeria, y otros lugares. Además, los musulmanes han estado luchando entre ellos mismos” (p. 5).

isis 03Él hace notar que los musulmanes estuvieron involucrados en 23 de los 32 conflictos armados en el año 2000. Hoy en día las cifras son similares. Un rápido vistazo al mapa mundial muestra que casi todas las guerras del mundo se están llevando a cabo alrededor de las fronteras del mundo musulmán, donde el islam está expandiéndose y combatiendo a los no musulmanes. Mientras que la Biblia nos enseña a amar a nuestros semejantes (Levítico 19:18; Mateo 22:39), el Corán les dice a los musulmanes que peleen contra ellos: “Combatid a aquellos incrédulos que habitan alrededor vuestro”.

Vale la pena además destacar que en cuanto a sus doctrinas sobre el más allá,  muchos musulmanes creen que la única forma segura de entrar en el paraíso es convertirse en mártires que luchan por el islam.

Esta creencia proviene de la sura 22:58-59: “A aquellos que emigraron por la causa de Allah, luego murieron o cayeron por ella, ciertamente Allah los proveerá con un bello sustento [en el paraíso], y él es el mejor de los sustentadores. Les introducirá en el Paraíso y ello les complacerá, y en verdad, Allah es Omnisciente, Tolerante”.

De acuerdo a la forma de pensar islámica, un mártir tiene garantizado un lugar en el paraíso apenas derrame su primera gota de sangre; y cuando muera, 72 hermosas doncellas, vírgenes y de ojos oscuros, estarán esperándolo para ser sus compañeras perpetuas en el paraíso. Esta es una de las razones por las que tantos jóvenes musulmanes están dispuestos a morir como hombres-bomba: porque tienen garantizada la entrada al paraíso apenas se hagan estallar, ya que están muriendo por causa de la yihad.

El Corán dice además que Alá castigará a aquellos que no se involucren en la yihad como él ordena. La sura 9:39 advierte: “Si no salís a combatir os azotará un castigo doloroso [en esta vida y en la otra], y Allah os substituirá por otro pueblo”. En otras palabras, si usted es musulmán y no participa en la yihad, será castigado y Alá escogerá a otra persona para que luche en su lugar.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *