fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de  noviembre (Al Momento Noticias).- Ante el problema del abasto de agua en la Ciudad de México, el sistema de captación de agua pluvial, Isla Urbana, se consolida como una respuesta a la escasez de este vital líquido en zonas urbanas.

maxresdefaultSe trata de una empresa social y asociación civil dirigida por Enrique Lomnitz, en la que participan ingenieros, diseñadores industriales, antropólogos, urbanistas, lingüistas y plomeros.

El sistema de captación de agua de lluvia nació como un proyecto escolar, mientras Lomnitz estudiaba en la Rhode Island School of Design, en Estados Unidos. Ya en México, con sólo cinco mil pesos en la bolsa y mucha determinación emprendió esta empresa.

“Es un sistema muy sencillo y económico, lo mejor es que las casas en México cuentan con cisternas, bombas y tinacos. Lo que nosotros hicimos fue diseñar un sistema que conecta el techo con esos componentes, a través de filtros. Cuando llueve tienes tu cisterna llena de agua limpia y filtrada”, comentó Lomnitz.

Por este proyecto, Enrique Lomnitz fue nombrado Innovador del Año menor de 35 años, en 2013,  que cada año entrega el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), a través del Technology Review en Español.

Cómo funciona

El sistema consta de cinco pasos: se escoge una sección o todo el techo de la casa, por lo que la zona debe estar limpia y despejada. El agua corre por captadores o canaletas hacia un módulo, que contiene un primer filtro, el cual elimina las hojas y otras basuras grandes que pueda llevar el agua.

colecta2Después, pasa a un segundo filtro, llamado Tlaloque, que intercepta la parte más contaminada del agua y envía sólo aquella más limpia a la cisterna, a través de un reductor de turbulencia, el cual evita que el líquido levante los sedimentos que están en el fondo de la cisterna, éste es el paso tres.

La pichancha flotante es la cuarta etapa del sistema y a través de ésta se hace uso del agua más limpia.

En el quinto paso, la bomba de la cisterna envía el agua hacia un filtro que elimina sedimentos, mediante el uso de carbón activado que quita químicos.

El agua pasa finalmente al tinaco, desde donde se distribuye a la casa para riego, limpieza, baños, regaderas y lavabos. Eso sí, el agua captada por este sistema no es apta para beber.

El sistema modular y su instalación tienen un costo de  seis mil 500 pesos, y  cuatro mil 500 pesos sólo el puro kit. Los componentes para mantenimiento se consiguen con Isla Urbana o en cualquier negocio de filtros.

A la fecha mil 300 familias de delegaciones como Tlalpan o Iztapalapa se han visto beneficiadas con este aparato, además de se ha instalado en 12 escuelas, en negocios de alto consumo de agua, como lavanderías, en comunidades indígenas rurales, incluso en uno de los hangares del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“Nuestro enfoque son las comunidades de bajos recursos, porque es ahí donde se necesita el agua, pero nuestro sistema se puede poner en una casa muy humilde como en una residencia en Las Lomas”, enfatizó su creador.

Isla Urbana fue finalista del concurso Iniciativa México, lo que le permitió acceder a una serie de apoyos financieros, de contactos y promoción.

“El proyecto ha tenido fantástica recepción. En promedio hemos sacado una de cada tres becas en las que nos inscribimos, debido a que la gente ha creído y entre más trabajamos, más podemos respaldarnos con resultados”, afirmó Lomnitz.

Entre las instituciones que los han apoyado están la Delegación de Tlalpan, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), HSBC e Iniciativa México, entre otros.

Además, en el año pasado, Enrique Lomnitz fue el ganador de la duodécima edición del Premio “Visionaris” que otorgan el banco UBS y Ashoka.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *