sábado, abril 13, 2024

ISEGORÍA: Un presupuesto en cada hijo te dio

SergioGómez Montero*

Atrocesciudadelas sucias y derramadas,

deviviendas como hongos; latones, bolsas, zanjas

R.González Tuñón: “Villa Amargura”

Sin duda, en la medida que los días pasan crece la oposición del descontento en contra del quehacer gubernamental del régimen actual, pues se está ahora en los momentos críticos del plan inicial de gobierno y sobre todo del presupuesto, en contra de los cuales evidentemente los opositores a AMLO se iban a levantar con todo y no iban a quedar contentos con nada (léase, al respecto, el muy interesante ensayo de Sabrina Morán de la Universidad de Buenos Aires de este año, titulado: “Carta Abierta: sociabilidad intelectual y discurso político”, en donde se encuentran lecciones múltiples que ayudan a entender lo que hoy pasa en el país). Por ejemplo, ¿a quién de nuestros académicos universitarios le iba a gustar, como inicialmente se planteó, la reducción del presupuesto de varias universidades del país? O de 1,000 millones de pesos del presupuesto de cultura en gasto corriente, que todos los que nos movemos en esa área sabemos que iba al cenagoso terreno de los moches. U otros movimientos presupuestales cuyo origen era sólo el pésimo manejo que desde el 2000 se hizo de los dineros públicos de que dispusieron los gobiernos del PAN y del PRI.

Aunque tener la paciencia de Job no se le puede recomendar a nuestros contrincantes de clase, cuando para nosotros es difícil entender por qué (hablo aquí con conocimiento de causa) cien universidades, en lugar de fortalecer el sistema universitario actual diseñando inicialmente una redistribución de tareas previo al paso de crear nuevas instituciones en lugares en donde realmente hicieran falta o por qué crear una nueva carrera magisterial, sabiendo de antemano que así los sindicatos (todos igual: la misma gata pero revolcada) se frotan las manos de contento.

Es cierto, el presupuesto como lo han dicho expertos de nuestro mismo bando (Boltvinik) hace concesiones que de ninguna manera debieron haberse hecho a quienes desde fuera del país dominan los mercados capitalistas. Jugar con esa lógica nos puede conducir a situaciones similares como las que hundieron a los gobiernos de Lula, Rousseff, Fernández o Correa, quienes nunca pudieron controlar la economía de sus países al no poderse desprender de esa lógica, en lugar de seguir los consejos de Varoufakis, Piketty o Amín, quienes hacen mínimas concesiones a esa lógica y plantean, por el contrario, posibilidades de salir adelante con ofertas de desempeño presupuestal mucho más equilibrado que lo previsto por los cerrojos y candados de la lógica del mercado seguida aparentemente por Urzúa y su compañía tecnocrática, tan abiertamente aplaudida por los capitanes empresariales de Coparmex, CCE y otros sindicatos empresariales.

También aquí cabe una pregunta más y que tiene que ver con el perdón otorgado indistintamente a todos los corruptos del país, cuyas deudas con el mismo son extremas, todas ellas cobrables y por ende pudieran aportar en lo inmediato recursos que mucha falta hacen al Presupuesto 2019. Y no sólo eso, sino que, dígase a Kiko Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California, que no nos paga a los maestros jubilados de la entidad (a pesar de que disponía de los recursos a tiempo y quién sabe qué hizo con ellos) se le van a adelantar las participaciones federales que ya se le habían entregado sin haber justificado su uso adelantado. Y sí, claro, sorprende que una de las constructoras de Manlio Fabio Beltrones trabaja a todo lo que da, desde hace tres años, reparando la carretera escénica Tijuana-Ensenada, mientras en Puebla, luego de que el tribunal federal electoral le cubrió la evidencia de los fraudes electorales que la llevaron al poder Martha Erika Alonso trabaja arduamente en cubrir los fraudes de su esposo, Rafael Moreno Valle, y de Toni Gali, el gobernador que la precedió, a ciencia y paciencia de los poblanos, que no saben cómo es que allí, en Puebla, se lava dinero con tanta impunidad.

¡Así pues cómo!

*Profesor jubilado de la UPN

gomeboka@yahoo.com.mx

Artículos relacionados