fbpx

ARIZONA, 12 de noviembre, (Al Momento Noticias).- Rosa Imelda Robles Loreto, una indocumentada mexicana que permaneció refugiada dentro de una iglesia en  Arizona por más de un año, para evitar ser deportada, abandonó el santuario tras llegar a un acuerdo con las autoridades migratorias.

Rosa Imelda y su esposo Gerardo Grijalva se abrazan después de que ella abandonara su refugio.
Rosa Imelda y su esposo Gerardo Grijalva se abrazan después de que ella abandonara su refugio.

Margo Cowan, la abogada de Robles, aseguró que el acuerdo es de carácter confidencial y que se logró gracias a cartas de personas y medios apoyando a la mexicana, los cuales ayudaron a ejercer presión sobre la Oficina de Inmigración y Aduanas.

“Ella está bien, está protegida y no tiene nada de qué preocuparse”, dijo Cowan en declaraciones este jueves al periódico Arizona Daily Sar.

“Esto es una cosa maravillosa”, dijo Robles, al salir de su refugio la noche del miércoles.

Robles tomó asilo en una iglesia presbiteriana después de que se emitiera una orden de deportación en su contra, tras ser detenida por una infracción de tránsito en Arizona.

Dado que no podría regresar de manera legal a Estados Unidos, la madre de dos niños decidió refugiarse dentro del templo.

Las iglesias, hospitales y escuelas son considerados “zonas sensibles” y los oficiales de la Oficina de Inmigración y Aduanas no pueden realizar aprehensiones en ellas.

La inmigrante, acompañada por su esposo y sus dos hijos, agradeció a quienes la apoyaron a lo largo de los 15 meses que permaneció en el templo, incluyendo a más de nueve mil familias y negocios de Tucson, que colocaron letreros de: “Estamos con Rosa” en sus propiedades.

AMN.MX/gev

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *