fbpx

MADRID, 11 de enero (Al Momento Noticias).- La hermana menor de Felipe VI, Cristina de Borbón, y su marido, Iñaki Urdangarin se sentaron en el banquillo de los acusados por el “caso Nóos”, en un juicio histórico en el que, por primera vez desde la restauración de la monarquía en 1975, un miembro de la familia real española afrontará cargos penales.

1452500975_195094_1452503486_album_normalLa infanta Cristina, de 50 años, está acusada de dos delitos de evasión fiscal que suponen una pena máxima de ocho años de cárcel, por supuestamente financiar su lujoso estilo de vida con fondos que su esposo recibió de una presunta trama de malversación de fondos públicos destinados a conferencias y eventos deportivos.

Cristina se sentó en el banquillo junto con otras 17 personas, incluido su esposo, el medallista olímpico de balonmano reconvertido en empresario Iñaki Urdangarin.

Él afronta el cargo más grave: utilizar su título de duque de Palma para malversar unos 6 millones de euros (6,5 millones de dólares) en contratos públicos a través del Instituto Nóos, una organización sin ánimo de lucro que dirigía con otro socio.

A su llegada, ni Cristina ni su marido hicieron declaraciones a las docenas de periodistas reunidos a su llegada al lugar del juicio, una sala de tribunal improvisada en Palma de Mallorca.

Había una estricta seguridad en torno al edificio, después de que miles de manifestantes contrarios a la monarquía celebraron ruidosas protestas en 2014 mientras Cristina respondía a preguntas de un juez instructor sobre el caso.

Incluso, las autoridades detuvieron a un manifestante con una bandera republicana poco antes de que la infanta llegara al lugar en un automóvil con cristales polarizados.

Por el número de acusados y abogados, además de periodistas que cubren el proceso, las autoridades judiciales se vieron obligadas a trasladar el juicio de la sala del tribunal a un amplio edificio a las afueras de Palma de Mallorca, que suele utilizarle para impartir cursos masivos de formación a funcionarios.

Cristina se sentó en el banquillo junto con otras 17 personas, incluido su esposo
Cristina se sentó en el banquillo junto con otras 17 personas, incluido su esposo

El caso involucra 89 delitos supuestamente cometidos por los sospechosos.

Según datos de la fiscalía, Urdangarin y su ex socio Diego Torres lograron 3.5 millones de la administración pública valenciana, 2.5 millones de la balear y 114 mil euros en donaciones simuladas del Ayuntamiento de Madrid.

El cuñado de Felipe VI y Torres se valían presuntamente de un entramado formado por empresas de su propiedad que drenaban el dinero.

Cristina de Borbón era titular con su marido de Aizoon, la compañía que usó Urdangarin para desviar supuestamente los fondos. La defensa de la infanta alega que ella estaba al margen de la dirección y que “se limitó a rubricar sin pedir explicaciones” los documentos que le presentaron. Aunque la infanta está imputada en la trama de corrupción todavía puede librarse del juicio.

Durante su comparecencia a puerta cerrada en 2014, Cristina negó tener conocimiento de las actividades de su marido y un fiscal recomendó que se la sancionara solo con una multa, pero un juez decidió que podía ser procesada por evasión fiscal en 2007 y 2008.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *