fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de abril (Al Momento Noticias).- El riesgo de sufrir enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular (ACV) se eleva si la persona mantiene un estilo de vida solitaria y aislada, refiere una investigación británica publicada en la revista Heart.

SoledadDestaca que el aislamiento social aumenta el  riesgo en más o menos 30 por ciento, ejerciendo el mismo nivel de influencia sobre la salud cardiaca que factores de riesgo como la ansiedad y el estrés laboral.

Nicole Valtorta, investigadora del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de York y líder del proyecto, puntualizó que “abordar la soledad y el aislamiento social podría tener un rol importante en la prevención de dos de las principales causas de mala salud y mortalidad en todo el mundo”.

Lamentó que solo se le da importancia a factores de riesgo como la obesidad y la inactividad física, “pero aún no lo hacemos con el aislamiento social y la soledad; los datos de nuestro estudio respaldan que nos lo tomemos en serio”.

Sin embargo, Valtorta dejó claro que el estudio no pudo probar que la soledad y el aislamiento social provocaran los problemas cardiacos o los ACV, lo que sí pudo hacer es señalar  que existía una asociación.

“Pero si ponemos los hallazgos del estudio en contexto, lo que encontramos es comparable en tamaño con el efecto de otros factores de riesgo psicosociales, como la ansiedad y la presión laboral. Los esfuerzos de prevención de la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular podrían beneficiarse al tomar en cuenta el aislamiento social y la soledad”, resaltó la especialista.

Para llegar a la conclusión anterior, Valtorta y sus colaboradores analizaron datos de 23 estudios ya publicados que, en total, incluyeron a más de 180 mil adultos, de los cuales más de cuatro mil 600 sufrieron ataques cardiacos, angina o murieron, y más de tres mil padecieron ACV.

Al observar los datos agrupados, los expertos notaron que la soledad y el aislamiento social se asociaban con un aumento de 29 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco o angina, y un aumento de 32 por ciento en el riesgo de ACV.

Al respecto, Julianne Holt-Lunstad, profesora asociada de psicología y neurociencia de la Universidad de Brigham Young y coautora de un editorial que acompañó al estudio publicado, sostuvo que los hallazgos apuntan a que la soledad y el aislamiento social deben tomarse en serio en toda la medicina, desde la educación médica hasta las directrices y la atención sanitaria.

Recordó que existen evidencias firmes de que tener un contacto regular con relaciones positivas y de respaldo resulta beneficioso, por lo que “sacar tiempo para fomentar y nutrir las relaciones existentes es un buen comienzo”.

Holt-Lunstad apuntó que la soledad también puede tener una influencia directa sobre procesos fisiológicos que son relevantes para la salud, y para el corazón, ya que ésta lograría aumentar la presión arterial y la inflamación, que a su vez, incrementa el riesgo de aterosclerosis (endurecimiento de las arterias) y de ataque cardiaco”.

“Dado que el efecto de las conexiones sociales sobre el riesgo de enfermedad cardiaca y el ACV y muerte es equivalente a, y en muchos casos supera al de otros factores como el tabaquismo leve, la obesidad, la hipertensión y la calidad del aire, debemos comenzar a tomarnos la conexión social seriamente para nuestra salud”, sentenció la especialista.

AMN.MX/fh/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *