fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero (Al Momento Noticias).- Pese al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que incrementó el precios de las bebidas azucaras, no se ha reducido los patrones de consumo de refrescos, sostiene el estudio “Los Efectos sobre el bienestar de la política de impuestos sobre alimentos y bebidas con alto contenido calórico”, efectuado por El Colegio de México (Colmex).

refrescosEl director del Centro de Estudios Económicos del Colmex, José Romero Tellaeche señaló que desde 2014, cuando entró en vigor el nuevo impuesto a las bebidas azucaradas,  “las poblaciones con ingresos más bajos no han variado su consumo, pero sí ha implicado una pérdida en su poder adquisitivo de productos de la canasta básica”.

Añadió que la efectividad de los instrumentos fiscales para cambiar los patrones de consumo de bienes que podrían afectar la salud no ha sido probada de manera concluyente.

En rueda de prensa y durante la presentación del estudio, el investigador Romero Tellaeche  refirió que tan sólo en 2014, los consumidores pudieron comprar un 3 por ciento menos de alimentos y bebidas que en 2013, a consecuencia de los cambios de precios de estos productos.

Apuntó que entre 2012 y 2014, el consumo promedio por persona de refrescos en los hogares, se redujo sólo 5.37 mililitros diarios, especialmente en estratos de ingresos mayores, mientras que los más pobres destinaron más recursos para seguir comprando estas bebidas, “en el primer año de vida de la reforma, solo se redujo 1.9 por ciento las ventas de refresco”.

Explicó que el estudio también saco a luz que las poblaciones con ingresos más bajos no han variado significativamente su consumo desde la entrada en vigor del impuesto, pero sí ha implicado una pérdida en su poder adquisitivo de productos de la canasta básica.

Junto a los investigadores Enrique Eliseo Minor, Eneas Caldiño y Carlos Romero, el director del Centro de Estudios Económicos del Colmex recalcó que no existe un patrón general de la caída en el consumo de refrescos, esto depende de la región, composición del hogar, tamaño de localidad y estrato socioeconómico.

Dijo que para la elaboración del estudio tomaron en cuenta datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a fin de determinar si realmente se dio un cambio en los patrones de consumo de refrescos que pudiera estar asociado al incremento de precios.

AMN.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *