fbpx
l
El cádaver fue encontrado el miércoles pasado, pero hasta hoy fue identificado 

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de noviembre (Al Momento Noticias).- Jorge Julio Islas Muñoz, quien fue director de Auditoría de Obra Pública de la Contraloría General durante la administración de Marcelo Ebrard en el Gobierno del Distrito Federal, fue hallado muerto en la colonia Lomas de San Lorenzo, delegación Iztapalapa.

De acuerdo con los primeros reportes, el ex funcionario había desaparecido desde el pasado 26 de octubre, día en que sus familiares presentaron una denuncia ante la Fiscalía Antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Desde entonces no tuvieron noticias de Jorge Julio hasta que la mañana del miércoles apareció atado de pies y manos y con un disparo en la cabeza.

Las autoridades judiciales mantienen abiertas todas las líneas de investigación, incluso la actividad que desarrolló en 2007, cuando indagó irregularidades en obras públicas del sistema penitenciario capitalino.

Sin embargo, el Ministerio Público se aboca a indagar las actividades de la actual pareja sentimental del ex funcionario capitalino, quien al término de su administración retomó su profesión de litigante.

A decir de las autoridades capitalinas, la sospechosa había iniciado una relación amorosa con Islas Muñoz después de que él se separó de su esposa hace algunos meses.

La hipótesis de los investigadores establece que la mujer pudo entregar información personal de la víctima a los secuestradores para privarlo de la libertad una semana antes de ser ejecutado.

Hasta el momento, no existe evidencia de que el plagio esté vinculado con la investigación que Islas Muñoz realizó como parte de sus responsabilidades como auditor.

La necropsia integrada a la averiguación previa FAS/T2/1101/15-10 establece que la víctima falleció por un impacto de bala en la cabeza, pero antes fue golpeada ya que presenta signos de violencia.

Su muerte se suma a los hechos de violencia en la delegación Iztapalapa donde el 19 de octubre apareció un hombre amordazado, con dos disparos en la cabeza y colgado del puente de la Concordia.

Un día después el cadáver de otra víctima fue abandonado en calles de la colonia Ermita Zaragoza con un mensaje dirigido al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, para advertirle de la complicidad entre internos y custodios del Reclusorio Oriente.

Ambos casos fueron vinculados por la procuraduría capitalina, al determinar que había una disputa de dos bandas al interior del penal.

Con el hallazgo de un tercer cadáver en la Central de Abastos con signos de tortura y semicalcinado, las autoridades dispusieron de un operativo de vigilancia en todas las colonias de Iztapalapa.

 

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *