domingo, febrero 25, 2024

Guías sobre adicciones para adolescentes, padres de familia y maestros

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de marzo (AlmomentoMX).- La Secretaría de Salud, a través de la Comisión Nacional contra las Adicciones, pone a disposición de niños, jóvenes, padres de familia y profesores, seis guías informativas para detectar, prevenir y orientar sobre la atención de las adicciones como alcohol, tabaco y otras drogas.

Tres de los cuadernillos están dirigidos a niños de seis a nueve años, de 10 a 12, y padres y maestros, los otros tres: tabaco, alcohol y drogas ilegales, en enfocan en adolescentes.

Están redactados en lenguaje sencillo, directo, y responden a las dudas más comunes en torno a las adicciones, así, el de niños de 10 a 12 años titulada Yo elijo mi vida sin drogas, contiene información sobre el cuidado del cuerpo a través de hábitos saludables, desarrollo de habilidades que les permitan disfrutar más la vida y prevenir el consumo del tabaco, alcohol y otras drogas.

Señala los riesgos para la salud, los cambios en el cuerpo cuando se consume alcohol, tabaco y otras drogas y que no todo lo que se escucha sobre este tema es verdad. También orienta a los menores sobre cómo expresar lo que siente y piensa de forma positiva, a confiar en si mismo, a tomar decisiones sin que nada ni nadie lo presione y a disfrutar la vida siempre.

Las guías La neta de las drogas y algo más, la Neta del tabaco y algo más y La neta del alcohol y algo más, los adolescentes encuentran información y actividades útiles para desarrollar habilidades y estrategias para prevenir el consumo de esas sustancias.

En esta etapa de la vida los cambios, las experiencias nuevas, las dudas, los temores y las expectativas se combinan, provocando una mezcla de emociones y sentimientos. Ser adolescente implica la búsqueda de identidad y la identificación con los demás, soñar y visualizar el futuro.

En la adolescencia se incrementa el riesgo de consumir alcohol, tabaco y otras drogas; por lo que en las guías, los jóvenes encuentran las herramientas para enfrentar conscientemente el riesgo y visualizan la manera de protegerse a través de decisiones responsables y autónomas.

A este grupo de población se le sugiere valorar las capacidades de cada uno de sus compañeros y compañeras, preguntar a sus padres de familia o a profesionales de la salud siempre que tengan dudas y las veces que sea necesario, y ser respetuoso de las ideas y comentarios de los demás.

En tanto que el cuadernillo para padres y maestros Hablemos sobre el alcohol, tabaco y otras drogas encuentran la información y herramientas necesarias para el desarrollo de habilidades y estrategias para prevenir el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en adolescentes.

El consumo de estas drogas es una problemática social y de salud a nivel mundial. En la adolescencia se incrementa el riesgo de consumo, debido a la búsqueda de los jóvenes de establecer su propia identidad, lograr su autonomía y experimentar cosas nuevas.

Existe evidencia científica sobre los efectos y consecuencias individuales y sociales que provoca el uso y abuso de estas sustancias, las cuales ocasionan daños físicos, emocionales, sociales y económicos no sólo a quien las consume, sino también a las personas que están a su alrededor.

Por lo anterior, este taller está dirigido a padres de familia, así como a maestros de adolescentes entre 13 y 17 años, para que desde casa o el salón de clases les informen, motiven y hagan reflexionar sobre la importancia de mantenerse alejados(as) de las drogas.

El taller brinda información general para ambos: hace un recorrido por las características de la adolescencia, sus riesgos y algunos datos estadísticos relacionados con el consumo de drogas en esta etapa. Posteriormente, habla de las drogas, su clasificación, los efectos de su consumo en el cerebro y da una descripción detallada de las principales drogas, legales e ilegales.

Se hace una distinción entre padres y maestros. A los padres de familia, se les proporcionan estrategias de prevención, como el fomento de la comunicación dentro de la familia, la construcción de una autoestima sana, la toma de decisiones, el manejo de emociones y el desarrollo de hábitos saludables en sus hijos adolescentes.

En la parte dirigida al maestro, se describe cómo la escuela puede ser un factor de protección para evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, y fomentar conductas saludables en los alumnos. Finalmente se presentan las señales de alerta en caso de identificar un consumo y dónde acudir para solicitar ayuda profesional.

AM.MX/fm

Artículos relacionados