fbpx Frena PGR demanda de padres de familia y alumnos por una escuela digna

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de septiembre (Al Momento Noticias).- Padres de familia y alumnos en Guerrero reclamaron con una acción colectiva una secundaria de calidad en lugar de las aulas de alambre y lámina que tienen.

Sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) en representación de la Presidencia de la República impugnó la demanda al considerar que no son consumidores y reciben un servicio de manera gratuita.

Fotos: Jornadas
Fotos: Reforma

Desde hace dos años, 155 alumnos de la Secundaria Nicolás Bravo, en el municipio de Xochihuehuetlán, en la Montaña de Guerrero, reciben clases en tres aulas hechas con horcones de madera con una separación considerable, techo de láminas que se suelta cuando se presentan ráfagas de viento y palos que sostienen las láminas.

En algunas partes las aulas tienen paredes de carrizo, otras son cubiertas con sarapes, malla alambrada o telas raídas.

Como cerco tienen una barda de alambre de púas. Su suelo es de tierra y las butacas son insuficientes para los alumnos. Los pizarrones están rotos, manchados y desgastados.

A través de una Acción Colectiva en Sentido Estricto, 65 padres y 88 alumnos demandaron a la Presidencia, a la SEP, al gobernador de Guerrero y al alcalde del municipio mejores condiciones educativas.

“Creemos que la figura de Acción Colectiva en Sentido Estricto es una muy poderosa figura, y está hecha para demandar al Estado por una mala prestación del servicio público”, dijo Teresa Aguilar, abogada de Aprender Primero y representante legal de los demandantes.

Indicó que esperan que con dicho recurso se construya una escuela de calidad y se dé una indemnización a los alumnos y padres de familia para crear un fondo de mejora para la secundaria.

En tanto, la PGR indicó que se desechó la demanda al no existir un contrato entre los padres de familia y la citada escuela, por tratarse de una escuela pública que se encuentra al servicio de la comunidad y no así de una institución del sector privado.

Pese a que la escuela está en funcionamiento desde hace dos años, ninguna autoridad educativa ha revisado las condiciones en las que se encuentra el centro escolar.

Además de que en época de lluvias se dificulta su acceso, la escuela no cuenta con drenaje, agua potable, teléfono, electricidad, ni mucho menos internet.

También carece de sala de cómputo, ni computadoras, biblioteca, enfermería, áreas verdes, laboratorio, lugar destinado para que se proporcione comida a los alumnos ni para que ellos coman.

Por ello, padres de familia y alumnos decidieron acudir a los tribunales para que se les construya una escuela de calidad.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *