fbpx
Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de enero (Al Momento Noticias).- Francisco Toledo, pintor y artista plástico, es un mexicano exitoso con fama internacional, destacado por su activismo y lucha social.

Nació en Juchitán, Oaxaca en 1940, dentro de una familia de siete hermanos. Desde niño, la pintura llamaba su atención, dibujaba en los muros de su casa; y aunque en secundaria tuvo una materia que incluía pintura, escultura, música, cerámica o danza, fue hasta que se mudó a la Ciudad de México cuando inició sus estudios formales en artes.

“Fue aquí, en el Instituto de Bellas Artes, donde inicié mis estudios de pintura en compañía de otros destacados alumnos, entre otros Virgilio Gómez, quien influyó mucho en mí, ya que me contagió su gran admiración por la belleza de la ciudad de Oaxaca y me convenció de que había que luchar por conservarla”, comentó Toledo en entrevista para México desconocido.

Francisco Benjamín López Toledo es su nombre completo, pero en 1959 el galerista Antonio de Souza, quien lo apoyó a montar sus primeras exposiciones lo bautizó con el nombre artístico de Francisco Toledo.

En 1960 viajó a Europa con el interés de rodearse de los grandes pintores e intelectuales de la época.

“Tuve gran suerte en conocer al maestro Octavio Paz, quien consiguió que me admitieran en la Casa de México, asegurándome así un techo. Por esa misma época conocí a Rufino y Olga Tamayo, quienes me trataron como a un hijo. A él le gustó mi pintura y me ayudó a venderla. Olga, por su parte, trató siempre, con su afecto, de hacerme sentir en casa, lo que hacía mucho más llevadera mi soledad y nostalgia por mi país” mencionó Toledo.

Tras permanecer cuatro años viajando por Europa regresó a Juchitán; y en 1968 conoció a su esposa Elisa Ramírez con quien tuvo dos hijos, Natalia y Jerónimo.

Toledo, se distingue por ser un luchador social y apoyar a las causas ambientales y culturales. Contribuye con un grupo de ciudadanos oaxaqueños en la Fundación Pro-Oax. Y siempre busca salvaguardar el patrimonio histórico, cultural y ecológico del estado.

En 2005 ganó el Premio Nobel Alternativo que otorga la fundación sueca Right Livelihood Award por su labor en defensa del patrimonio cultural, el medio ambiente y la sociedad de Oaxaca.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Uno de sus más recientes gestos de actividad social, fue en diciembre de 2014, cuando en apoyo a los hechos ocurridos en Guerrero  elaboró junto a trabajadores del Taller “Arte y Papel” de San Agustín Etla, 43 papalotes con los rostros de los estudiantes normalistas desaparecidos.

Toledo sobresale día a día, recientemente entregó al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) un acervo que consiste en 124 mil piezas de gráfica y pintura, fotografías del Siglo XIX hasta nuestros días, grabados, libros y material audiovisual, además de 50 mil libros y siete mil fonogramas.

“Es un testimonio de amor, de compartir el trabajo de muchos, muchos años”, señaló Natalia, hija del pintor y poeta zapoteca.

AMN.MX/pp

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *