fbpx

extMADRID, 19 de junio, (Al Momento Noticias).- Un grupo de expertos alertaron que el mundo está entrando en la sexta extinción masiva y que ésta amenaza la existencia humana. La quinta se produjo hace 66 millones de años y acabó con la vida de los dinosaurios.

El profesor del Stanford Woods Institute for the Environment, advirtió que “el mundo perderá en el arco de tres generaciones, muchos de los beneficios de la biodiversidad”; mientras que Paul Ehrlich, uno de los autores del estudio, advirtió que “estamos cortando la rama sobre la que estamos sentados”.

“Science Advances” publicó un estudio en el que expertos de las universidades de Standford, UNAM y Florida, piden tomar “medidas rápidas” para conservar las especies amenazadas, sus poblaciones y hábitats; de igual forma, advierten que “la ventana de oportunidad” para hacerlo “se está cerrando con rapidez”.

Visto desde la desaparición de los dinosaurios, los científicos coinciden en que las tasas de extinción llegaron a niveles sin precedentes, sin embargo, algunos han cuestionado esa teoría al pensar que las estimaciones previas descansaban en supuestos que sobrestimaban el nivel de la crisis.

El nuevo estudio indica que incluso con las estimaciones más conservadoras, las especies de nuestro planeta están desapareciendo unas cien veces más rápido de lo que sería normal en un periodo entre extinciones masivas, conocido como “tasa de fondo”.

Gerardo Ceballos, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló: “si dejamos que esta situación continúe, la vida podría tardar muchos millones de años en recuperarse y nuestra especie podría desaparecer pronto”.

En el caso de los vertebrados, grupo con los datos y fósiles más fiables, los investigadores se preguntaron si incluso las estimaciones más bajas de la diferencia entre las tasas de fondo y la actual aún justifica la conclusión de que las personas están precipitando “un espasmo global de pérdida de biodiversidad” y la repuesta es “un sí definitivo”.

Una población humana en constante crecimiento, el consumo per cápita y la desigualdad económica han alterado o destruidos hábitats naturales; la agricultura, la explotación forestal, la introducción de especies invasoras, las emisiones de CO2, que llevan al cambio climático y la acidificación de los océanos, las toxinas que alteran y envenenan los ecosistemas… la lista de agresiones es larga.

En la actualidad, el fantasma de la extinción se cierne sobre el 41 por ciento de las especies anfibias y el 26 por ciento de las de la mamíferos, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Por lo que evitar una sexta extinción masiva  requerirá de grandes, rápidos e intensos esfuerzos para conservar las especies amenazadas y aliviar la presión sobre sus poblaciones.

AMN.MX/ag

Comentarios

comentarios