domingo, julio 21, 2024

Estudio revela el sorprendente alcance de la medicina en el antiguo Egipto

CAMBRIDGE, REINO UNIDO.- El cáncer suele considerarse una enfermedad de la era moderna. Sin embargo, textos médicos del antiguo Egipto indican que los curanderos de la época conocían esta enfermedad. Ahora, nuevas pruebas procedentes de un cráneo de más de 4.000 años de antigüedad han revelado que antiguos médicos egipcios podrían haber intentado tratar ciertos tipos de cáncer con cirugía.

De acuerdo con la agencia CNN, el cráneo pertenecía a un hombre que tenía entre 30 y 35 años cuando murió, y se encuentra en la colección del Laboratorio Duckworth de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Desde mediados del siglo XIX, los científicos han estudiado la superficie cicatrizada del cráneo, que incluye múltiples lesiones que se cree que representan daños óseos causados por tumores malignos. Los arqueólogos consideran que el cráneo, etiquetado como 236 en la colección, es uno de los ejemplos más antiguos de tumores malignos en el mundo antiguo, ya que data de entre el 2686 a.C. y el 2345 a.C.

Pero cuando los investigadores examinaron más de cerca las cicatrices tumorales con un microscopio digital y una tomografía computarizada (TC), detectaron signos de cortes alrededor de los tumores, lo que sugiere que se habían utilizado instrumentos metálicos afilados para extirpar los tumores. Los científicos publicaron sus hallazgos el miércoles en la revista Frontiers in Medicine.

“Fue la primera vez que la humanidad trató quirúrgicamente lo que hoy llamamos cáncer”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Edgard Camarós, profesor del departamento de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela en Coruña, España.

Sin embargo, se desconoce si los curanderos intentaron extirpar los tumores mientras el paciente aún vivía, o si los tumores fueron extirpados después de la muerte para analizarlos, dijo Camarós a CNN.

“Si esas marcas de corte se hicieron con la persona viva, estamos hablando de algún tipo de tratamiento directamente relacionado con el cáncer”, dijo. Pero si las marcas de corte se hicieron a título póstumo, “significa que se trata de una exploración médica de autopsia en relación con ese cáncer”.

En cualquier caso, “es sorprendente pensar que realizaron una intervención quirúrgica”, añadió Camarós. “Pero en realidad no podemos distinguir entre un tratamiento y una autopsia”.

“Conocimiento y dominio” médico
La medicina del antiguo Egipto, ampliamente documentada en textos médicos como el papiro Ebers y el papiro Kahun, era indudablemente sofisticada, y los nuevos hallazgos ofrecen pruebas importantes y directas de este conocimiento, afirmó el Dr. Ibrahem Badr, profesor asociado del departamento de restauración y conservación de antigüedades de la Universidad Misr de Ciencia y Tecnología de Giza (Egipto).

“Podemos ver que la medicina del antiguo Egipto no se basaba únicamente en remedios herbales como la medicina de otras civilizaciones antiguas”, afirmó Badr, que no participó en la nueva investigación. “Se basaba directamente en prácticas quirúrgicas”.

Pero mientras que estas pruebas de la antigüedad fueron bien estudiadas durante los siglos XIX y XX, las tecnologías del siglo XXI, como las utilizadas en el nuevo estudio, están revelando detalles hasta ahora desconocidos sobre las artes médicas del antiguo Egipto, añadió Badr.

“La investigación proporciona una dirección nueva y sólida para reevaluar la historia de la medicina y la patología entre los antiguos egipcios”, afirmó. Los métodos de los autores del estudio “hacen que sus resultados pasen del ámbito de la incertidumbre y las posibilidades arqueológicas al de la certeza científica y médica”.

Los científicos también hallaron lesiones cancerosas en un segundo cráneo de la colección Duckworth. Etiquetado como E270 y datado entre el 664 a.C. y el 343 a.C., pertenecía a una mujer adulta de al menos 50 años. El equipo identificó tres lesiones en el espécimen en las que tumores malignos habían dañado el hueso.

A diferencia del cráneo 236, el E270 no presentaba signos de intervenciones quirúrgicas relacionadas con la enfermedad. Pero el cráneo de la mujer sí presentaba fracturas curadas desde hacía tiempo, lo que demuestra el éxito de una intervención médica previa para los traumatismos craneoencefálicos.

“Esa persona sobrevivió muchos años después de ese traumatismo”, dijo Camarós.

Escribir la “biografía” del cáncer
El análisis de ambos cráneos “es una investigación notable que aporta nuevas y claras pruebas científicas sobre el campo de la patología y el desarrollo de la medicina entre los antiguos egipcios”, dijo Badr.

Badr, que colabora con científicos de Europa y Estados Unidos en el estudio de la aterosclerosis (acumulación de placas en las paredes arteriales) en las antiguas momias egipcias, explicó que su trabajo sigue la misma dirección científica que la investigación de los cráneos. Mediante exámenes detallados de las momias con tecnologías del siglo XXI como la tomografía computarizada y la secuenciación del ADN, Badr y sus colegas esperan esclarecer aún más el alcance de los conocimientos médicos en la antigüedad egipcia.

“Existe una necesidad urgente de reevaluar la historia de la medicina egipcia utilizando estas metodologías científicas”, afirmó Badr. “Utilizando estas técnicas modernas, podremos estudiar y obtener una comprensión más completa y precisa de la medicina en el antiguo Egipto”.

Los nuevos hallazgos también ayudan a completar una parte de la “oscura biografía” del cáncer al añadir un capítulo que se escribió hace miles de años, añadió Camarós.

“Cuanto más miramos en nuestro pasado, más sabemos que el cáncer estaba mucho más extendido, mucho más presente de lo que pensábamos”, afirmó.

Un hito médico
La percepción que tenían los antiguos egipcios del cáncer se centraba en los tumores visibles que producía la enfermedad. La primera observación registrada sobre el cáncer se encuentra en un antiguo texto médico egipcio conocido como el papiro quirúrgico Edwin Smith, que data de entre el 3000 a.C. y el 2500 a.C. aproximadamente. Este texto contiene 48 estudios de casos que abarcan diversas dolencias, incluida una descripción del cáncer de mama.

Aunque los curanderos del antiguo Egipto conocían el cáncer, tratarlo era otra historia. La mayoría de los casos médicos del papiro de Edwin Smith mencionaban medicamentos o estrategias de curación. Pero no había ninguna para los tumores de la paciente con cáncer de mama, dijo Camarós.

“Dice específicamente que no hay tratamiento”, dijo. “Se dieron cuenta de que esto era una frontera en cuanto a sus conocimientos médicos”.

Sin embargo, las incisiones alrededor de los tumores del cráneo sugieren que los curanderos del antiguo Egipto intentaban cambiar eso, extirpando quirúrgicamente los tumores para curar al paciente o para examinar los tumores más de cerca.

“Tenemos estas dos posibilidades: intentaron tratarlo o intentaron entenderlo médicamente, en términos de probablemente tratarlo en el futuro», dijo Camarós. “Creo que es un hito en la historia de la medicina”.

Mindy Weisberger es una escritora científica y productora de medios de comunicación cuyo trabajo ha aparecido en Live Science, Scientific American y la revista How It Works.
AM.MX/fm

Artículos relacionados