fbpx

niñosCIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio (Al Momento Noticias).- Que los niños tengan rutinas de actividades extensas todos los días puede conducirlos a padecer estrés, angustia, depresión y abatimiento. “No les estamos dando tiempo para que desarrollen su deseo de conocer el mundo. La creatividad infantil necesita libertad. Así surge la capacidad de asombro, que es inherente a todos los niños. Esta enrome cualidad requiere de tiempo libre para explorar las cosas y es sinónimo de salud mental. Por el contrario, al sobrecargarlos de cursos y actividades de todo tipo, lo que hacemos es sobreestimularlos y eso no es bueno”, sostuvo la doctora Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

Acorde a ello – abundó la especialista – vemos que siempre están rodeados de pantallas encendidas (televisión, computadora, tableta, teléfonos, videojuegos). “Por si fuera poco, los padres les imponen de forma reiterada innumerables formas de diversión esquematizada (ir al gimnasio, la natación, jugar futbol, los concursos de bailes, clubes de tareas). Esta hiperactividad  evita la capacidad de reflexionar y por ende de conocerse así mismo o de plantearse qué quieren ser. Los niños requieren también del silencio y de espacios para ello. Ese es el principio para encontrar los propios intereses (vocación), aficiones o incluso las pasiones”, sostuvo la Mtra. Susana Salazar Gómora, psicoanalista de niños de CEEPI.

En el organismo se ha detectado que la gran mayoría de los niños que acuden a su clínica están literalmente sobrecargados de actividades. “Los excesos no son buenos. Estamos produciendo generaciones de niños y de adolescentes hiperactivos, incapaces de cultivar la paciencia que es esencial para tener una vida sana y exitosa. Eso genera a la larga frustración. A futuro tendremos una sociedad de jóvenes que no sabrán darle sentido a su vida y de ahí surgirán los problemas sociales colaterales”, dijo Salazar Gómora.

A decir de Sotelo Arias, lo que se requiere es de actividades no estructuradas. “La diversión es intuitiva, no se puede programar tal como lo hacemos con las citas de trabajo. Los padres sin saberlo están minando su capacidad de crear; en otras palabras, estamos formando sociedades de niños hiperactivos con las consabidas consecuencias: mayor número de niños con supuestos cuadros de TDAH y que podrían hacerse adictos fármacos para reducir la hiperactividad”.

CEEPI en ese sentido da a conocer las siguientes recomendaciones:

  • Favorecer el contacto social.
  • Hay que dejar que ellos lleguen a sus propias conclusiones: los papás no tienen ni deben tener todas las respuestas a sus preguntas.
  • Es indispensable darles tiempo libre no programado. No deben sobrellenar su tiempo con estímulos artificiales; el juego es libre, no se agenda.
  • Es necesario que los niños conserven y fomenten la capacidad de inventar, de “fantasear”, de descubrir y de gestionar su propio tiempo libre.
  • A mayor sobrestimulación, el asombro se pierde.
  • El silencio y el ocio es indispensable para tener una vida sana: las sociedades con mayor horas de ocio son las que han creado un mayor número de inventos e innovaciones tecnológicas.
  • Romper con la idea de que a los niños se les debe cansar – con diversas actividades – para que se porten bien.

Mayores informes en www.ceepi.mx

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *