fbpx Ernesto Villanueva sufre atentado en CU | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

atentadoCIUDAD DE MÉXICO, 29 de octubre (Al Momento Noticias).- Tras el atentado sufrido esta mañana dentro de las instalaciones de Ciudad Universitaria, el académico y columnista Ernesto Villanueva, identificó a Diego Valadés, exdirector del Instituto de Investigaciones Jurídicas, como uno de los que podrían estar detrás del atentado que sufrió cuando manejaba un vehículo blindado, que recibió por los menos tres balazos calibre 38 de un sujeto desconocido.

Villanueva manifestó que hace unos días Valadés le envió un emisario, el también investigador Isidro Saucedo González, para pedirle que ya no lo criticara o que se atuviera a las consecuencias.

“Es increíble que en el Instituto de Investigaciones Jurídicas las diferencias se resuelvan ya con emisarios y con sicarios para privar de la vida al enemigo, acabarlo físicamente”, afirmó Villanueva.

El experto en temas de transparencia, quien presentará denuncia penal por el atentado que sufrió poco después de las 11 horas cuando se dirigía al IIJ, exigió también a las autoridades de la UNAM una amplia investigación.

Cabe señalar que en la columna publicada originalmente en el Diario Noroeste, de Sinaloa el 13 de octubre del 2014, Villanueva hace señalamientos directos a Diego Valadés detener nexos con el narcotráfico.

A continuación un extracto de dicha columna:

“Resulta que el 27 de abril de 2003 en una espléndida nota de Luis Cano para El Universal  (http://www.eluniversal.com.mx/nacion/96108.html) se da cuenta que el FBI en El Paso Texas encontró una credencial expedida a Vicente Carrillo que dice: “La presente acredita la personalidad del C. Jorge Miramontes Álvarez con cargo de primer comandante de la Policía Judicial Federal”. Enseguida señala su RFC: MIAJ 531002; el área, Dirección General de la Policía Judicial Federal; la certifica con su firma el oficial mayor de la PGR, Javier Dueñas García, y la autoriza el Procurador General de la República, Diego Valadés. La firma parece ser la del “ideólogo constitucional”. Tendrá, sin embargo, que ser un perito en grafoscopía para determinar si la firma de la credencial proviene del puño y letra del ex procurador general de la República y próximo investigador “emérito” del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

“Con todo, son de llamar la atención dos hechos: a) Valadés no mandó ningún desmentido a El Universal, que hubiera sido indispensable, no sólo adecuado, para quedar libre de sospechas o al menos desmarcarse. Por el contrario, de haber firmado la credencial de referencia sería casi imposible que Diego Valadés no supiera de este hecho delictivo. Más porque el artículo 77 del Manual de Organización, Políticas y Procedimientos Generales de la Policía Judicial Federal desde 1988 (con mayores candados en 1994) a la letra dice: “Para ocupar el cargo de Primer Comandante, además de los requisitos previstos en los párrafos anteriores, se requiere: I. Ser mayor de 30 años. II. Tener antigüedad mayor a 5 años al servicio de la corporación y III. Haber destacado en sus labores como segundo comandante”; b) Es de sorprender que la credencial de Vicente Carrillo la firmara personalmente Diego Valadés, como Procurador General de Recursos y no el director de recursos humanos, como es lo usual. ¿Sería posible pensar, si la firma de Diego Valadés fuese autógrafa, que no sabía nada con tantos candados y filtros de control? ¿O es posible pensar que estaba en tratos con ese Cartel porque representaba dinero del que está probado es tan afecto?

“Tercero. La nota de El Universal concluye afirmando que el FBI encontró otras cosas que nunca fueron revelados de “presuntos narcotraficantes”. Comparto un dato que no se ha dado a conocer a la opinión pública: La Cuenta Número  78811690  del Comerica Bank con sede casualmente en Texas con Record ID: 485bb72d6aaf38d78dcaf716ecac2d1 y la de inversión Record ID: 6853319836b6b0693d0003943931fcc5 a nombre nada más y nada menos que de Diego Valadés Ríos con saldos de 7 ceros como dicen los americanos. ¿Será una desafortunada coincidencia y pertenece a un Diego Valadés Ríos que no se trata de quien es el ejemplo moral de una parte del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM? Mientras se aclaran estas aparentes confusiones, ¿no debería pedir Diego Valdés Ríos licencias a todas los colegios y dependencias donde cobra recursos públicos para evitar dañar la imagen institucional de esas instituciones? ¿De confirmarse que la cuenta sí es del “distinguido universitario” sinaloense habría pagado sus debidos impuestos en México o en Estados Unidos? ¿No estaremos ya en una nueva fase donde la academia y los académicos de “gran prestigio” pudieran también haber sido penetrados por el narcotráfico y que el presumible caso de Valadés no fuere la única excepción? Seguiré con el tema con nuevos datos debidamente verificados, porque apenas empezamos esta historia que tiene todavía muchos elementos de información de interés público. Bien lo ha señalado Aldous Huxley: “Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.” Aclaro que no estoy enfermo, ni deprimido ni tampoco mi familia y mis hijos, por si “por mala suerte” (Malova dixit) pasa algún accidente colectivo o personal que atente contra nuestra integridad física, será con los saludos de Diego Valadés Ríos, el que se presenta como  “ideólogo” constitucional”.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *