fbpx

LOS CABOS, BAJA CALIFORNIA SUR.- El pasado viernes 7 de agosto, en su último día de gira de trabajo por el norte del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó Los Cabos, Baja California Sur, para entregar obras de mejoramiento urbano en ese municipio.

“Celebro que ya se esté terminando esta primera etapa del programa con una inversión de alrededor de 450 millones de pesos de todas las obras”, expresó.

En Los Cabos se construyeron nuevas calles, dos centros deportivos, una plaza pública, dos módulos del Centro de Asistencia de Desarrollo Infantil (CADI), una biblioteca pública y se dio mantenimiento a la canchas deportivas, informó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

El Programa de Mejoramiento Urbano de la Sedatu ayuda a crear fuentes de empleo e impulsar la economía de los habitantes de Baja California Sur, afirmó el primer mandatario.

“Es importantísimo para la economía, el turismo, que además de generar riqueza, distribuye riqueza; no es como otra actividades financieras que sólo beneficia a una persona que apuesta a la especulación; aquí es una inversión, cuando se construye un hotel se da trabajo y se reactiva la economía”, subrayó.

El presidente se comprometió a concluir las obras de pavimentación de la avenida Nicolás Tamaral en Los Cabos; a iniciar la construcción de la planta desaladora solicitada por el gobierno del estado; a construir la planta de generación eléctrica de ciclo combinado en La Paz para garantizar el suministro energético en la entidad y a hacer llegar a más personas los Programas Integrales de Bienestar.

Acompañaron al presidente la doctora Beatriz Gutiérrez Müller; el gobernador del Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis; el titular de Sedatu, Román Meyer Falcón, el director general Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons y la presidente municipal de Los Cabos, Armida Castro Guzmán.

Cabe recordar que el pasado 21 de mayo de 2018, durante una gira de campaña, de López Obrador, Ramón Ojeda Mestre presentó ante el entonces candidato, la problemática de vivienda y agua que vivían los baja californianos.

En su participación en una de las reuniones sostenidas con López Obrador, señaló que hay comunidades donde no tienen drenaje, “La Paz, capital de Baja California Sur, en pleno siglo XXI, no tienen drenaje, en Los Cabos la mayoría de la población, el 90 por ciento de la población, no tienen agua potable ni siquiera un día a la semana”.

Manifestó que se tiene una crisis hídrica tremenda que no la “oreamos porque no queremos hacernos el harakiri, pero no alcanza el agua, hay un  acuífero en Santiago pero ya esta comprometido, y no se puede administrar correctamente porque el Gobierno de la República tiene un retraso de cerca de diez años en estas localidades para la expedición del reglamento de la Ley de Aguas Nacionales. Y tenemos un caos en todo el país, nada más por ese detalle”.

Señaló que no hay una nueva ley de Aguas Nacionales porque hay un intento privatizador erróneo, y tampoco hay un reglamento. “Estamos trabajando con el reglamento de la ley anterior, entonces en el campo, los ejidatarios en la Riviera, en la Candelaria y en todos lados, están trabajando en una forma terrible”.

Por otra parte, señaló que los desarrolladores no pueden invertir, no puede haber vivienda popular, porque no hay drenaje, no hay agua. “No hay drenaje en las marinas, Tenemos un serio problema del agua potable o de aguas tratadas”.

“En Los Cabos la planta de tratamiento de aguas descarga las aguas mal al estero de San José a un sistema que esta registrado internacionalmente. Y la planta desalinizadora se nos descompone y se queda la población sin agua. Hacemos un llamado ferviente para la cuestión del agua”.

En relación a la pobreza, indicó que se ha tenido mucho éxito gracias a la inversión privada, al fomento del sector turístico. Sin embargo, el déficit en materia de vivienda es espantoso, tenemos fotografías de como viven hacinadas 6 o 7 personas en un cuarto no tienen agua potable”.

“Aquí la riqueza es maravillosa, que bueno que tenga mi amigo Ricardo Dicaprio una casa de 27 millones de dólares, me congratulo porque eso genera empleos, genera glamour, etc. Pero la otra cara, la pobreza, no sabemos cómo hacerle ya. Los empresarios no pueden sustituir el déficit de vivienda que el gobierno federal debió haber previsto. No hay vivienda y siguen llegando los trabajadores oaxaqueños, guerrerenses, veracruzanos y no tienen donde alojarse y entonces rentan cuartitos que no sé como clasificarlos, es una pobreza cruel”.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios