fbpx

CHETUMAL. – A un año y siete meses de la llegada de Mario Ernesto Villanueva Madrid a Chetumal, su futuro es todavía incierto; el ex gobernador llegó procedente del Ceferepsi de Ayala, Morelos en un vuelo privado el 6 de junio de 2018, y hoy cuenta con cuarto acondicionado para sus necesidades políticas, económicas y sociales.

De acuerdo con investigaciones realizadas por Sol Quintana Roo, los gastos de sus comodidades, al menos durante la pasada Legislatura XV, corrían a cargo del Congreso del Estado, quienes tenían una partida especial para sufragarlos y mantenerlo a raya; incluso, recibe hasta la fecha recibe visitas de funcionarios federales de la 4 Transformación.

Como se recordará, a semanas de ingresar al Centro de Reinserción Social (Cereso) pactó su “libertad”, aunque a medias, y se fue a vivir o “pagar” su condena en diversas clínicas privadas de la cabecera municipal othonense.

Su salida del Cereso fue por cuestiones de salud, por la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), enfermedad que le fue detectada desde que era gobernador de Quintana Roo. Hace un par de años fue deportado por autoridades de Estados Unidos, tras cumplir una condena por lavado de dinero. Al ser entregado a autoridades mexicanas, fue recluido a Ayala, Morelos, lo cual calificó como un infierno.

DETENIDO EN BONFIL

Mario Villanueva Madrid cumple una sentencia de 22 años de prisión por la comisión de los delitos de contra la salud y lavado de dinero, fue detenido en 2001 en el poblado de Alfredo V. Bonfil, luego de permanecer un año prófugo de la justicia acusado de los delitos mencionados. En el año 2010 fue extraditado de Estados Unidos.

En diciembre de 2019, como un acto de verdadero populismo Andrés Manuel López Obrador informó que el ex gobernador podría obtener el indulto, hecho que especialistas dijeron que no era posible.

El presidente afirmó que había probabilidades de otorgar el indulto a algunos presos antes de concluir el año y que se estaban realizando trámites para que el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Ernesto Villanueva Madrid, pudiera seguir su condena en prisión domiciliaria.

Sin embargo, en opinión de académicos y penalistas, la pretensión de Mario Villanueva de que se le permita purgar la sentencia impuesta en su domicilio resulta ser no sólo notoriamente improcedente, sino jurídicamente insostenible, toda vez que existe un principio universal de presunción de responsabilidad derivada de los instrumentos remitidos por el gobierno de Estados Unidos y por el propio expediente iniciado y dada la investigación efectuada en su momento por la entonces Procuraduría General de la República.

SUS AGRAVANTES

Sostuvo que no resulta aplicable la petición del ex mandatario en razón a que afecta los intereses jurídicos de terceros como son las víctimas. Abogados penalistas refieren que es indudable que el ex mandatario tiene una edad avanzada y un estado de salud delicado, pero ello no es suficiente para otorgar tal medida, pues es necesario que ante el Juez se acredite, mediante opinión de peritos, que dichas circunstancias personales hagan notoriamente innecesario que se compurgue la pena.

Otra agravante es que el ex gobernador, junto con otros ex mandatarios como Tomás Yarrington (Tamaulipas) y Roberto Sandoval (Nayarit) figura en la “lista negra” del Departamento del Tesoro de Estados Unidos como uno de los personajes ligados con dinero proveniente del narcotráfico.

Mario Villanueva es uno más de los ex gobernadores que se encuentran bajo la mira de autoridades de Estados Unidos por supuestos vínculos con el narcotráfico y otros ilícitos como lavado de dinero y que son incluidos en la lista negra, la llamada lista Clinton. Otros ex mandatarios son los tamaulipecos Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, además del nayarita Roberto Sandoval.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios