fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de noviembre (SemMéxico/Al Momento Noticias).- El panorama de violencia que viven las mujeres veracruzanas es complejo y, aunque hay sectores mayormente vulnerables, la exposición a sufrir algún tipo de maltrato es generalizada. Instituciones y la misma sociedad preservan prácticas que impiden su desarrollo pleno, esto de acuerdo con diversas asociaciones civiles dedicadas al estudio y combate de la violencia de género.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan poco más del 51 por ciento de la población de Veracruz de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (INEGI) en 2014 cifra se crece anualmente.

Este 2015, el activismo en Veracruz atraviesa un momento cumbre, pues la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), aceptó la solicitud de Alerta de Violencia de Género que presentaron varias asociaciones civiles de la entidad, ante la grave situación del fenómeno.

De acuerdo con cifras del Colectivo Feminista de Xalapa, en lo que va del año se presentaron más de 90 feminicidios con distintas características que así permitirían su clasificación y seguimiento legal.

A decir de Monserrat Díaz, integrante del colectivo, estos crímenes se han presentado en el 25 por ciento de los municipios de Veracruz, dejando ver una gran deficiencia en las instituciones encargadas de garantizar la seguridad de las mujeres.

“El índice es alto, de hecho ya rebasó la estadística que se consideró para 2014 por medios de comunicación. Las desapariciones de mujeres también están a la alza y creemos que es grave la situación de las desapariciones que regularmente están relacionadas con la trata de mujeres y con los feminicidios”, expuso.

La documentación de estos delitos permitieron observar que por lo menos en el 17 por ciento de los casos, quien cometió el crimen tenía relación familiar con la víctima, “han tenido relación con violencia intrafamiliar, quiere decir que las mujeres están muriendo a manos, regularmente a manos de personas que tienen algún tipo de relación con ellas”.

Sin embargo, la violencia feminicida podría ser la punta del iceberg de un escenario de maltrato a las mujeres, pues de acuerdo con la activista, una vez que se asesina a una mujer muy probablemente se ejercieron otros tipos de violencia en su contra, que van desde la verbal hasta la física, pasando por la económica y la sexual.

“Están relacionadas estrechamente con la violencia sexual porque es muy común que estos casos de feminicidios les anteceda algún tipo de violencia sexual”.

Por ello es que tras el trabajo de varios años documentando casos de violencia y feminicidios en Veracruz, el pasado mes de septiembre fue recibida la solicitud de Alerta de Género, lanzando una convocatoria para integrar un grupo interinstitucional de expertas que estudiaría el fenómeno en el estado para así, iniciar el proceso hacia una posible declaratoria.

En entrevista, la coordinadora del Colectivo Equifonía, Aracely González Saavedra, explicó que tras el estudio que realizaron varias activistas, académicas y especialistas en el tema y que tuvo duración de un mes, será a finales de este mes de noviembre cuando se conozcan las recomendaciones que la Secretaría de Gobernación (Segob) emitirá para Veracruz.

“Una vez que la Secretaría de Gobierno haga sus observaciones, la regresa a Conavim y se vuelve a reunir el grupo de trabajo y ya hacen la versión final y en aproximadamente tres semanas se entregaría al Gobierno del Estado y también a Equifonía como la organización solicitante”.

Estas medidas deben ser aplicadas en un término de seis meses, tras el cual de nueva cuenta se reunirán las expertas para volver a estudiar el panorama y sus esperados resultados, de ahí se determinará si desde la Federación se activa la Alerta de Violencia de Género, fallo que se espera resuelto aproximadamente en el mes de mayo de 2016.

“Aproximadamente en mayo se estaría evaluando si efectivamente se acataron esas recomendaciones, el grupo de trabajo evaluaría qué porcentaje de avance se tiene en el estado y, a partir de eso, se determinaría si se activa o no la Alerta de Violencia de Género”.

Para la activista, las estadísticas existentes, a pesar de que solo son aportaciones de los medios de comunicación pues las instituciones no tienen un registro puntual de los feminicidios, resultarían suficientes para activar el protocolo en todo el territorio veracruzano.

“La problemática persiste y estamos viendo cómo han continuado los casos de muertes violentas de mujeres, los vemos en las últimas semanas donde, al menos un caso a la semana, se está reportando”.

En cuanto hace al trabajo de las instituciones como la Fiscalía General del Estado (FGE), responsable de investigar e integrar los expedientes de cada caso, se han señalado diversas inconsistencias que en la mayoría de los casos no permiten que sean juzgados como feminicidios.

Incluso, de acuerdo con Monserrat Díaz, uno de los problemas que se agrega al ya de por sí grave escenario de los feminicidios, es la falta de una estadística puntual de cada caso. Además, reconoció que aunque se han tenido avances, es necesario que más mujeres tengan conocimiento de sus derechos y ello les permita la posibilidad de exigirlos.

“Respecto a los derechos que cada mujer considera tener me parece que todavía falta mucho por hacer, pero no solo eso, sino la posibilidad del acceso a la justicia de las mujeres. Muchas mujeres no cuentan con la posibilidad de acudir para tener la orientación adecuada para denuncias estos tipos de problemas”.

Por su parte la directora del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos del Congreso de Veracruz, Martha Mendoza Parissi, reveló que en el estado como en el país, casi la mitad de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia durante su vida, cifra que calificó de alarmante.

Además, explicó que aunque Veracruz cuenta con un Sistema Estatal Contra la Violencia Hacia Las Mujeres, las instituciones siguen sin reflejar la actuación requerida.

“Realmente hay situaciones de inseguridad que están presentes en el estado que también agravan la situación de las mujeres. Mientras no se eche a andar el sistema estatal, aunque está echado a andar, pero si no se registra la información como debe ser por parte de las dependencias, difícilmente vamos a tener estadísticas”.

Reconoció que la entidad cuenta con uno de los marcos legales más completos para garantizar la ciudadanía plena de las mujeres, aunque sigue sin haber garantías para el ejercicio de sus derechos.

2015 podría así, pasar a la historia en cuanto refiere a la lucha contra la violencia hacia las mujeres, no obstante y aunque se activara el protocolo federal de Alerta de Violencia de Género, habría que continuar visibilizando otros tipos de violencia que persisten en todos los estratos sociales.

Tales son los casos de las mujeres del campo, las políticas, las madres solteras, estudiantes, niñas e incluso, aquellas que han cometido algún delito y cuyos criterios para juzgarlas siguen sin estar apegados a la perspectiva de género.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *