fbpx

Por: Mario Ruiz Redondo

El Presidente Alejandro Giammattei, decretó en el primer día de la semana, pasar a Guatemala, de la alerta verde a la amarilla, ante la inminencia de la declaración de Pandemia, por parte de la Organización Mundial de la Salud, por el incremento de contagios del “Coronavirus” en los cinco continentes, así como los primeros casos en México.

Hasta el segundo día de marzo, la Organización Mundial de la Salud reporta en el continente americano, un total de 81 casos del también llamado “COVID-19”, en Estados Unidos (43); Canadá (24); Ecuador (6); México (5); Brasil (2), y República Dominicana (1).

Se agregan de manera oficial por parte de las autoridades estadounidenses, 48 personas que resultaron positivas, que incluyen repatriadas desde Wuhan, China (3), así como del crucero Diamond Princess (45). Del total acumulado, han fallecido dos en la Unión Americana.

Y mientras en la Frontera Sur colindante con Centroamérica, continúa la indiferencia del Gobierno de la República, a pesar del masivo y permanente flujo migratorio desde el Istmo latinoamericano, al no existir el más mínimo control sanitario de los extranjeros de más de 52 naciones, la Administración chapina anunció este lunes 2 de marzo, la aplicación de inspecciones sanitarias severas a los mexicanos que ingresen al país, luego de la detección en Tuxtla Gutiérrez, del primer caso de infección y el quinto en el territorio azteca.

Contrastando con el menosprecio que mantienen hacia la protección de la salud de los dos millones de chiapanecos-mexicanos de la Región Soconusco, las Secretarías de Salud federal, estatal y municipal, el Ministerio de Salud al otro lado del Río Suchiate, informaría de las medidas pretenden “reforzar las evaluaciones e ingresos en la frontera con México”.

Ha sido en el aeropuerto internacional de “La Aurora” de la capital guatemalteca, donde las autoridades sanitarias de Guatemala externaron su convicción de que “es cuestión de horas para que la OMS declare una pandemia a nivel mundial, han empezado a aplicar medidas que incluyen estrictas inspecciones de vuelos internacionales y diálogos con los pilotos y sobrecargos, sobre posibles viajeros sospechosos de estar enfermos, se ha dispuesto también la vigilancia las 24 horas, con equipos de médicos y enfermeras que interrogan a los pasajeros que descienden, además de tomarles la temperatura corporal.

Emulando el ejemplo de los chinos que han construido en cuestión de pocos días un hospital para atender a los sospechosos y enfermos del Coronavirus, el ministro de Salud, Hugo Monroy, anunciaría la decisión de elegir al nosocomio “Villa Vera”, en la capital guatemalteca, como base para el aislamiento de los casos confirmados de portar el “COVID-19”, el cual ha sido acondicionado para tal propósito, en el que los médicos y enfermeras dispondrán de equipos de protección consistente en indumentaria, gafas, mascarillas, guantes y gorros.

Preocupación manifiesta del Presidente Giammattei, que contrasta con la de su homólogo Andrés Manuel López obrador, inmerso en su malestar por el rechazo de sus paisanos de Macuspana, Tabasco, que este domingo 1 de marzo, le externaron públicamente que no estaban recibiendo los beneficios de becas para jóvenes, de su gobierno, por lo que los tachó de mentirosos y reaccionarios, coincidiendo con la difusión de una encuesta en la que se revela el desplome de su popularidad.

Existe enojo por el incremento en los últimos 16 meses, de infecciones contagiosas y epidémicas como el dengue, por la presencia extranjera enferma proveniente de América Central, aunado al hecho de la cancelación de las campañas de combate a esta enfermedad cuyo virus se ha vuelto mutante en cuatro tipos de cepas, generando decesos por el hemorrágico.

Marginación de decenas de miles de enfermos chiapanecos pobres, al darse prioridad en las instalaciones de la Secretaría de Salud (SSA), a los extranjeros, a quienes se les proporciona los pocos medicamentos en existencia en sus farmacias, lo cual obliga a los locales a comprarlos en boticas particulares o de plano resignarse a morir al no poder adquirirlos por sus costos demasiado elevados, como ocurre con los niños, jóvenes y adultos enfermos de cáncer o diabetes.

Desabasto de medicinas hasta de un 50 por ciento en las instituciones del Sector Salud, en la Frontera Sur del siempre abandono del poder centralizado, en el que siguen proliferando enfermedades como el cáncer en todas sus variantes de tumores (mama, cervicouterino, leucemia, pulmones, huesos y cerebro, entre otros), debido al uso arbitrario por décadas, que prevalece sin control en los días actuales, de plaguicidas y substancias químicas prohibidas por la OMS, que se aplican indiscriminadamente a los campos de cultivo, contaminando además ríos, suelos, mantos acuíferos, aire, manglares y mar.

Hay malestar entre los habitantes de este extremo del territorio nacional, por la indiferencia mostrada por el Jefe del Ejecutivo Federal e instancias gubernamentales enfocadas básicamente al cumplimiento de los compromisos adquiridos con la Administración de Donald Trump, “de frenar la migración hacia Estados Unidos”, y no las justas demandas de crear los urgentes y obligados mecanismos de seguridad sanitaria y migratoria.

Sentidos reclamos que siguen ignorándose de que  la Guardia Nacional militarizada cumpla con la encomienda para la que fue creada, de coadyuvar con las Corporaciones policíacas estatales y municipales, en la salvaguarda de vidas y patrimonios de la sociedad de la Frontera Sur, que hoy enfrenta una de sus peores etapas de su historia delictiva, al proliferar sin control pandillas de delincuentes hondureños, salvadoreños y guatemaltecos (maras), que han impuesto su ley.

Que institucionalmente sean el Ejército y la Armada, quienes respalden las acciones de la Secretaría de Gobernación, para la vigilancia migratoria de los 654 kilómetros de la Frontera Chiapas-Guatemala, y que la GN se sume a la persecución de la delincuencia organizada nacional e internacional, que a diario actúa impunemente.

Una Región del país cada vez más empobrecida por el abandono financiero, técnico y comercial gubernamental a los campesinos productores de alimentos, que paulatinamente siguen dejando sus tierras para emigrar hacia otras latitudes, dejando atrás a sus familias y a pueblos de ancianos y mujeres y niños abandonados.

Un Chiapas donde la incapacidad del personal directivo de la SSA estatal y federal, agrava las condiciones generales de salud, pues no obstante haberse descubierto un primer caso de persona contagiada por el nuevo virus de neumonía, no se informa de acuerdo con las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud, en lo concerniente al seguimiento del enfermo y de su entorno familiar o de amigos con los que ha estado en contacto antes de ser detectada.

Ahora se sabe, que no fue resultado de una investigación local, sino derivada de las pesquisas de las autoridades sanitarias de Saltillo, Coahuila, lideradas por Roberto Bernal Gómez, una vez que la joven contagiada en Milán, Italia, revelara que junto con ella viajaron a México otras dos amigas estudiantes, entre ellas una de origen chiapaneco, con domicilio en Tuxtla Gutiérrez, por lo que dieron la alerta y fue ubicada.

En tanto en Chiapas se ignoran las medidas aplicadas en el caso de la enferma, en Torreón, 30 personas que convivieron con la mujer infectada por el “Coronavirus”, se encuentran en observación, entre los que se encuentran los pasajeros que iban sentados cerca de ella, en la aeronave del vuelo desde Ciudad de México, del 25 de febrero último.

Informe objetivo y preciso de la SSA de Coahuila, en el sentido de que la joven está bien y en recuperación, en aislamiento domiciliario muy estricto y que ninguna de las personas que tuvieron contacto con ella, considerando a su familia, presenta síntomas de la enfermedad del COVID-19, aunque se reconoce que son varias las personas que están en cuarentena en la ciudad de Torreón, al haber convivido con la contagiada en un bar, un día después de su llegada, cuando todavía no presentaba síntomas, los cuales fueron confirmados como positivos el día 29 de febrero y aquí hasta dos días después.

Tomar una decisión semejante sería recomendable para el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, ya que contribuiría a frenar el miedo predominante entre la población, ante el temor de la proliferación de un mayor número de casos por contagio. Urge en consecuencia, que ordene se informe con prontitud de la situación que guarda la paciente infectada y se precise, si como en Coahuila, se tiene bajo vigilancia a las personas que viajaron en el mismo vuelo de la capital del país a Tuxtla Gutiérrez.

Inquietud de los más de cinco millones de chiapanecos-mexicanos, que este lunes 2 de marzo tuvieron conocimiento del reporte de la OMS, que revela el aumento a 67 países con 89 mil 527 casos de contagio y tres mil 56 fallecidos.

Seguimiento obligado del columnista y de CUARTO PODER, de los registros oficiales del organismo de las Naciones Unidas, que revelan que en China existen 80 mil 174 enfermos; Corea del Sur, cuatro mil 212; Italia, mil 689; Irán, mil 501; buque crucero Diamond Princes, 706; Japón, 254; Alemania, 150; Singapur, 108; Francia, 100; Estados Unidos, 62; Kuwait, 56; Bahrain, 47; España, 45; Tailandia, 43; Reino Unido, 36; Australia, 33; Malasia y Suiza, 24; Iraq, 21; Emiratos Arabes Unidos, 20; Canadá y Noruega, 19; Vietnam, 16;  Suiza, 14; Austria, Israel y Libano, 10, y México, cinco, entre otros.

Hoy, los chiapanecos y en general los mexicanos, enfrentamos el grave problema de la desinformación por la incapacidad de funcionarios y “comunicadores sociales”, que da lugar a una realidad deformada por la rumorología mediática inducida.

Premio Nacional de Periodismo 1983 y 2013.

Club de Periodistas de México.

Premio al Mérito Periodístico 2015 y 2017 del Senado de la República y Comunicadores por la Unidad A.C.

Comentarios

comentarios