fbpx En peligro más de mil 168 árboles en Paseo de la Reforma; ¡443 serán talados!


Gran parte del arbolado del DF está afectado por muérdago, afirma un especialista. Foto: Al Momento Noticias

 

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de mayo (Al Momento Noticias).- De acuerdo con un diagnóstico elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal (Sedema) y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), en la avenida Reforma 725 árboles requieren de poda, mientras que 443 ejemplares deben ser derribados, ya que han sido afectados por muérdago, una planta hemiparásita que debilita a los árboles y que incluso puede provocar su muerte.

A partir de este estudio —que contempló sólo el tramo de Reforma de la calle Río Ródano o Lieja a la avenida Insurgentes— desde el pasado 6 de mayo se llevan a cabo trabajos de saneamiento que concluirán el próximo 18 de agosto.

El mantenimiento de árboles debe ser constante
El mantenimiento de árboles debe ser constante

Dichos trabajos buscan atender a aquellos árboles que presenten infestación de muérdago, ya sea realizando podas de saneamiento o, de ser necesario, derribándolos. En el caso de ser tumbados, cada árbol será sustituido por un nuevo ejemplar.

El muérdago se propaga a través de semillas que las aves transportan de un árbol a otro, pegadas en sus plumas o en el pico. Llega a un árbol, limpia sus plumas y su pico sobre las ramas, y ahí va a crecer una nueva mata de muérdago.

“El mantenimiento del arbolado urbano debe ser constante; si no se elimina tempranamente, vamos a tener problemas de modificación de la estructura de los árboles y de su resistencia en la madera”, explica en entrevista con Al Momento el biólogo Samuel Palacios Roji, dictaminador de la PAOT, mientras supervisa los trabajos de saneamiento.

-¿Qué tan grave es el problema del muérdago en Reforma?

-Hay árboles secos y muertos, los cuales, dentro de la normatividad ambiental, son de alto riesgo. Hicimos una valoración de los árboles y encontramos que hay algunos de una talla muy elevada con direccionalidad hacia el área donde pasea la gente. Pueden caer en cualquier momento, motivo suficiente para su derribo. Son árboles muertos que ya no tienen un valor ambiental, entonces es mejor quitarlos y reponerlos eventualmente”.

Menciona Palacios que elementos físicos y biológicos contribuyen a la afectación de los árboles en la Ciudad de México. “Por principio de cuentas, que un árbol viva en un ambiente urbano, le va a dar, por lo menos, la mitad del tiempo de vida de lo que duraría ese árbol. Si iba a vivir mil años, en ambiente urbano vivirá máximo 500.

“También tenemos elementos como las islas de calor, falta de agua o problemas de mantenimiento en el sustrato. Todo esto provocará que no haya la cantidad de nutrientes necesaria y que los árboles estén en un estrés constante. Vamos a tener otros elementos físicos como los cambios de temperatura: muy altas durante el día y muy bajas en la noche. Incluso llegamos a tener elementos de congelación, que causará agrietamiento en la corteza. Esto es grave debido a que a través de esas grietas entran hongos que generarán una lesión que se llaman cancro”.

De mayo a agosto el programa de saneamiento en Reforma
De mayo a agosto el programa de saneamiento en Reforma

-¿Qué pasaría de no hacerse estos trabajos de saneamiento?

-Llegaríamos a tener árboles saturados de muérdago, sin follaje y ya sin poder realizar su fotosíntesis. Quedan deshidratados. La tasa de deshidratación por el muérdago es un 30 por ciento más elevada que la tasa de deshidratación de un árbol normal. Antes creíamos que el muérdago no crecía en eucaliptos, pero en zonas de alta densidad de muérdago incluso ahí se da.

Detalla Palacios que la norma establece que no es apropiado podar más del 25 por ciento de la copa de un árbol debido a que entra en estrés alimenticio. Cuando un árbol está infectado en más del 25 por ciento de su follaje es mejor tirarlo.

“Pierden la capacidad de fotosíntesis y cuando ésta se pierde tienen la fuerte tendencia a morir o a generar el crecimiento de tejidos vegetativos en la parte del muñón (en donde quedó hecho el corte) y ahí van a crecer muchas ramas que no tienen sujeción a la madera del propio árbol. Hemos encontrado que estos crecimientos vegetativos llegan a tener hasta 12 metros de alto, un gran riesgo porque esa rama, en una tarde de mucho viento, se va a desprender”.

 

AMN.MX/jca/trv

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *