fbpx

Por Norma Meraz

El país termina 2017 con una algarabía política apabullante.

Hoy precisamente arrancaron las “pre” campañas políticas que culminarán a finales de junio de 2018.

José Antonio Meade, precandidato del PRI  a la Presidencia de la República, inició en San Juan Chamula, Chiapas,  en donde como hace 23 años hubiera querido emprender su campaña Luis Donaldo Colosio.

Andrés Manuel López Obrador de MORENA inicia en la Ciudad de México, donde cuenta con un buen colchón de votos  y Ricardo Anaya de México al Frente, arranca en Querétaro, su ciudad natal.

Dos de los tres precandidatos  ya militaban en un partido político,  otro tuvo que ser adoptado por un instituto político.

En una pista: el PRI al no contar con militantes competitivos para la Presidencia, tuvo  que salir a la calle a buscar para adoptar, arropar y lanzar como su gallo a José Antonio Meade.

Ricardo Anaya de cepa azul, apoyado por un segmento del PRD además del partido Movimiento Ciudadano y un gran número de panistas, entre ellos 14 gobernadores con esa divisa, fue catapultado como el hombre que ocupará el centro de esta  otra pista.

En la tercera pista, Andrés Manuel López Obrador del Movimiento de Reconstrucción Nacional simplemente continúa con su campaña para alcanzar la Presidencia .

En la pista del PRI , destaca Luis Videgaray , cerebro de la candidatura de Meade.

Videgaray , desde hace 12 años sienta las bases de su ascenso al poder en el gobierno de Arturo Montiel en el Estado de México cono secretario de Finanzas, es el encargado de sacar los libros blancos de un sexenio de endeudamiento y dispendio exorbitantes.

En el gobierno de Enrique Peña, es confirmado con la misma cartera y desde ahí, se encarga de inyectar a su jefe , la vitamina “P”, de poder.

Enrique Peña llega a la Presidencia de la República y en ese momento, Videgaray  empieza  a sembrar semillas por todo el campo de la administración pública del país.

Ya en Hacienda, en Seguro Social , en CFE, en PEMEX, en SEDESOL, en Relaciones Exteriores y por qué no, en el PRI.

Aspirante de primera línea a la Presidencia de México, Videgaray diseña, por si acaso, un plan “B” y así fue que  resultó el proyecto, la candidatura de un no priista: Meade, lo que ofende, de entrada, a los priistas, pues no hubo entre sus miembros, quien encabece su plataforma ideológica y su programa de acción. Alguien prestado, de fuera, como ocurrió al PAN con Vicente Fox, en 1999. Luego las traiciones y la verdadera plataforma de Fox, el priismo.

En esta pista , dominada por el clan itamita, Videgaray se apodera de los domadores los trapecistas y los payasos, además gastará lo que haga falta para retener la Presidencia y llegar a ser secretario de Gobernación.

En la pista de Ricardo Anaya, 14 gobernadores se aprestan al desfile de bastoneras, magos , enanos, elefantes y camellos.

Aún con algunas fieras fuera de la jaula como los senadores panistas que votan y se alinean al PRI, tal y como lo hacen los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón además de Margarita Zavala que, se salió de la pista para armar su propio circo, Ricardo Anaya se impone como un prestidigitador experimentado aunque falto de carisma y carente de un discurso propositivo.

En la última pista , Andrés Manuel López Obrador, siempre sentado al centro, maneja las marionetas, dirige la orquesta que toca siempre la misma canción; llamará a los animalitos que se escaparon de alguna jaula, les leerá el programa , descalificará las funciones anteriores. Al comenzar pedirá a los empresarios  espectadores que se hayan sumado a su número estelar, también a los escritores de programas  a los vendedores de algodones en el encuentro social , que no se distraigan, y se encomienden a la “Morenita”.

Mientras esta función se desarrolla: los mexicanos no conocen a Meade, a los mexicanos les cansa el discurso monótono de Ricardo Anaya a los mexicanos les harta el lenguaje vernáculo de López Obrador y no saben por quién votarán.

Un técnico, un escolar y un merolico, cada uno en su pista.

Entre los espectadores se encuentra Miguel Ángel Mancera en espera de su boleto para la Fiscalía General , al fin que ni Partido tiene.

Por ahora la promesa de un mundo mejor es solo un espejismo de la realidad.

El crimen desbordado, una plaga de itamitas en las riendas del poder y 110 millones de mexicanos sin respiro con más de 17 millones de mensajes políticos en radio y Tv de hoy hasta febrero; es la atmósfera que asfixia nuestro enfermo cuerpo nacional.

El circo de tres pistas  que no divierte a nadie, solo ofrece un espectáculo para llorar; como lo hace el payaso al terminar la función.

 

Digamos la verdad!

 

Comentarios

comentarios