fbpx

Alma Carolina Viggiano Austria

Si vivimos juntos, juntos debemos decidir:

José Luis Rodríguez Zapatero
 
ELECCION MICHOACANEl pasado 3 de julio se conmemoraron 59 años de la primera elección federal en que las mujeres mexicanas ejercieron su derecho al voto gracias a una reforma constitucional impulsada por el entonces Presidente de la República, Lic. Adolfo Ruiz Cortines.
 
A lo largo de la historia, la participación de las mujeres en la vida pública, política y social ha sido motivo de polémica e intensos debates. Ello se debe, lamentablemente, a que existen tanto hombres como mujeres que se niegan a aceptar que las mujeres podemos desempeñar funciones que durante siglos solo fueron ejercidas por los hombres, no obstante que somos más del 50 por ciento de la población.
 
De acuerdo con el Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE), desde 1950 hasta el año 2000, la población femenina en México ha oscilado entre el 49.9% y el 50.2%. En el 2010, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estimó que este porcentaje alcanzaba el 51.2%. A su vez, de acuerdo con el entonces Instituto Federal Electoral (IFE), en el 2009 el 51.8% de la lista nominal de electores estaba constituida por mujeres, quienes en las últimas elecciones emitieron más votos que los hombres, lo que significa que somos las mujeres quienes hemos decidido en los últimos años quien gana una elección.
 
Sin embargo, pese a la importancia de su voto en los diferentes procesos electorales, el porcentaje de mujeres que actualmente ocupan cargos públicos sigue siendo bajo. Además, esta situación de desventaja se refleja también en el porcentaje de candidaturas que se han registrado, elección tras elección, en los municipios, los estados y la Federación.
 
Para que esto cambie, las mujeres debemos esforzarnos por participar en la solución de los asuntos públicos, asumiendo la responsabilidad de poder ocupar cargos públicos como cualquier otra persona, porque es nuestro derecho. Nuestra participación es de suma importancia pues ello permitirá que las decisiones y las políticas públicas que se adopten en nuestro país se realicen bajo una perspectiva que incluya los intereses y necesidades de todos y todas.
 
Pero la participación femenina no es posible sin la aceptación y reconocimiento de nuestros derechos por parte de quienes por ser mayoría toman las decisiones, es decir, la población masculina. Ello lo ha entendido cabalmente el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien recientemente logró que en nuestra Constitución se garantice que el 50% de las candidaturas a legislaturas federales y locales se reserve a las mujeres, reformas que se pondrán a prueba en las elecciones federales de 2015.
 
Hoy, más que nunca, debemos dejar en claro que los asuntos públicos no son una cuestión reservada solo para un género. En cada comunidad de nuestro país, hombres y mujeres estamos preparados para asumir las mismas responsabilidades, con todas las posibilidades de obtener semejantes resultados, pues todos sabemos que hacer las cosas bien, consiguiendo iguales o mejores resultados para nuestra sociedad, depende del talento y del esfuerzo, no del género.
 
aviggiano@conafe,gob,mx
twitter @caroviggiano
www.almomentonoticias.mx
AMN.MX/acv

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *