fbpx El enemigo silencioso: Estrés laboral | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

sofrologia_finalCIUDAD DE MÉXICO, 22 de marzo (Al Momento Noticias).-En México, son 2 mil 250 horas en promedio las que laboran los mexicanos durante todo el año de acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Con este esfuerzo, el país alcanza el lugar 48 entre 60 naciones en el tema de la productividad y eficiencia. Las enfermedades derivadas de la actividad laboral forman parte de un enemigo silencioso.

“Las causas se atribuyen a la gran demanda de alto desempeño, así como a la precarización de los salarios”, explicó Pedro Borda Hartmann, Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH).

Poco estudiados, los efectos del burn out en la fuerza laboral mexicana todavía se soslayan en empresas donde el foco está puesto en la tarea y menos en el desarrollo armónico e integral de los Recursos Humanos. “El ausentismo al centro de trabajo es quizá el más notorio de los síntomas, pero suele confundirse con la carencia de disciplina en el colaborador”, señala el directivo. No obstante, la ambigüedad, habría que preguntarse con mayor profundidad, a qué se debe que un trabajador falte a sus actividades o que asista pero se comporte como ausente.

De acuerdo con un análisis de AMEDIRH, el agotamiento se expresa en diferentes esferas de la vida de la persona y las dificultades pueden ir desde la sintomatología a nivel fisiológico o corporal, hasta modificaciones en la conducta de moderadas a dramáticas debido a la ausencia de sueño o el aumento en los niveles de ansiedad.

“Esta dinámica llega a repercutir en comportamientos violentos, agresivos, falta de concentración, falla en la memoria de corto plazo, dificultad para el aprendizaje, inhibición del juicio, frustración, trastornos de alimentación y de la sexualidad. Es claro que se altera todo el sistema de vida del colaborador”, comentó Pedro Borda.

A este padecimiento se le atribuyen depresión, alcoholismo, insomnio, síndrome metabólico, obesidad, colesterol y otras afecciones. En México no tendrá más de una década en que las organizaciones prestan atención a la problemática considerando que la productividad y la rentabilidad del trabajador merman en diversos grados.

La Organización Internacional del Trabajo estima que la accidentabilidad en el centro laboral y las también llamadas ‘enfermedades profesionales’ se traducen en pérdidas anuales del 4% del PIB Mundial por conceptos de atención médica y clínica, rehabilitación, restitución y reincorporación a la oficina o la línea de producción.

Acciones para el bienestar

AMEDIRH publicó el libro “Mejores prácticas de salud en Recursos Humanos”. Entre las empresas que colaboraron se identificó que el impacto negativo del ausentismo laboral puede alcanzar costos superiores al 5% en las nóminas de las empresas. En este sentido, los ejecutivos a cargo de la gestión del talento tienen que desarrollar acciones que fomenten el bienestar.

De acuerdo con Amedirh, 51% de las empresas estudiadas cuentan con programas de salud para mejorar la calidad de vida de los colaboradores. El 52% cuenta con un área de salud ocupacional. Si se toma en cuenta esta información aportada por el contexto, se puede reflexionar acerca de cómo incorporarse al segmento de organizaciones que ya hacen algo para impulsar el bienestar.

Asimismo, se debe tener en cuenta la propuesta que desde la Cámara de Diputados hace a las autoridades laborales para crear la Norma Oficial Mexicana antiestrés.

Cuatro acciones sugeridas por AMEDIRH

  • Desarrolla métricas sencillas y claras que correlacionen productividad, rentabilidad, bienestar del colaborador y clima laboral.
  • Con los datos obtenidos, construye un tablero de control o dashboard que permita tomar el pulso de la organización y su gente.
  • Identifica los principales focos de atención (obesidad, ansiedad, alcoholismo, tabaquismo, insomnio y presentismo) y desarrolla medidas de apoyo al trabajador en por lo menos tres grados: intervención básica e inmediata, intervención mayor con la participación del líder de su equipo y, finalmente y con el acuerdo del trabajador, intervenciones profundas incluso en el sistema familiar.
  • Establece con rigurosidad un acuerdo de apoyo mutuo, colaboración y confidencialidad con el trabajador en términos éticos y jurídicos válidos de acuerdo con el marco legal vigente.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *