fbpx
El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) Manuel Herrera Vega
El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) Manuel Herrera Vega

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero (Al Momento Noticias).- En 2016 la economía mexicana enfrenta el desafío de consolidar las Reformas Estructurales bajo un entorno de mayor volatilidad financiera, debilitamiento del crecimiento económico global y la aplicación local de un plan de austeridad fiscal, señaló el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) Manuel Herrera Vega.

Indicó que la herencia de 2015 es ambivalente. En el lado positivo se logró mantener la estabilidad en precios a pesar de la significativa depreciación del tipo de cambio.

“No obstante es evidente que las empresas, particularmente las importadoras, tendrán que aplicar un esfuerzo considerable para mantener bajo control la evolución de sus costos de producción. Para lograrlo es necesario que los precios de insumos básicos continúen a la baja, particularmente los vinculados con la energía eléctrica, un elemento estratégico para la operación de las empresas en México”.

Indicó que el crecimiento económico continuará con una tendencia positiva pero modesta. El aumento del PIB para 2015 fue de alrededor de un 2.4%, que si bien es inferior al promedio de los últimos 20 años también es superior al registrado por otros países de América Latina.

El desafío para México, dijo, es el de incrementar el ritmo del crecimiento. Si la actual tendencia persiste el PIB para 2016 crecerá alrededor de un 2.8%. Sin embargo, persiste el riesgo de que la desaceleración industrial de Estados Unidos y la volatilidad e incertidumbre financiera provocada por los problemas en China aumenten, y con ello se debilite el crecimiento de nuestra economía.

“Sin lugar a duda los precios del petróleo no volverán a los niveles alcanzados hace un par de años. Hoy la mezcla mexicana ronda los 22 dólares por barril, y eso restringirá los ingresos del Gobierno Federal”.

Manifestó que tan solo para 2016, el presupuesto de egresos contempla un ajuste a la baja de más de 100 mil millones de pesos en inversión pública, que afectará a los proveedores directos e indirectos de la Administración pública y a sectores como la industria de la construcción.

En este entorno, señaló que la industria enfrentará el desafío de la desaceleración que se observa en la economía norteamericana. El crecimiento acumulado de enero a noviembre de 2015 fue de 1%, afectado por la moderación de las exportaciones. Sin lugar a dudas las ventas del sector automotriz han sido uno de los pilares en este comportamiento.

Lo anterior, dijo, permite estimar que para el 2016:

El PIB crecerá entre un rango de 2.1 y 3.1%, siendo el 2.8% el escenario más probable.

El consumo privado se mantendrá como uno de los elementos positivos de la economía pero con presiones a la baja si la economía no crece más.

El sector industrial crecerá alrededor de un 2.0%.

Se tendrá un registro de empleo en el IMSS por alrededor de 700 mil personas.

La industria generará alrededor de 395 mil puestos de trabajo.

La tasa de desocupación será de alrededor del 4.2%.

La inflación se encontrará en el rango estimado por el Banco de México (entre 3 y 4%).

El tipo de cambio se mantendrá presionado, alrededor de 17.50 pesos por dólar.

Los principales riesgos externos para la economía son:

             La evolución del precio del petróleo.

             La desaceleración en la Unión Europea, China, Japón y Canadá ya afecta a la economía global.

             El menor ritmo de avance de la producción industrial de Estados Unidos.

             La presión de China en diversos sectores económicos industriales, particularmente los vinculados con la metalmecánica y la industria siderúrgica.

             La contracción de las bolsas de valores en Asia.

Consciente de este escenario, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos reitera sus propuestas para la reanimación ordenada y sostenida de la actividad industrial en 2016:

  1. Concentrar en la primera mitad del año alrededor del 70% de las compras de bienes y servicios nacionales, así como la mayor parte de las inversiones públicas programadas para este año.
  2. Proponemos a los gobiernos estatales la suscripción de un acuerdo para la realización de sus compras e inversiones en el primer semestre del año, estableciendo criterios precisos de transparencia, pago oportuno y rendición de cuentas.
  3. Establecer como objetivo de los tres niveles de gobierno canalizar el 35% de las compras y obras públicas a favor de las PyMEs en todo el país. Hacemos un llamado para hacer de la Reserva de Mercado un instrumento promotor del desarrollo de las empresas elaboradoras de productos de calidad.
  4. En aquellos casos en los que no sea posible aprovechar completamente reservas de mercado, es importante garantizar condiciones de igualdad en materia de normas, plazo y lugar de entrega, moneda y condiciones de pago, para impedir que el proveedor nacional esté en desventaja frente a su (s) competidor (es) extranjero (s) en lo fiscal, técnico o administrativo.
  5. Que el Gobierno Federal promueva un acuerdo con los estados y municipios para liquidar adeudos a Proveedores y reducir a 30 días los plazos de pago para no causar innecesarios problemas de liquidez y capital de trabajo a las empresas y sus cadenas de valor.
  6. Definir la cartera de proyectos de inversión en infraestructura con alto impacto en el corto plazo en materia de competitividad y el crecimiento económico, así como concentrar y difundir en un solo portal la agenda de obras públicas autorizadas para 2016 y otorgar prioridad a empresas nacionales en obras como la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
  7. Articular e impulsar todo un Programa de Acompañamiento y Desarrollo de Proveedores del Sector Público.
  8. Evitar subejercicios en los presupuestos de adquisiciones e inversión.
  9. Adelantar el financiamiento de la banca de desarrollo y del INADEM durante el primer semestre del año, a fin de otorgar al menos el 60% de los créditos previstos para el sector industrial durante el año.
  10. Acelerar los procesos de análisis de controversias comerciales respecto a las importaciones ilegales o con dumping a fin de evitar daños a la industria.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *