fbpx

Antonio Ocaranza

1.- AMLO vs. AMLO: En 2020, el Presidente tendrá más problemas para culpar al pasado de los magros resultados de su gobierno porque en el segundo año de gobierno competirá contra sí mismo. Aunque enero contra enero, y mes contra mes, debe haber una mejora en términos de crecimiento o desarrollo económico no es seguro que eso pase en temas de seguridad. El desgaste presidencial será más acelerado si, mes contra mes, las familias mexicanas sienten que el gobierno no resuelve sus inquietudes.

2.- El descontento en estados: hasta el momento la popularidad del Presidente es relativamente uniforme en el país. Sus números son tan altos que es poco perceptible su debilitamiento por regiones o estados. No obstante, la austeridad y recortes a presupuestos de estados y municipios llevarán a alcaldes y gobernadores a responsabilizar al Presidente de la falta de dinero para obras públicas o el pago de nómina. También la ineptitud de algunos gobernadores de Morena afectará al Presidente y su partido. AMLO puede dominar la agenda nacional pero en estados y ciudades están formándose liderazgos que buscan construir proyectos y candidaturas a costa de los errores presidenciales.

3.- La elección en Estados Unidos: el proceso electoral estadounidense representa un reto para el Presidente López Obrador. Nada preocupa más a AMLO que lo que diga Trump y su efecto en la relación con Estados Unidos. La cordialidad y entendimiento que hoy predominan serán puesto a prueba por candidatos demócratas y republicanos durante todo el 2020 y AMLO tendrá que hacer malabares para aislar la relación del vaivén electoral.

En 2020 AMLO se medirá consigo mismo y será una oportunidad para ver de qué está hecho previo a la prueba de las elecciones de mitad de sexenio.

Comentarios

comentarios