fbpx
Arriba, fotografía de satélite del convento de San Elías tomada en marzo de 2011. Abajo, imagen de la misma zona obtenida este mes de enero.
Arriba, fotografía de satélite del convento de San Elías tomada en marzo de 2011. Abajo, imagen de la misma zona obtenida este mes de enero. Foto: AP

IRBIL, IRAK,  20 de enero (Al Momento Noticias).- Fotografías satelitales confirmaron lo que líderes religiosos y expertos en antigüedades temían: el Estado Islámico (EI) redujo a escombros el monasterio más antiguo de Irak, la víctima más reciente de la implacable destrucción de sitios culturales históricos perpetrada por la organización extremista.

El monasterio de San Elías, en una colina sobre Mosul, al norte de Irak, ha sido un lugar de rezo desde hace mil 400 años; incluso, en la última década sirvió como lugar de culto para las tropas estadounidenses desplegadas en Irak.

El convento, también conocido como Dair Mar Elia, por el monje asirio Mar Elia que lo fundó en 595, fue destruido en 1743 por orden del líder persa Nadir Shah Tahmaz y los monjes que habitaban allí fueron asesinados. Sin embargo, se reconstruyó a principios del siglo XX.

En siglos anteriores, generaciones de monjes encendieron velas en sus nichos y rezaron en su fría capilla. Cerca de la entrada estaban talladas las letras griegas chi y rho, que representan las dos primeras letras del nombre de Cristo.

Las fotografías, obtenidas en exclusiva por la agencia de noticias The Associated Press (AP), fueron comparadas con imágenes previas tomadas en 2011.

La estructura de unos dos mil 500 metros cuadrados se erguía en una colina al lado de Mosul. Aunque el techo estaba incompleto, contenía 26 salones que incluían un santuario y una capilla.

“Las paredes de piedra han sido literalmente pulverizadas”, aseguró el analista Stephen Wood, director ejecutivo de Allsource Analysis, quien cree que la devastación ocurrió entre agosto y septiembre de 2014.

“Usaron bulldozers, equipos pesados, mazos, hasta quizás explosivos, para reducir toda la estructura a polvo. La destruyeron completamente”, agregó Wood.

El grupo yihadista, que ahora controla gran parte de Irak y Siria, ha matado a miles de civiles en los últimos dos años y han destruido todo símbolo que consideran contrario a su interpretación del islam.

Más de 100 lugares o estructuras históricas o religiosas han sido saqueados o destruidos, entre ellos mezquitas, tumbas, santuarios e iglesias. Monumentos antiguos en las ciudades de Nínive, Palmira y Hatra han sido reducidos a escombros. Museos y bibliotecas han sido saqueados y sus libros y obras de arte han sido destruidos o vendidos.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *