fbpx Ecocidio y estupidez en Quintana Roo; constructora rellena cenote con escombro
img_1405500650_8c1190e28f492eee7fd8
Al parecer, la empresa Maraz Master Development vertía el escombro que la maquinaria pesada extraía de los alrededores del cenote.

PLAYA DEL CARMEN, 6 de agosto (Al Momento Noticias).- Un cenote ubicado al sur de la ciudad fue destruido por una constructora que lo rellenó para edificar casas y demás infraestructura urbana de los fraccionamientos El Campestre y La Joya; además, el desarrollo inmobiliario pertenece presuntamente al expresidente municipal de Solidaridad, Miguel Ramón Martín Azueta.

De acuerdo a los diarios locales, el ecocidio provocó la intervención tardía de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que clausuró la obra, aunque esta misma medida ya la había tomado la Dirección General de Ordenamiento Ambiental y Desarrollo Urbano del ayuntamiento.

La zona afectada, ubicada 600 metros al poniente del bulevar Playa del Carmen, fue descubierta por espeleólogos que realizaban investigaciones en el lugar, quienes denunciaron los hechos.

Eduardo Morentín Ocejo, titular de Ordenamiento Ambiental y Desarrollo Urbano, precisó recientemente que, luego de la alerta, procedieron a una inspección en la cual corroboraron los trabajos en el cuerpo de agua, los daños e incluso el desmonte de los alrededores, por lo que tomaron la decisión de suspender la obra mientras notificaban a la Comisión Nacional de Agua (Conagua) y Profepa debido a que el agravio “es de injerencia federal”.

En dicho cenote, que tiene 30 metros de diámetro, 10 metros de profundidad y que al parecer pertenece a la empresa Maraz Master Development SA de CV, se vertía el mismo escombro que la maquinaria pesada extraía de sus alrededores.

“Inspeccionamos la situación, se detectaron cuerpos de piedra alrededor del cenote y maquinaria en movimiento”, reiteró en su momento Morentín Ocejo.

Asimismo, antes de acordonar la zona mientras intervenían las autoridades federales, refirió que era difícil estimar los daños ocasionados y que en el ayuntamiento no habían extendido permisos para este tipo de trabajos.

TARDÍA, LA INTERVENCIÓN  DE PROFEPA

img_1406264116_f68476d1292ff7eb4fab
La Profepa observó actividades de remoción de vegetación en un ecosistema de selva mediana.

El 24 de julio pasado, ocho días después de que se diera a conocer el daño ecológico, la Profepa informó que realizó la clausura total temporal del predio “por la deforestación de una superficie de 5 mil 964 metros cuadrados, con presencia de vegetación de Palma chit (Thrinax radiata), especie enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo el estatus de amenazada”.

En un comunicado, la delegación federal de la institución reportó que el inspeccionado no contaba con la autorización para “Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales (CUSTF)” que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Tras la denuncia de los espelólogos, el 22 de julio anterior la Profepa realizó una vista de inspección al cenote ubicado en un predio del municipio de Solidaridad, “lo que se observó fueron actividades de remoción de vegetación en un ecosistema de selva mediana, es decir de Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales, por lo que se levantó el acta correspondiente”.

Sin embargo, la dependencia federal precisó que de acuerdo a la normativa aplicable, los cenotes son competencia de la Conagua, aunque en el caso de que el cenote esté ubicado dentro de un ecosistema costero o Área Natural Protegida podría intervenir.

 

AMN.MX/jcm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *