fbpx

RÍO DE JANEIRO, 25 de noviembre (Al Momento Noticias).- El senador brasileño, Delcídio do Amaral, fue detenido hoy, junto al presidente del banco BTG Pactual, André Esteves, por su presunta implicación en la obstrucción de las indagaciones policiales sobre corrupción en la estatal Petrobras.

Amaral, senador del Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta Dilma Rousseff, está acusado de tentativa de obstrucción a la justicia con el objetivo de entorpecer las investigaciones por corrupción.

detenidos
Presidente del banco BTG Pactual, André Esteves, y el senador brasileño, Delcídio do Amaral

Las indagaciones a Amaral se dan en el marco de la Operación Lava Jato (Operación Limpieza), que investiga los desvíos de fondos desde Petrobras.

Es la primera vez en Brasil en que un senador en ejercicio es detenido y su arresto esta mañana (una operación policial aprobada por el Tribunal Supremo) supone un duro golpe para el gobierno de Rousseff.

Junto a Amaral fueron detenidos su jefe de gabinete, un abogado que defiende a otro imputado en el caso Petrobras y el banquero André Esteves.

La empresa de Esteves, uno de los hombres más ricos de Brasil y —hasta esta mañana— uno de los más respetados, fue la décima mayor donante de recursos a partidos políticos durante la pasada campaña presidencial de 2014, con seis millones de dólares.

Según la Fiscalía, Esteves habría ofrecido un millón de dólares al exdirector de Petrobras, Nestor Cerveró —detenido e imputado por corrupción— para que no revelara a la policía informes que le comprometieran.

El senador Amaral, por su parte, habría ofrecido a la familia de Cerveró unos 12 mil dólares y un plan de fuga a España a través de Paraguay para huir de la Justicia brasileña, a cambio de que no participara en el programa de remisión de la pena por medio de revelación de informaciones.

Según las investigaciones, Amaral habría recibido un millón y medio de dólares de comisión en la operación de compra de una refinería por parte de Petrobras en Pasadena, Estados Unidos, una transacción millonaria, la cual la policía sospecha que es fraudulenta.

Por su parte, el gobierno brasileño se dijo “totalmente sorprendido” por la detención del senador y se desvinculó de los supuestos actos ilícitos de Amaral, mientras la presidenta Rousseff canceló un acto público previsto para este miércoles.

Más de 60 políticos son investigados o fueron imputados por su implicación en el desvío de por lo menos dos mil millones de dólares por medio de contratos sobrefacturados en Petrobras, mientras algunos de los empresarios más influyentes del país también fueron encarcelados por su implicación.

El caso Petrobras es considerado el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil y sus revelaciones han regado de sospechas, acusaciones y desencadenado detenciones en la élite brasileña.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *