fbpx

Aletia Molina

El 2021 será un año definitivo para el rumbo de México. Las elecciones del 6 de junio no sólo serán las más grandes de la historia por el número de cargos de elección popular, también será la primera vez que los diputados federales podrán reelegirse y se presentará una inédita alianza entre los tres partidos que dominaron la política nacional durante 30 años.

En medio del dolor y la incertidumbre que ha provocado la pandemia, es natural que las elecciones no sean la principal preocupación de la mayoría de los ciudadanos; sin embargo, del resultado de esta elección dependerá en gran medida el destino del país para la próxima década.

En menos de 5 meses, 92.4 millones de mexican@s estamos convocados a las urnas para elegir a más de 21 mil representantes populares en los tres órdenes de gobierno. Se renovará por completo el mandato de los 500 diputados federales, aunque por primera vez podrá darse la reelección legislativa, misma que la gran mayoría de los diputados actuales han decidido buscar.

También se elegirán 15 gubernaturas, más de mil diputaciones locales, 1,926 presidencias municipales o alcaldías y más de 18 mil espacios de representación municipal.

Para recoger la voluntad popular, el Instituto Nacional Electoral instalará 164,500 casillas en todo el país en las que un millón y medio de ciudadanos fungirán como funcionarios de casillas y serán los encargados de contar los votos y reafirmar la democracia.

Por el momento político que vivimos, la elección intermedia de 2021 será irremediablemente un plebiscito sobre el desempeño del gobierno federal. Se pondrá en juego la valoración de los ciudadanos sobre los resultados en seguridad, en economía y creación de empleo, en el manejo de la pandemia y, de manera central, en la confianza y credibilidad del gobierno.

Aunque también, está en juego algo más abstracto, pero igual de importante: la existencia de contrapesos al poder del presidente de la República. Morena se juega la mayoría en la Cámara de Diputados y del resultado dependerá si pueden seguir modificando la Constitución a su conveniencia o si tienen que negociar con la oposición para poder llevar a cabo cambios constitucionales y legislativos.

Si bien la postura frente al gobierno definirá el tono de la conversación nacional, en las elecciones locales pesarán más los perfiles de los candidatos y las dinámicas políticas locales, es decir qué tan unidos llegan los partidos y cuánto respaldo recogen los candidatos para cada cargo. La calidad de los perfiles que seleccionen los partidos será vital.

Perdón que insista, lo que está en juego en la elección intermedia de 2021 es muy importante. Es obligación de cada uno de nosotros, estar informados sobre las propuestas y los candidatos para tomar la mejor decisión posible. Los partidos tienen la oportunidad de seleccionar a sus mejores cuadros para conquistar la confianza de la ciudadanía. La responsabilidad de la clase política que resultará electa el 6 de junio será construir soluciones para los múltiples desafíos que enfrentamos en un momento crítico de nuestra historia.

Probablemente, se trata de reconstruir al país desde sus cimientos.

@AletiaMolina

Comentarios

comentarios