fbpx Desde marzo, EU alertó a Procuraduría de Sonora sobre venta de bebés

SONORA, 1 de septiembre (Al Momento Noticias).- Desde el 26 de marzo pasado, el gobierno de Estados Unidos alertó al procurador de Sonora, Carlos Navarro Sugich, sobre una red de tráfico de menores operada por funcionarios estatales.

En entrevista, Navarro Sugich reconoció que estaba al tanto de esa situación desde el 18 de marzo, cuando recibió una denuncia anónima.
144113177772

El Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, a través del oficio ICE007/2015, advirtió al titular de la Procuraduría General de Justicia de Sonora sobre información proporcionada por una “fuente confidencial” acerca de un grupo de personas dedicada a la venta de recién nacidos a parejas.

En el documento se reportaron las actividades “transfronterizas” de al menos dos presuntos implicados, José Manuel Hernández López y Emma Consuelo Falcón, en la red de venta de niños, la cual operaba desde 2012.

Hernández López, ex director jurídico de la Unión Ganadera de Sonora, se encargaba de contactar a los padres interesados para ofrecerles a los pequeños, mientras que Falcón Etchechury, pareja sentimental de Hernández López, lo acompañaba para consolidar la compraventa de los menores, detalló el documento.

En tanto, el procurador Navarro Sugich detalló que Hernández López es amigo de Vladimir Arzate Carbajal, quien trabajaba en la Procuraduría de la Defensa del Menor y por ello contaba con datos de adopción, la lista de las personas que querían adoptar bebés, así como información de las madres en situación de vulnerabilidad que llegaban al Hospital de la Mujer de Sonora.

Navarro Sugich detalló que los supuestos padres adoptivos entregaron cantidades que oscilan entre los 80 y los 150 mil pesos, pero si los interesados provenían de Estados Unidos la cuota se elevaba hasta los 20 mil dólares, unos 300 mil pesos.

Como parte de las investigaciones, el 9 de mayo, la Procuraduría de Sonora requirió a Arzate Carbajal y Hernández López, quienes se presentaron a declarar pero fueron puestos en libertad con las reservas de ley y actualmente se encuentran prófugos.

Hasta el momento, de los nueve niños robados, tres están bajo resguardo y los otros aún están con sus padres adoptivos, a quienes se les imputa responsabilidad penal.

El pasado 27 de agosto, la procuraduría giró 16 órdenes de aprehensión, uno para Arzate Carbajal, otra para Hernández López  y 14 más para los hombres y mujeres que se hicieron pasar como los padres biológicos de los bebés robados.

Más funcionarios involucrados

María Guadalupe García Medina denunció que el DIF Sonora entregó a su pequeña hija en adopción, bajo engaños y con un ofrecimiento de dinero que nunca le dieron.

Por los hechos, García Medina, madre soltera de tres niñas, interpuso una denuncia penal en la procuraduría estatal contra Héctor Arturo Careaga Palacios, subdirector de Asistencia del DIF, y contra el abogado de dicha institución, Félix Julián Arce.

Denunció que Careaga Palacios le ofreció dinero a cambio de dar a su hija en adopción.

María Guadalupe García Medina
María Guadalupe García Medina

“Héctor Careaga, subprocurador de DIF, me dijo que cuánto quería por dar el consentimiento de adopción de la niña”, dijo.

De acuerdo con García Medina, sí pensó en entregar a su hija pero a una mujer conocida por ella, de nombre “Merary”, pero al nacer su pequeña se arrepintió de entregarla; sin embargo, al acudir al DIF a solicitar ayuda, le pidieron a la recién nacida para revisarla “y ya no salieron”.

Aseguró que los funcionarios del DIF argumentaron que como no era la madre legal, ya que el aviso de nacimiento de la niña salió a nombre de “Merary”, no se la podían entregar, por el supuesto abandono de menor.

García Mediana detalló que los funcionarios registraron a la niña con sus apellidos pero aparentemente la entregaron en adopción, aunque no sabe cuándo dieron a la bebé.

“Yo creía en ellos”, expuso la madre afligida.

Los hechos ocurrieron en diciembre de 2012, durante los siguientes seis meses María Guadalupe veía a su hija, de dos meses de nacida, en la Casa Hogar Unacari, donde la tenían en un principio.

Sin embargo, cuando la pequeña cumplió ocho meses, le quitaron a su madre las visitas y desde entonces no la ve ni le daban información de dónde está.

García Medina agregó que hace poco conoció a una abogada, quien solo pudo conseguir el nombre de quien tenía a la bebé, mas no en dónde se encuentra.

Reiteró que nunca dio a su bebé en adopción, por ello ha acudido a diferentes instancias del Gobierno en Sonora, pero nadie la apoyó.

Ahora solo espera que su caso, el cual se suma al de otros nueve bebés vendidos por una red de trata de menores, se resuelva satisfactoriamente y que su pequeña vuelva a casa.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *