fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de noviembre (Al Momento Noticias).- A pesar de que la zona se consideraba estable, el estudio de mecánica de suelo que se realizó en 2002 para la construcción de Residencial Vista del Campo, en Santa Fe, advirtió de posibles deslaves y desmoronamientos del talud.

El estudio recomendaba el reforzamiento de las paredes del talud y diseñar sistemas de drenaje y subdrenaje adecuados, con el objeto de permitir la salida del agua que capten las cañadas bajo los rellenos, evitando el reblandecimiento del terreno.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Estas recomendaciones no se tomaron en cuenta, y una de las causas ligadas al desgajamiento fue el reblandecimiento de la tierra por las fugas en el sistema de drenaje.

En el documento se presentó además una propuesta sobre los taludes y cómo deberían construirse las paredes del reforzamiento. En el caso de la cimentación se recomendó que fuera con “zapatas aisladas o corridas ligadas con trabes y apoyadas en las tobas arenosas del terreno”.

“De acuerdo con las condiciones geológicas observadas, la estabilidad general de los taludes es favorable; sin embargo, la combinación de intemperie, filtración de agua y sobrecargas en las coronas genera problemas de inestabilidad local”, especificó el estudio.

Según el periódico El Universal, el documento se elaboró en mayo de 2002 por la empresa TGC Geotecnia a solicitud de la constructora Terrum, encargada de edificar el Residencial Vista del Campo.

En los últimos 10 años, a partir de la fecha en que se elaboró el dictamen del suelo, se han realizado diversos estudios y exploraciones para evaluar la factibilidad de todo tipo de proyectos en terrenos de Santa Fe, los cuales han resultado positivos para la construcción de inmuebles.

En La Alemana, que corresponde a la zona más elevada del lugar, se concluyó que los taludes eran resistentes y que carecía de fracturas tectónicas.

“Tomando en cuenta lo anterior y con base en los resultados de los trabajos realizados, las cimentaciones del proyecto podrán resolverse con zapatas corridas, desplantadas y la capacidad de carga admisible en el lugar es de 50 toneladas por metro cuadrado”, refirió el dictamen de TGC Geotecnia.

También se recomendó reforzar las paredes del talud lanzando concreto reforzado para evitar el efecto erosivo del agua que ocasiona progresivamente la disminución de su estabilidad, además de instalar un adecuado sistema de drenaje.

Sin embargo, las paredes no presentan concreto para contener la erosión como lo dictó el informe.

Además, en el año 2000 el uso del suelo establecido para esta zona era habitacional-plurifamiliar, en la que se permitía la construcción de edificios de hasta cinco niveles, pero no fue respetado ya que se construyeron edificios con más del doble de pisos.

En tanto, el martes ocurrieron dos nuevos deslaves en el talud aledaño a la Residencial Vista del Campo, el cual obtuvo su permiso de construcción en diciembre de 2003.

Por ello, la Secretaría de Protección Civil capitalina informó que se mantiene en alerta ante los deslizamientos presentados desde inicios de noviembre en dicha zona residencial.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *