fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero (Al Momento Noticias).- Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron restos de lo  que fuera la principal cancha de Juego de Pelota en Tenochtitlán, esto después del reciente descubrimiento de una ofrenda con piezas de oro en el Templo Mayor.

juego-pelota-1
Foto: Cuartoscuro

Los vestigios fueron hallados en el predio de la calle de Guatemala, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, donde en 2010 se localizó el Templo de Ehécatl-Quetzálcoatl, deidad mexica del viento.

El descubrimiento fue registrado como parte de los trabajos de salvamento del Programa de Arqueología Urbana (PAU), bajo la coordinación del arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez.

Aunque el descubrimiento se realizó en 2014 durante excavaciones, ahora se sabe que se trata del costado norte de la cancha, cuya estructura prehispánica mide 9 metros de ancho y se encuentra a 6.45 metros al sur del Templo de Ehécatl. Presenta tres etapas constructivas, abarcando el periodo comprendido entre 1481 y 1521, siendo la segunda fase la mejor conservada.

“En el costado norte de la plataforma que delimita al Juego de Pelota se localizaron remetidas dos escalinatas superpuestas de cuatro peldaños, con sus respectivas banquetas que comunicaban con el Templo de Ehécatl. En el otro extremo (lado sur), se identificó la superposición de los restos de tres muros estucados en forma de talud de aproximadamente 1.95 m de altura”, informó el instituto.

Como parte del hallazgo, también se encontró una ofrenda conformada por varios grupos de cervicales humanas que aún guardan su posición anatómica y presentan un buen estado de conservación.

La antropóloga física María García Velasco y los arqueólogos Fernando Orduña Gómez y Lorena Vázquez Vallín, del PAU, explicaron que el depósito sui generis —del que también se recuperaron navajillas y puntas de maguey, entre otros materiales que aluden al sacrificio— se halló a una profundidad de 1.60 m, en un espacio reducido de aproximadamente 45 centímetros de diámetro.

Las cervicales corresponden a 31 individuos de diversas edades, entre infantes, jóvenes y adultos; de acuerdo con fuentes históricas, la ofrenda está relacionado con el juego de pelota, la decapitación y la fertilidad.

Juego-pelota-4“Es factible que algunos individuos hayan sido sacrificados como pago a los dioses, convirtiéndose en un alimento para la continuidad de la vida”, concluyó García Velasco sobre el tema.

Hace unos días se dio a conocer el hallazgo en el Templo Mayor de una ofrenda con 336 objetos, entre ellos 20 de oro, entre orejeras, corazones, cascabeles y otras figuras, 27 cuchillos de pedernal, 187 lascas de piedras verdes, conchas, cinco cuentas de piedra verde y el esqueleto de una serpiente, posiblemente depositados durante el reinado de Ahuizotl, entre 1486 y 1502.

Estos vestigios fueron encontrados a los pies de la escalinata de la pirámide principal del templo, al remover una porción de relleno prehispánico mezclado con concreto moderno. La ofrenda medía 40 centímetros de largo por 38 de largo.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *