fbpx
l
Su uso puede contribuir a la reducción de peso, cuando vayan acompañados de una dieta saludable

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de noviembre (Al Momento Noticias).- Ningún edulcorante autorizado para salir a la venta en el mercado causa daño a la salud de las personas, ya que pasan por rigurosos estudios, que llevan incluso hasta 10 años, afirmó Rebeca López García, especialista en toxicología de los alimentos.

En entrevista, en el marco del Congreso de Ingeniería de Alimentos 2015, celebrado en la Universidad Iberoamericana, reveló que el consumo de esos productos como herramienta para reducir peso debe ir acompañado de una dieta y una vida saludable.

“El principal mito sobre estos productos es que hacen daño a la salud, y es como tal un mito, porque está estudiado que pasaron algunos de estos productos por 10 años de estudios toxicológicos antes de llegar al mercado”, apuntó la también académica en la Universidad de Michigan.

La especialista indicó que otra falacia es relacionar el aumento de peso corporal con el consumo de edulcorantes, ya que dijo no son “polvitos mágicos” para reducir kilogramos, “simplemente saben dulce sin aportar las calorías que tiene la azúcar refinada”.

López García señaló que las pruebas a las que someten los productos antes de salir a la venta, van desde estudios en células y en bacterias, para ver si afectan el material genético de una persona.

“Si esto sale negativo, entonces escalan a estudios dónde se determina qué dosis máxima se podría consumir antes de causar un daño a la salud, de ahí pasan a pruebas metabólicas, las cuales demuestran que cuando se consume por el ser humano se van por el estómago, la orina, pasan por el hígado, y sobre todo si se acumulan o no en el organismo”, detalló.

La especialista mencionó que el paladar no permite al ser humano abusar de la ingesta de edulcorantes y que por consecuencia tenga un riesgo a la salud, ya que el único riesgo es que la gente sustituye calorías, es decir, comer por ejemplo, un pastel con triple dotación de queso y crema batida por el hecho de acompañarlo con un sustituto de azúcar.

“Estos productos son aditivos alimentarios, son parte de los alimentos y tampoco tienen efectos terapéuticos, hay que estar conscientes de que los alimentos no son medicamentos”, refirió.

“Todos los alimentos tienen compuestos químicos, existe un problema de percepción, porque las personas se inyectan botox y está comprobado que la toxina botulínica mata, al botox no le tenemos miedo, pero al edulcorante sí”, expresó.

López García recomendó perderle el miedo a la alimentación, comer variado, de una manera balanceada y sin excesos, “debemos regresar a eso que tanto nos caracteriza de que la comida es una ocasión para disfrutar”.

AMN.MX/bhr

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *