fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de febrero (AlmomentoMX).- Corto de personal, incómodo y excluido de las primeras reuniones internacionales de Donald Trump: así está hoy el Departamento de Estado de EE.UU., una poderosa agencia “ignorada” por una Casa Blanca decidida a llevar las riendas de la política exterior.

Casi un mes después de su llegada al cargo, el secretario de Estado, Rex Tillerson, sigue prácticamente solo en la cúpula de la sede diplomática, dado el retraso de la Casa Blanca a la hora de nombrar altos cargos políticos que ayuden a ese exempresario sin experiencia gubernamental a dirigir la política exterior de EE.UU.

Más preocupante, para algunos observadores, es el hecho de que Tillerson no asistiera a las reuniones de Trump con los líderes de Japón, Canadá e Israel en el último mes, lo que ha generado una impresión en Washington de que el titular de Exteriores es un eslabón débil en la nueva Administración.

“Tillerson es básicamente invisible, no se le está incluyendo en reuniones o llamadas telefónicas importantes. En general, el Departamento de Estado está siendo ignorado”, dijo a Efe Gordon Adams, profesor de política exterior en la American University.

AM.MX/jgma

Comentarios

comentarios