fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de enero (Al Momento Noticias).- Un accidente ocasionado por una cortadora de césped en 2013, le arrebato una de las patas delanteras a Romina, una perrita de seis años y de raza galgo whippet, pero su trágica historia dio un giro de 180 grados, ya que especialistas del Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México (UVM) le colocaron la primera prótesis articulada impresa en 3D que se realiza en México.

prótesisDe acuerdo a declaraciones de la dueña de la perrita, Dafne Larios, en octubre de 2013 la sacó a pasear, y al dar la vuelta en una esquina Romina no se percató de que un jardinero podaba el pasto y las aspas le contaron las extremidades delanteras.

´”Cuando escuché un fuerte aullido corrí espantada. La escena fue muy dolorosa, porque ella intentaba levantarse sin éxito”. A partir de ese día ha tenido que soportar siete operaciones, refiere Larios.

Los especialistas de la UVM subrayaron que la prótesis se trata de un diseño único para perro, ya que esta conserva la anatomía natural, permitiendo que las articulaciones sean similares a  las de un miembro natural.

Cuando Romina se acostumbre a su nueva pata delantera se imprimirá una prótesis final de aluminio, la cual se cubrirá de piel similar a la de las patas de la mascota, mencionaron los responsables del desarrollo. Además de destacar que una pieza de este tipo cuesta más de mil dólares en Estados Unidos.

El coordinador de grandes especies del hospital, Santiago García Pasquel, detalló que hace un año a Romina la recibieron con problemas de espalda, posteriormente la valoraron con el objetivo de realizarle algunas intervenciones y finalmente el proceso de rehabilitación; la última fue remplazar las placas de titanio que se le habían colocado, ya que debido a que carga todo el peso sobre una sola pata delantera las placas originales se deformaron.

Puntualizó que fue en Brasil, donde recibió su primera intervención, sin embargo se dejó el muñón de la extremidad derecha en contacto directo del hueso con la piel, provocándoles inflamaciones constantes, al intentar colocarle una prótesis local.

El experto de la UVM, junto con Beremiz Sánchez, especialista en ortopedia, sentenció que fueron seis meses de trabajo para poder crear la prótesis, elegir los materiales adecuados y diseñar el sistema de articulación.

En total, fueron dos prototipos de prótesis que se fabricó para Romina: la primera de policarbonato y la segunda de acrilonitrilo butadieno estireno, materiales cuyo costo es tres veces menor al de las existentes en el mercado.

Por lo anterior resaltaron que ambas piezas son únicas en su tipo por su sistema articulado mecánico; además son fáciles de remplazar o reparar.

Actualmente los derechos de autor del mecanismo de la prótesis están en trámite, pero ambos expertos coincidieron que como labor social en beneficio de los animales, “pensamos dejar los derechos abiertos para que se utilice la investigación e incluso la mejoren en cualquier parte del mundo”.

AMN.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *