fbpx

painaniCIUDAD DE MÉXICO, 12 de noviembre (Al Momento Noticias).- Este 12 de noviembre se festeja en México el Día del Cartero. La historia de los portadores de buenas y malas noticias se remonta a la época prehispánica con los mensajeros llamados paynani.

La palabra correo, viene de correr, y se remonta a épocas en que los portadores de nuevas eran verdaderos atletas, dedicados a llevar y traer noticias y documentos para la nobleza, casta sacerdotal y preferentemente, para los militares, ya que la información que trasmitían era de vital importancia logística para el movimiento de sus tropas.

No es posible, so pena de faltar a la verdad, afirmar o proporcionar datos concretos sobre los orígenes del correo, porque todo lo que se dijera al respecto sería subjetivo y basado más en la tradición y la leyenda que en hechos concretos.

La institución de los correos en el México antiguo se conoce por las diversas noticias que nos transmitieron los cronistas. Llamados paynani, los mensajeros, o correos, estaban bajo la protección del dios Painal, o Paynal, a quien Sahagún describe como sota capitán de Huitzilopochtli, es decir, le toma su lugar y sirve como vicario cuando se ofrece, sale personalmente al encuentro de los enemigos a mover a la gente.

Este sistema ya estaba perfectamente organizado a principios del siglo XV, aunque sólo para el servicio imperial. Al parecer, dependía directamente de la organización del ejército, pues los correos formaban parte de la clase militar y sus funciones tenían por objeto esencial comunicar entre sí a las tropas expedicionarias y a éstas con el emperador (o tlatoani), siempre de palabra, y excepcionalmente por escrito.

correo-mexico 03Clavijero hace una extensa referencia a este respecto: Para que la noticia llegara con más prontitud, había en los caminos reales del reino ciertas torrecillas, distantes cerca de seis millas una de la otra, en donde estaban los correos, prontos a toda hora a ponerse a caminar.

Según Clavijero, los correos se educaban en el Telpochcalli y ejercían una profesión honrosa. Contaban, además, con una instrucción especial, puesto que la transmisión verbal de los mensajes, sobre todo los referentes a los asuntos del Estado y a los militares, requería de criterio y conocimientos vastos sobre temas muy variados.

Había correos rápidos y lentos y de estaciones comunes o extraordinarias. Estas últimas, por ejemplo, se establecían hasta en el campo de batalla y se llamaban techialoyan. En las estaciones vivían o aguardaban corredores muy ligeros y ejercitados, conocedores de las veredas y caminos más cortos.

Una vez que era enviado en una misión del ejército, el correo corría sin descansar hasta el primer techialoyan y comunicaba el mensaje a su relevo, que de inmediato partía a otra estación. Así, la noticia volaba sin interrupción hasta llegar a la ciudad de Tenochtitlan. De esta manera los titlantli, respetados como embajadores aún en los pueblos extraños, corrían cien leguas diarias.

Como era una organización estatal, se desconocían las tarifas de portes y de franqueo. Las construcciones que marcaban las etapas del paso de los ejércitos servían después como guía para el paso de los correos.

Preparación especial

A los que eran adiestrados para correos, se les daba una preparación especial haciéndolos caminar saltar y correr, vigilando sus aptitudes físicas.

Debían conocer los caminos, veredas y atajos del territorio de la Triple Alianza (Tenochtitlán, Texcoco y Tacuba), a lo cual era indispensable para el desempeño de su misión.

Corrían día y noche, atravesaban a nado los ríos, escalaban montañas, pasando a través de distintos climas y latitudes. El aprendizaje era rudo y continuo, planeado para formar verdaderos atletas.

El mensajero debía estar siempre alerta para cualquier sorpresa, a pesar de la inmunidad que gozaba. Se le enseñaba a combatir, pero sus mejores armas eran sus cualidades excepcionales para correr con gran velocidad y una admirable resistencia de su corazón y sus pulmones.

En muchas ilustraciones les representa a los Paynanis con una vara o tubo en la mano y durante un tiempo se creyó que ahí iba el mensaje, pero siempre los mensajes eran trasmitidos de forma oral, lo que se ha comprobado.

Pescado fresco

Estos servicios incluían mensajes militares o como Moctezuma que los usaba para comer pescado y mariscos frescos del golfo de México todos los días.

Se acostumbraba enviar dobles correos y se mantenía preso al primero hasta comprobar que el mensaje era el correcto y veraz.

La Nueva España y los Correos Mayores

correo-mexico 01Después de 1521 no había organización formal en el servicio de correos. En 1580, el virrey Martín Enríquez de Almanza organizó el servicio del Correo Mayor de Nueva España, encomendado en 1582 a Martín Olivares, quien permaneció más de veinte años en el cargo. El sistema postal contaba con correos, cabalgaduras, peones y agencias postales en las ciudades de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Querétaro y Guanajuato. El Correo Mayor servía no sólo al rey y a los órganos de gobierno y administración, sino también a los particulares. Cuando llegaba correspondencia de España, se entregaba en el palacio del virrey. Las cartas dirigidas a la ciudad de México se distribuían en el palacio virreinal, y el destinatario pagaba el porte correspondiente al recibirlas.

Después de Olivares, su teniente Alonso Díez de la Barrera depositó en 1604 la fianza exigida y asumió el cargo de Correo Mayor. Durante la época colonial hubo once correos mayores y cuatro administradores de correos.

En 1745 se establecieron en la Nueva España “correos semanarios”, mesones y tambos como los que había en España. Algunos años después se organizaron los correos formales para Querétaro y Guanajuato, para Guadalajara y para el mineral de Bolaños; después surgieron los enlaces Durango-Chihuahua, Nuevo León, Guadalajara-Ures y San Luis Potosí-Monterrey.

En el transcurso del siglo XVIII la administración de correos de la Nueva España cambió dos veces de residencia. En 1765, de la calle de Correo Mayor (en el Centro Histórico del DF) se mudó a la calle de Santa Teresa la Vieja, hoy Guatemala, número 11 o 20, y en octubre de 1788 a las casas de los hermanos Borda, en la calle de San Francisco, número 10, hoy avenida Madero, número 33, donde permaneció hasta febrero de 1852.

El Correo en el México Independiente

La guerra de Independencia interrumpió los servicios del correo en todo el territorio y se utilizaron mensajeros privados. En 1821 el ramo de correos seguía rigiéndose por la ordenanza de 1794 y durante algunos años estuvo adscrito a la Secretaría de Relaciones. En esta época, el sistema postal se dividía en dos administraciones generales, la de México, con 367 oficinas de correos, y la de Veracruz, con 33; además, también contaba con 400 oficinas menores.

La guerra de 1847 con los Estados Unidos trasformó una vez más los servicios postales, los cuales comenzaron a recuperarse dos años después, e incluso se expidió un reglamento para los visitadores de la renta de correos. El 3 de febrero de 1852 las oficinas se trasladaron a un anexo de la antigua Casa de Moneda, en el costado norte del Palacio Nacional.

En 1856 el presidente Ignacio Comonfort expidió un el decreto que establecía el uso de estampillas o timbres para el franqueo de la correspondencia. Pedro de Garay y Garay, administrador de correos en los últimos años del régimen juarista y durante el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada, simplificó los trámites postales, contribuyó a la moralización del personal y sustituyó el viejo sistema de cargo y data por el nuevo contable de debe y haber. En 1871 se crearon los giros postales, al parecer invento mexicano, hasta por 25 pesos.

Después de la restauración de la República en 1867, los servicios de correos poco a poco mejoraron.

De 1821 a 1867 el número de oficinas de correos aumentó de 400 a 479; el personal de 461 a 592 y los sueldos y gastos se duplicaron.

De 1867 a 1900 las oficinas crecieron de 479 a 1972; el personal, de 592 a 9784 y los sueldos y gastos se incrementaron más de ocho veces.

Hacia 1850, en México empezaron a desarrollarse los ferrocarriles, pero su crecimiento acelerado inició en 1877. Durante la década de 1880 se construyeron las vías troncales más importantes. La administración de correos contrató con las compañías ferrocarrileras el funcionamiento de carros-correo en todos los trenes de pasajeros, con lo que el traslado de correspondencia y de bultos postales aumentó considerablemente.

El 17 de febrero de 1907, al presentar al presidente Porfirio Díaz el Palacio Postal, el ingeniero Gonzalo Garita afirmó: Hacia el año de 1900, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, muy preocupada por el notable incremento que día a día adquiere el ramo de correos, acordó la conveniencia de erigir un nuevo edificio que a la vez tuviera la amplitud necesaria para el buen servicio y marcara en el futuro el grado de progreso y bienestar por el que actualmente cruza la nación.

Al igual que las otras revoluciones y guerras por las que había pasado México, la de 1910 perturbó totalmente la vida de la República y, por supuesto, también la actividad del correo. En la década de 1911 a 1920 había pérdidas, saqueos de valores, asaltos y aun la muerte de algunos empleados postales, por lo que el servicio era muy defectuoso. Ante la carencia de personal se reclutaron aspirantes postales. A pesar de que los servicios por ferrocarril aumentaron, el conjunto de la red postal disminuyó de 91,068 km en 1901 a 90,540 en 1911.

Después de la Revolución

correo-mexico 05En 1921 comenzaron a operar las rutas aéreas con servicio postal. La primera concesión se otorgó a la Compañía Mexicana de Transportación Aérea para dar servicio de pasajeros, de correspondencia y de carga, en las rutas México-Tampico-Matamoros y México-San Luis Potosí-Saltillo-Monterrey-Ciudad Juárez. William L. Mallory recibió en 1924 la concesión para la ruta México-Tampico, la más solicitada debido al auge petrolero de la zona. El servicio Tuxpan-Tampico, de 158 kilómetros acarrea sacos repletos de monedas de oro, evitando los asaltos y ahorrando sustos y tiempo.

A mediados de la década de 1950, la aviación comercial ya recorría cada día casi 150 mil kilómetros y transportaba más de cincuenta toneladas. Las concesiones para este servicio se otorgaron a las compañías aéreas nacionales y extranjeras que operaban en México.

Diez años después, en 1964, había 3 mil 260 rutas de superficie, con 244 mil 340 kilómetros de cobertura diaria, y 63 rutas aéreas, de ellas 39 interiores, con 38 mil 252 kilómetros, así como 24 internacionales que se extendían por 22 mil 300 kilómetros en territorio mexicano. En ese año el 80 por ciento de la correspondencia se transportaba en vehículos de motor y las piezas manejadas sumaban  mil 192 millones, de las cuales 376 millones iban al extranjero.

En 1972 se creó el Centro Postal Mecanizado Benito Juárez, capaz de procesar un millón de piezas diarias, pero deficiencias de mantenimiento redujeron su capacidad. En 1974 se creó otro centro, llamado México, para procesar la correspondencia de primera y tercera clases del Distrito Federal, con una planta de mil 308 empleados.

A finales del siglo XIX, el correo transportaba 122.6 millones de piezas anuales. En 1982, año “pico”, alcanzó la cifra de mil 444.5 millones de piezas. En 1999 fue de mil 158 millones.

En 1999, el Servicio Postal contaba con mil 537 administraciones, 280 sucursales y 443 agencias, y un total de 34 mil 815 puestos de servicio y 22 mil 517 buzones. El servicio está organizado en 3 mil 358 circuitos y rutas postales, con una extensión de 164 mil 945 kilómetros que dan servicio a 5 mil 665 poblaciones. En 1999, el Servicio de MEXPOST manejó 4 millones 544 mil 709 envíos nacionales y 938 mil 827 giros postales. Con la entrada del nuevo milenio, y la consolidación de los medios digitales, muchos cambios sufriría esta institución…

Hace al menos 15 años, el correo era uno de los medios de comunicación más importante entre las familias mexicanas. Ahora, el envío de cartas por correo parece ya no utilizarse. Las nuevas generaciones prefieren usar Internet y enviar diversos archivos de forma segura y rápida. El Servicio Postal Mexicano (Sepomex), al igual que otros correos del mundo, sigue presentando pérdidas millonarias, reducción de personal.

Pese a que se han tomado medidas para que el correo mexicano se actualice, ninguno de los últimos gobiernos lo ha logrado con éxito. El servicio en el país se ha concentrado a los servicios (bancos, agua, luz, televisión por paga u ofertas), mientras que en otras naciones, y en especial en EU, ha servido como plataforma de distribución para el comercio electrónico.

 

Estadísticas principales Agosto 2015.

correo-mexico 02

Puntos de servicio

Oficinas con atención al público 1,577

Oficinas sin atención al público 111

Centros de Clasificación 63

Puntos con Terceros 24,146

 

Rutas y circuitos terrestres

Rutas 1,551

Circuitos 363

 

Cantidad de empleados 18,507

Piezas manejadas (Millones de piezas) 491.3

Ingresos netos (Millones de pesos) 1,919.4

Cajas de apartado 201,994

Buzones 18,020

Vehículos y Equipo de reparto en operación 12,803

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

70 comentarios en «Correos en México, una historia de llevar y traer noticias»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *